Trujillo y la Azcárate: los reyes del sarcasmo

Diciembre 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La polémica Alejandra Azcárate y el comediante Diego Trujillo se enfrentan hoy, en Cali, en un mano a mano sarcástico.

Hoy miércoles a las 6:00 p.m., en el Teatro Jorge Isaacs, Alejandra Azcárate ofrecerá un conversatorio ameno con alta dosis de confrontación personal, que se titula ‘Mi única obligación es ser feliz’. Sin poses de seminarista con discurso de superación, Alejandra adelanta que el eslogan de su charla es este: “Ellos nunca nos van a entender y nosotras jamás los vamos a cambiar”.Ese mismo día, a las 8:00 p.m., la actriz y presentadora estará en el mismo escenario junto a Diego Trujillo en un ‘Mano a Mano del Sarcasmo’. “Más que un mano a mano es una echada de mano, es un salvavidas que me lanza Alejandra en este momento crítico de mi vida en donde su show va en franco ascenso y lo mío todo va en descenso. Entonces yo decido pegármele a ella, quien muy generosamente me permite hacer parte de esta presentación”, dice Diego Trujillo. “Cuando Diego me propuso que trabajáramos juntos me pareció muy bueno porque así como van las cosas, él no nos va a durar mucho tiempo más”, dice Alejandra, mientras Trujillo lanza una carcajada. “Entonces consideré que era una muy linda oportunidad para darle un final digno a su obra y a su vida, que pudiéramos compartir sobre un escenario”, añade.¿Está un poco pesimista, Diego, o es que nos parece? Le preguntamos. Alejandra mete la cucharada: “No, realista más bien”. Y Diego añade: “Realista, sí. La vida se termina a los 40, porque los síntomas que uno empieza a padecer muestran que uno está agonizando, claramente. Le piden a uno que se haga el examen de la próstata y de ahí en adelante todo es una desgracia absoluta e infinita”, dice Diego. Y remata Alejandra: “Yo no hablo de lo que no conozco, hablaré cuando cumpla esa mayoría de edad y ya sea un adulto mayor, pero pienso que lo que pasa con Diego es la realidad común. Es una decadencia absoluta donde la mujer por naturaleza, por instinto y por manera de ver la vida a los 40 o a los 50 está muy entera todavía. El hombre tiene un desgaste distinto en todos los sentidos y siempre está acostumbrado a estar amparado por una mujer”.La cita con ellos es esta tarde.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad