Tras el poder de la firma de Arturo Calle

Tras el poder de la firma de Arturo Calle

Agosto 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Paola guevara, Editora de Vé
Tras el poder de la firma de Arturo Calle

Tiene fama de medir bien cada peso, y ni él ni su familia se desviven por salir en las páginas del jet set criollo.

Desde el punto de vista de la moda, diseñadores como el caleño Andrés Otálora admiran su capacidad para innovar:

Nadie se imaginaría a Arturo Calle comprando textiles de contrabando, coinciden sus colegas del gremio textil. “También impactan su humildad, su sencillez, su trato humano y considerado con todas las personas, en especial con los más humildes”, afirma la ex ministra de Comercio Exterior y de Defensa, Marta Lucía Ramírez, quien ha compartido con el empresario y su esposa María Sofía en diversas ocasiones.Ramírez añade que Arturo Calle no tiene miedo de contravenir algunas de las teorías económicas que se enseñan en las mejores facultades de negocios del mundo: “Por ejemplo, la academia actual establece que el endeudamiento es necesario para la compra de activos, pero Arturo Calle ha demostrado que es posible crecer con cero endeudamiento. Él se enfoca en tener una caja fuerte para, luego sí, comprar activos”. Para el presidente de la exportadora textil Supertex, Eduardo Herrera, “mientras la teoría nos dijo que es mejor trabajar con la plata de los demás, Arturo Calle trabajó con su propia plata. Y mientras la teoría aconsejaba vender más cantidad que calidad, a él se le ocurrió vender altísima calidad a precios muy bajos. Hace que la gente compre algo muy pero muy superior a lo que está pagando, y eso es revolucionario ”.Herrera, quien exporta ropa deportiva para marcas tan grandes como Adidas, Nike y New Balance, conoce de cerca a los proveedores de Arturo Calle, “por eso sé de su exigencia en materia de calidad, y si se ha demorado en salir del país es solo porque se estaba fortaleciendo, no por falta de calidad en sus productos”. Desde el punto de vista de la moda, diseñadores como el caleño Andrés Otálora admiran su capacidad para innovar: “En lugar de quedarse con las prendas básicas de toda la vida supo leer a tiempo que las rayas y los estampados serían importantes, incorporó colores modernos como el rojo y el lila para los hombres y muchas otras tendencias que lo pusieron a tono con la época actual. Su ropa pueden usarla el mensajero y el presidente de una compañía, por igual”, explica. Arturo Calle, quien a falta de cartones tiene talento innato para conocer a la gente, asegura: “La escuela del hogar ha sido la mejor universidad para este servidor. Yo era muy vivo, muy avispado, afortunadamente los antiguos lo educaban a uno por el camino del bien, del buen consejo. Las grandes enseñanzas no dejaban que nosotros los jóvenes nos fuéramos por el camino equivocado, de lo contrario, con una mente tan viva y tan sagaz, de repente se habría ido uno por el camino equivocado”. Y añade: “Yo vivo muy agradecido de mis padres, de mis abuelos y mis antepasados, que nos enseñaron lo que no se aprende en la universidad: escoger nuestras compañías, expresarnos bien y comportarnos correctamente en una mesa”. Religioso como es, cree que es Dios quien le otorga una misión a cada persona. “A mi me dio amor por el dinero y no he hecho otra cosa que trabajar, pero no con un propósito egoísta. Yo moriré, pero la empresa seguirá siendo de Colombia y de los 42 millones de amigos que tienen, como mínimo, una prenda de Arturo Calle en el armario”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad