Tocando el cielo con las manos: la historia oculta de la mejor canción de Jairo Varela

Agosto 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Tocando el cielo con las manos: la historia oculta de la mejor canción de Jairo Varela

El 8 de agosto de 2013 se cumplió un año del fallecimiento del director y fundador del Grupo Niche, Jairo Varela. Su familia lo recordó con una misa muy íntima.

Descubra los secretos de la canción ‘Tocando el cielo con las manos’, último gran legado de Jairo Varela, fallecido hace un año.

Jairo no exageró. ‘Tocando el cielo con las manos’ sí es la mejor canción que ha compuesto. Lo dijo muchas veces antes de morir, mientras la escribía, la tarareaba, le hacía los arreglos musicales y la cantaba en la soledad de su estudio. Lo dijo también cuando escuchó por primera vez a Elvis Magno interpretarla. El maestro se estremeció al punto de llorar al escucharla. “‘Esa es la forma de sentir e interpretar esa canción’, me dijo mientras buscábamos el tono que él quería para ‘Tocando el cielo con las manos”, recuerda el vocalista del Grupo Niche.Y fue la mejor, porque la mejor para él siempre era su última canción y esta fue, sin saberlo, su despedida. Muchas veces pronunció la misma frase al presentar sus creaciones. Lo hizo cuando escribió ‘Un día después’ y ‘Cómo arrancarte una sonrisa’. Elvis fue testigo. Esa parecía ser la forma con la que Jairo Varela bendecía sus letras: “Acabo de componer mi mejor canción”, repetía. Modestia aparte esta vez se lo aseguró a un medio de comunicación nacional: “‘Tocando el cielo con las manos’, bajo mi modesto concepto debe ser la canción más bonita que he hecho. Es muy sentida, expresiva y poética”. Luis Carlos Jaramillo ‘El Súper’, expromotor del Grupo Niche, quien escuchó también a Jairo afirmar esas palabras varias veces, confiesa que esta vez se le oyó diferente. Al escribir esta canción el maestro sintió la misma sensación que recorrió su cuerpo al componer ‘Mi pueblo natal’. “Sintió nostalgia. Jairo se vestía de hierro, pero era realmente un hombre muy sensible”, confiesa ‘El Súper’. A diferencia de ‘Mi tierra natal’, que en varias ocasiones el mismo músico reveló haberla compuesto en un viaje hacía Quibdó, nadie se atreve a asegurar en qué instante empezó a escribir ‘Tocando el cielo con las manos’. Era un hombre que componía a diario, en cualquier momento se le venían ideas a la cabeza, dicen sus pupilos. ‘El Súper’ se atreve a asegurar que Jairo Varela la compuso en la soledad de su apartamento. Y en una noche tal vez.¿Pero en qué o en quién se inspiró? Es otro enigma. Elvis esquiva la pregunta y dice: “El maestro era una persona muy soñadora y estaba convencido de que contar en sus canciones historias reales era lo que le gustaba a la gente”. Es la forma más poética de contar una relación íntima, añade el vocalista del Grupo Niche, en un intento por describir la canción que hoy interpreta. ‘El Súper’, por su parte, responde con una intimidad sobre Jairo. “La musa de ‘Tocando el cielo con las manos’ era el gran amor del maestro. Sus grandes composiciones estuvieron inspiradas en quien fuera la madre de una de sus hijas”, sostiene sin revelar nombres. Seguramente ese amor influyó para que el maestro chocoano insistiera que esa era la mejor canción que había compuesto. Misteriosamente, Jairo Varela, el entonces director musical del Grupo Niche, no borró, como era su costumbre, su versión de ‘Tocando el cielo con las manos’. Su voz servía siempre de guía para que sus vocalistas se aprendieran las canciones, que solía grabarlas primero él, las compartía a su grupo y luego las borraba. Con ‘Tocando el cielo con las manos’ no pasó eso. Tal vez el día que murió pensaba hacerlo. Lo cierto es que para muchos de los seguidores de Niche fue un acierto de Richie Valdéz, el nuevo director musical de la agrupación, incluirla en el nuevo álbum titulado igual que ese tema. Hoy todos tenemos el privilegio de escucharla en la voz de Jairo, mientras él toca el cielo con las manos.Escuche aquí la canción Tocando el cielo con las manos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad