Tilda Swinton, la invitada estelar al Festival Internacional de Cine de Cartagena

Tilda Swinton, la invitada estelar al Festival Internacional de Cine de Cartagena

Enero 31, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Resumen de agencias
Tilda swinton

La actriz Tilda Swinton.

EFE / El País

Seguramente Tilda Swinton pasaría como una extranjera más en Cartagena —altísima, delgada, rubia, casi albina—, si no fuera porque es un rostro inconfundible del séptimo arte y la invitada principal al Festival Internacional de Cartagena, Ficci, que se realiza del 28 de febrero al 5 de marzo.

Esta oscarizada actriz —en 2008, ganó por su papel de abogada implacable en el filme ‘Michael Clayton— se hizo popular en 1995 cuando hizo de escultura viviente en la Serpentine Gallery de Londres, durante una semana, en la que posó dormida o aparentemente dormida, en una caja de cristal, como parte de una de las obras de la artista Cornelia Parker.

Lea también: Los invitados de lujo del Festival Internacional de Cine de Cartagena

También dio la vuelta al mundo en 2013 una foto suya en el Kremlin con una bandera que decía “De Rusia con Amor”, en apoyo a los grupos Lgtbi de ese país, de leyes radicales contra la diversidad sexual.
Sus decisiones profesionales la han convertido en ícono de la transgresión, y su apariencia andrógina y sus constantes transformaciones en la gran pantalla le han dado el título de antidiva de Hollywood.


Capaz de transformarse de la Bruja Blanca en ‘Las Crónicas de Narnia’ al Anciano (Ancient One) en ‘Doctor Extraño’, su filmografía ha sido bastante prolífica. De ahí que tenga mucho por contar en la clase magistral y en la retrospectiva de su cine que presentará en la Heroica.

Esta mujer de 1,79 metros de estatura, durante varios años fue elegida la mejor vestida del mundo y ha sido la imagen de los diseñadores de alta costura Viktor and Rolf.

Franca, como es, dice que poco le afecta que la confundan con un hombre, para ella es normal que la gente, en medio de su afán, cuando ve a alguien tan alto con el pelo corto caminando hacia ellos simplemente piense que se trata de un hombre. “No me resulta ni remotamente insultante. Nunca me ha preocupado especialmente mi aspecto. Ya medía lo mismo cuando tenía 13 años, y no hay demasiado que pueda hacer al respecto”, le dijo a la revista InStyle.

Tampoco le aterra el paso del tiempo: “Envejecer no es algo que deba darnos miedo. Me resulta interesante ver aparecer las arrugas. Es casi fascinante. No querría volver a tener 23 años. ¡Ni tampoco 53! Vivo siendo consciente de la realidad, de que mi vida va mejorando”.

De ahí que no suela llevar maquillaje. “Tiendo a parecer una drag queen cuando me aplico. Nunca seré una mujer de bandera. Pero puedo vestirme como una si quiero”, ha dicho también la actriz y modelo británica de ascendencia escocesa

Ganadora del Óscar y el Bafta, no ha obtenido un Globo de Oro, pese a que ha sido varias veces nominada a estos.

Su nombre real es Katherine Matilda, el artístico es Tilda Swinton y sus allegados le dicen Swilda.

Pero su padre, Sir John Swinton, la llamaba “la contra” porque siempre llevaba la contraria en todo, cosa que para ella es todo un piropo.
Swinton proviene de una familia aristócrata, cuya raíz se remonta al siglo IX, siendo una de las más antiguas de Escocia. Nació en Londres el 5 de noviembre de 1960.

Su padre fue el mayor general del ejército británico Sir John Swinton; su madre, la dama de alta sociedad Judith Balfour, o mejor, Lady Swinton, australiana. Su bisabuelo paterno fue el político escocés George Swinton y su tatarabuelo materno, el botánico escocés John Hutton Balfour.

Vivió en Alemania de niña, porque su padre fue militar allí. Estudió en tres escuelas privadas, Queen's Gate School, en Londres; West Heath Girls School, un costoso internado donde fue amiga de Diana Spencer, y en el Fettes College por un breve periodo de tiempo. Fue campeona de atletismo mientras estaba en la escuela secundaria. Y en su juventud, durante dos años, colaboró en la escolarización en Sudáfrica y Kenia.

En varias oportunidades se ha pronunciado en contra de los internados, dado que tuvo experiencias negativas en ellos. Sobre West Heath, en el que tuvo por compañera a la que fue después Princesa de Gales, dijo en 2016 que “era un entorno muy solitario y aislante”. “Se trata de un espacio muy cruel en el que crecer, no pienso que los niños se beneficien de ese tipo de educación. Ellos necesitan a sus padres y el amor que estos les pueden proporcionar”, afirmó quien dice estar en contra de películas como Harry Potter porque “muestran solo el lado romántico de esos lugares”.

Se graduó en 1983 del Murray Edwards College de la Universidad de Cambridge, con un título en Ciencias Políticas y Sociales.

Siendo universitaria, asistía frecuentemente al Partido Comunista de Gran Bretaña, aunque más tarde se afilió al Partido Socialista Escocés. La vena social persiste, hoy en día es una defensora de los derechos del colectivo de homosexuales, lesbianas y transexuales.

Trabajó en el Traverse Theatre en Edimburgo y en la Royal Shakespeare Company antes de comenzar su carrera en cine, a mediados de la década de 1980. Sus primeros pasos incluyen varios papeles para el director Derek Jarman, así como el rol protagónico de ‘Orlando’, la versión cinematográfica de Sally Potter a partir de la novela de Virginia Woolf.

En esta última película compartió set con el escocés John Byrne, quien era 20 años mayor que ella, fue primer esposo el padre de sus hijos. Ya en ‘El amor es el demonio’, estaba embarazada de sus gemelos, Honor y Xavier, por lo que todas sus apariciones fueron en primer plano o plano medio.

Actualmente vive en el norte de Escocia con sus dos hijos y su pareja desde 2004, Sandro Kopp, un pintor alemán.

En 1998 participó en el filme sobre el pintor Francis Bacon ‘Love is the Devil’. Protagonizó de ‘ The Deep End’ (2001). Apareció en ‘Constantine’ en el papel del Arcángel Gabriel, y como actriz secundaria en películas como ‘Vanilla Sky’ con Tom Cruise y ‘La Playa’, con Leonardo DiCaprio.

Estuvo en la adaptación cinematográfica de ‘Thumbsucker’, de Mike Mills y ‘El Hombre de Londres’, del húngaro Béla Tarr. En ‘Burn After Reading’ y en ‘El Curioso Caso de Benjamin Button’ trabajó con Brad Pitt y por la última fue nombrada mejor actriz británica de reparto.

Protagonizó ‘We Need to Talk About Kevin’, de la escocesa Lynne Ramsay. Ha participado en los filmes británicos ‘The Statement’ y ‘Young Adam’ con Ewan McGregor, y como miembro del jurado en los Festivales de Cannes, Venecia, Sundance y Berlín. Incluso fundó su propio festival en Escocia. Ahora es la estrella de la edición 58 del Ficci, en Cartagena.

Su filmografía

La cinematografía de Tilda Swinton abarca más de 50 producciones, pero el Ficci le rendirá homenaje al proyectar 11 de sus películas, gracias al apoyo de British Council y Cine Colombia.

Se exhibirán: ‘Egomania - Island Without Hope’, de Christoph Schlingensief. ‘The Last of England’, de Derek Jarman. ‘The Garden’, de Derek Jarman. ‘Edward II’, de Derek Jarman. ‘Orlando’, de Sally Potter. ‘Love is the Devil: Study for A Portrait of Francis Bacon’, de John Maybury. ‘The Man From London’, de Béla Tarr y Ágnes Hranitzky. ‘Michael Clayton’, de Tony Gilroy. ‘Only Lovers Left Alive’, de Jim Jarmusch. ‘The Seasons in Quincy: Four Portraits of John Berger’. Y ‘Derek’, de Isaac Julien y Bernard Rose.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad