ENTRETENIMIENTO

"Sin darme cuenta me fui convirtiendo en productor”:Kike Santander

Septiembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País.

El caleño Kike Santander participa como asesor del cantante Andrés Cepeda en el programa ‘La Voz Colombia’.

Ricardo Montaner, Luis Miguel, Santana, Diego Torres, Cristian Castro, David Bisbal y Sofía Vergara han sido cercanos a Santander.

Hace pocos días que Kike Santander anunció visita en su casa en Cali, aprovechando que llegó al país para el lanzamiento del programa de Caracol, La Voz Colombia. “Me dijo: ‘Madre, te tengo muy malas noticias, me debés tener todas las frutas habidas y por haber. Le compré mangostino, zapote, mango biche, chontaduro, lulo, hasta grosellas, todas esas cosas que no se come allá y que le fascinan”, cuenta doña Judith. Así, grandote como es, todavía se acuesta en sus piernas y le dice: “Ay, vení a hacerme purrungos, madrecita”. “Purrungos es que con los dedos le sobo la cara, lo rasco y es feliz”, explica la mamá, quien sólo tiene una queja de su hijo: “Para comer no friega para nada, para trabajar es incansable, pero no lo pongan a lavar un plato, porque lo quiebra; no lo pongan a fritar un huevo, porque se le quema la estufa, la cacerola y el huevo”. Lo que sí sabe preparar muy bien son los jingles. Hizo más de 1500. Kike dice que, por aquellos días, al entrar a un supermercado le sorprendía ver que a más de la mitad de productos les había hecho jingles. “El que más recuerdo es el de ‘Café Águila Roja, arriba ese ánimo’. Le hice jingles a productos alimenticios, del hogar, yo mismo hacía todo, era un hombre orquesta, tocaba, componía la melodía, la letra, tocaba todos los instrumentos, hacía las mezclas, era como una fábrica. Hacía un jingle cada día. Y cada tarde lo entregaba al correo. Sin darme cuenta me fui convirtiendo en productor”.Y la cantante caleña Diana Serna, quien trabajó en esa época con él, lo acompañó cantando muchos de ellos, como el de Chocolate Cruz, Café Sello Rojo, Aguardiante Antioqueño, Coltejer 100 Años, Pepsi y el himno de los primeros Juegos del Pacífico. También hicieron los primeros demos para el cantante Estéfano, quien aun se llamaba Fabio Salgado, recuerda ella. “Dicen que soy monstruosa para hacer armonías, pues él fue mi maestro, mi amigo, la persona que me abrió las puertas de la industria”, cuenta Diana, quien recuerda el día que doña Judith le dijo que alistara maletas para irse a Miami, porque su hijo le había conseguido un contrato con Gloria Estefan para hacerle los coros. También trabajaron juntos en las canciones para el disco de Thalía, Piel Morena. “Un proyecto ultrasecreto del que no puedes hablar con nadie”, le advirtió esa vez. Quien también conoció muy bien a Kike Santander en sus inicios fue Jaime Echeverry Loaiza, compañero de él en el Berchmans, “él era jinglero junto con Alberto Ramírez y el Mono Levy. En la época del colegio era muy flaco y muy alto, y con su hermano y con un cantante José Miguel tenían un grupo que interpretaba música de los Beatles de manera espectacular. También hizo parte de un equipo de basquetbol que formamos por Radio Color”.Echeverry recuerda un concierto muy lindo que hicieron en el lote donde queda hoy en día el centro comercial Centenario. “Eran muy competitivos con su hermano pues ambos eran músicos, pero Kike era un gran amigo, carismático, sencillo, muy creativo, en la parte de publicidad, no solo en el aspecto musical, sino escribiendo eslogans. Y tenía siempre un sentimiento muy caleño, de esos que defienden su ciudad a capa y espada y que apoyan a sus artistas”.Aunque su compañero de estudio estaba lejos de imaginar el futuro que le deparaba a Kike, su familia siempre supo que iba a llegar lejos, porque desde “chiquito” tenía un talento extraordinario. La prueba reina de ello fue cuando Kike tenía 11 años y su hermano Gustavo lo acompañó a un ensayo que había del Coro de la Universidad del Valle. “Estaban cantando como 60 personas y Kike dijo: ‘ El señor de allá se desafinó’. Increpado por el director, el futuro productor le contestó: ‘él se desafinó, póngale cuidado’. “¿Y usted quién es, que es capaz de mirar las armonías? ¡Usted es un niño!”, le dijo de nuevo el director. Y Kike le armó el coro con una armonía de 13 voces diferentes”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad