Siete maneras que tiene para asegurar su fracaso, conózcalas y libérese de ellas
ENTRETENIMIENTO

Siete maneras que tiene para asegurar su fracaso, conózcalas y libérese de ellas

Mayo 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Verónica Gómez Torres

David Fischman, autor de ‘El éxito es una decisión’, nos revela las ideas limitantes que están detrás de casi todos los fracasos. ¡A erradicarlas de su vida!

Si hay una frase que deteste escuchar David Fischman es ‘El éxito no depende de mí’. Para él, esta es la creencia más limitante de las muchas que han llevado a millones a personas en el mundo a fracasar en la búsqueda de sus sueños. Para probar que el éxito no es una condición externa, este experto en cultura empresarial presenta su libro ‘El éxito es una decisión’, en el que se enfoca en las creencias culturales que han limitado proyectos de vida. “El problema de las creencias es que una vez que las interiorizamos y se instalan en la mente ya no las cuestionamos, las asumimos como verdades absolutas”, dice el escritor peruano.En eso, Fischman coincide con muchos expertos en crecimiento personal que no se cansan de afirmar que somos lo que pensamos. Que el único responsable de su suerte y de su éxito es usted, solo usted. De cada uno depende romper con ciertas creencias que no lo dejan salir de esta burbuja llamada miedo. Libérese de estas siete, para empezar: “Solo los ricos alcanzan el éxito”Esta es la mentira más grande de la humanidad. Si usted está convencido de eso, es porque tiene una definición errada del éxito y lo relaciona con dinero. Según el autor peruano, el éxito es el cumplimiento de las metas y los sueños. “Así que es relativo y depende de cada persona. Para algunos tener un empleo estable y seguro puede ser considerado éxito; mientras que para otros sea alcanzar la gerencia”.Así que para cumplir sus metas no se requiere dinero, la clave está en saber concretamente qué desea, en ser disciplinado y en trabajar duro. Los casos más destacados sobre gente exitosa, no son de quienes nacieron en cuna de oro. “Una persona que gana el doble que otra no es doblemente exitosa”, dice Fischman.“Los inteligentes son más exitosos”“No importa cuánta inteligencia tengas, todos tenemos la capacidad de aumentarla significativamente”, afirma el escritor. Solo es cuestión de cambiar esta creencia limitante. No es más inteligente quien fabrica un producto que quien lo comercializa. Solo basta saber cuál es su talento y potencializarlo, ¿cómo? Estudie, forme su red de contactos e incentive su creatividad. “Todos podemos ser creativos, lo que sucede es que nos dejamos llevar por creencias limitantes. El famoso ‘Yo no puedo’ acaba con todo”, añade Fischman. Saber más que otro en una ciencia jamás será garantía de éxito. Mientras usted tenga disciplina y perseverancia logrará lo que se propone. No olvide que la inteligencia emocional supera cualquier saber.“El éxito es cuestión de suerte”Otra creencia falsa. Está comprobado que uno mismo se construye su suerte. Porque como decía el filósofo Séneca, la suerte es lo que ocurre cuando la preparación encuentra la oportunidad. “Hay quienes piensan que las personas con suerte tienen habilidades síquicas y por eso toman buenas decisiones, pero después de un estudio se llegó a la conclusión de que la actitud es clave”, explica el autor de ‘El éxito es una decisión’.Estas fueron las características de la gente con suerte: tiene y mantiene una amplia red de contactos, tiene una actitud más relajada hacia la vida, escucha su intuición y cree que tiene buena suerte. La red de contactos ayuda a conseguir trabajo. El no estar estresado permite ver las oportunidades que otros no; y el creer en lo que usted sabe y que lo llevará lograr sus metas, lo hará una persona con suerte. ¡Construya su suerte!“Quien es exitoso es muy feliz”David ya perdió la cuenta de cuántas veces le han preguntado: ¿La persona exitosa es feliz? “La gente siempre tiende a unir esos dos estados, y claro, porque lo ideal es tener ambos. Pero no necesariamente quienes son exitosos pueden asegurar que son felices”, responde. Dos ejemplos. Puede existir una persona llena de emociones positivas, con balance en su vida, que tiene un círculo familiar cercano, pero que no ha alcanzado las metas que quisiera en su vida. Como también puede haber un emprendedor que decide sacar adelante su nueva empresa, trabaja 14 horas diarias, vive muy estresado, no tiene vida familiar ni tiempo para él, pero después de tanto esfuerzo logra su meta. “Nos dedicamos a buscar el éxito, a alcanzar nuestras metas, con el sueño de que si lo hacemos algún día seremos felices. La felicidad se encuentra en el camino y no en el destino”, explica Fischman.“Solo el talentoso tiene éxito”“Puede tener la creencia más empoderante que existe y una inteligencia increíble pero si no trabaja, si no invierte horas practicando, será muy difícil que alcance sus metas”, dice el autor de ‘El éxito es una decisión’. La distancia entre los sueños y el logro es el trabajo duro. Además del talento, las horas de práctica hacen la diferencia entre quienes son o no exitosos. “Un ejemplo es Tiger Woods, el jugador de golf más importante del mundo. A los 19 años había ganado tres abiertos Amateur de golf. Eso es puro talento, dirá usted. Pero se equivoca, Tiger tiene un palo de golf en sus manos desde los 2 años de edad, ¿se imagina cuántas horas de práctica tuvo para ganar su primer torneo a los 19?”, cuenta Fischman.Las creencias empoderantes ayudan y motivan, pero no van a caminar por usted. “Para saber no solo se necesita estudiar, se requiere practicar, practicar y practicar”.“Las tradiciones son importantes”Hay quienes creen que siempre se debe respetar la forma como se hicieron las cosas en el pasado. ¿Pero qué pensaría usted si le dicen que la tradición muchas veces frena la creatividad? David Fischman está convencido de eso, de que uno siempre puede encontrar formas nuevas de hacer las cosas. “Si uno no tiene creencias instaladas, estará mucho más abierto al cambio, a escuchar opiniones, a aprender, a probar algo nuevo y a cuestionar limitaciones”.Eso no quiere decir que quienes siguen y respetan las tradiciones nunca serán exitosos, lo pueden lograr, pero basados en las fórmulas de otros y sin darle paso a su propia visión del mundo. ¿Por qué no atreverse a romper paradigmas?“Yo no me voy a sacrificar”Otra frase limitante. De acuerdo con Fischman, el camino del éxito es un sendero de obstáculos, en el que se requiere postergar la gratificación. Es decir, estar dispuestos a renunciar a ciertas comodidades, a la seguridad de mantenernos en nuestra zona de confort y a vivir el dolor presente en función de un premio mejor en el futuro. Cuenta el escritor que el 44 % de los vendedores en Latinoamérica abandonan su trabajo después de la primera visita sin éxito. “Porque no están preparados para el rechazo, se rinden ante el primer obstáculo. Es vital trabajar duro, poner el hombro. Todo esfuerzo se verá recompensado”, dice. Postergar las gratificaciones implica sobreponerse al dolor y a las dificultades.nes siguen y respetan las tradiciones nunca serán exitosos, lo pueden lograr, pero basados en las fórmulas de otros y sin darle paso a su propia visión del mundo. ¿Por qué no atreverse a romper paradigmas?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad