Ser padre, el papel más importante de su vida
ENTRETENIMIENTO

Ser padre, el papel más importante de su vida

Marzo 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Sergio Villamizar, Alberto Posso y Meryt Montiel
Ser padre, el papel más importante de su vida

Gael García.

Gael García habló de lo que significa ser director y actor.

“Prometo ser breve a beneficio de un guayabo que vengo acarreando hace varios días y que mi primera noche en Cartagena sólo ayudó a incrementar”.Fueron las palabras de presentación de Gael García, uno de los invitados estelares de la edición 52 del Festival Internacional de Cine de Cartagena, que concluyó esta semana.El recorrido cinematográfico de este actor de 33 años es impresionante para su edad. Ha trabajado con los más renombrados cineastas de Iberoamérica. Ha probado suerte en Hollywood, en el cine europeo, pero sigue siendo el mismo ‘chavo’ que hace doce años asistió al Festival de Cine de Bogotá, cuando debutaba en la pantalla gigante en ‘Amores Perros’.“Hace tres años estoy entregado al papel más importante de mi vida, soy padre de familia, y para quienes lo son, saben que no te da tiempo ni para leer un libro. Es una entrega total que la haces de todo corazón”, comentó Gael García.¿Cómo se relacionan esas facetas entre director, productor y actor?Esas fronteras en Latinoamérica son más cercanas de lo que pueden ser en EE.UU. Termina uno siendo más cercano en la complicidad de cuidarlas y acompañarlas. Soy el fanático número uno de las películas en las que participo.Siempre primero actor…Tuve la afortunada condena de tener a padres actores, crecí en los teatros, pues en esa época no se hacía buen cine. Desde chiquito sabía que haría teatro y que actuaría así fuera pediatra. Me parecía muy canchero decirles a mis amigos: “No puedo salir este fin de semana, tengo función”. Pero cuando empecé a estudiar teatro me di cuenta que era difícil y no era tan inmediato, por lo que he necesitado de toda mi vida, intentando saber qué tan bueno puedo llegar a ser. Cómo no hablarle de Diego Luna, su colega y amigo…He notado que Diego Luna dejó marca en Cartagena cuando vino al Hay Festival. Mucha gente me dice Diego (risas). Somos amigos desde la infancia, pero de hecho soy mayor que él, así que respeto (risas). Cuando nos ponemos serios y hablamos de trabajo, somos muy buenos y estrictos, pero cuando salimos de amigos, llegamos al desmadre total.¿Volverán a trabajar juntos?Hemos hecho dos películas juntos y ahora viene una tercera en EE.UU.: ‘Casa de mi padre’. Nos sale muy natural actuar juntos. Muchos amigos nos reconocían en ‘Y tu mamá también’, en viajes parecidos (risas). ¿O quién no ha tenido un viajecito así?¿Qué tal la experiencia de dirigir documentales?‘Invisibles’, los cuatro cortos documentales que hicimos para Amnistía Internacional, fue una creación muy enriquecedora para mí. Nos fuimos a la vía del emigrante hacia EE.UU., para señalar los casos, los abusos, la impunidad y el gran drama que viven. Al tiempo que salieron estos cortos, que ahora están en YouTube, sucedió la masacre de los emigrantes, que develó algo que dijimos en el documental pero que no era de conocimiento público, como es el secuestro de estas personas. Son secuestrados para extorsionar a los familiares o para meterlos al mundo del crimen organizado y cometer crímenes. Estamos hablando de algo que aún no se llega a entender del todo.¿Cuál de sus personajes ha sido su favorito?Qué padre va a decir cuál es su hijo preferido. En privado puedo, no en público. Los quiero a todos.¿Para usted, cuáles son los ingredientes claves de una buena película?Lo que importa es que sean una expresión personal. Que tengan un punto de vista comprometido y arriesgado y que exista una entrega generosa por parte de todos los que la realizan.¿Qué opina del cine de temáticas políticas o el militante?El cine puede ser todas esas cosas: entretenido, trascendental y político. Los documentales son cine y llegan a ser muy puntuales en el tema que desarrollan, y creo que en el cine nadie está obligado a nada. Tenemos que saber bien dónde estamos. En Latinoamérica es difícil desprenderse de un tono político con esta realidad que está llena de temáticas y colores, lo que permite pensar en un cine para todos, el cine de buen entretenimiento y que puede llegar a ser trascendental.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad