Seguidora fiel recuerda al maestro Jairo Varela a tres años de su muerte

Seguidora fiel recuerda al maestro Jairo Varela a tres años de su muerte

Agosto 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Tuti Mejía Uribe | Especial para El País

Este domingo se cumplen tres años de la muerte del maestro Jairo Varela, fundador del Grupo Niche. "Él era una de mis mayores inspiraciones, le di las gracias por la música y por tantas alegrías", recuerda una fiel seguidora.

[[nid:371765;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/11/jairo-varela-consola.jpg;full;{Gran parte del acervo son los instrumentos musicales de Varela, entre ellos sus maracas y un bajo. Foto: Elpaís.com.co | Archivo}]]

Era la tarde de un 8 de agosto de 2012, una amiga me estaba haciendo visita cuando mi mamá bajó por las escaleras para darme una noticia “que te va a poner muy triste: murió Jairo Varela”. Lea también: Vea el lugar dedicado a preservar la memoria de Jairo Varela

Tres veces tuve la oportunidad de compartir con él, dos en Bogotá y la última vez que lo vi fue en el Petronio del 2011, me regaló un autógrafo para mi bar de Salsa y nos tomamos una foto. Le sorprendió que a mi corta edad tuviera un bar de Salsa en Bogotá y le dije que él era una de mis mayores inspiraciones, le di las gracias por la música y por tantas alegrías.

Viajo mucho, he coincidido con el Grupo Niche y los he visto en Los Ángeles y en Miami, siempre con lleno total pues gente de distintas nacionalidades se sumerge en el éxtasis de ‘Cielo de Tambores’.

Siempre sé en qué ciudad del mundo se  presenta Niche y para allá mando a mis amigos, algunos colombianos, algunos extranjeros, y al día siguiente de la presentación los mensajes que me llegan son los mismos: ‘Gracias, impresionante. Qué buen concierto, lo máximo’.

Tendemos a no apreciar lo que es nuestro sino hasta que alguien lo saca de su contexto, lo reinterpreta, lo hace suyo y lo expone fuera de su lugar de origen.

En Cali hemos sabido darle a la salsa la importancia cultural que se merece y siempre que regreso me encuentro con un movimiento lleno de referentes, respeto, conocimiento y cultura en lo que al género se refiere. ¿Qué más especial que -cualquier día de la semana- encontrar lugares cultos dónde ir a escuchar o a ver bailar salsa? Esto es único en el mundo, si Cuba tiene la semilla Cali tiene la flor, una flor que vivirá por siempre gracias a instituciones como la que dejó Jairo Varela. Lea también: Jairo Varela, intimidades de un músico innato que transformó la salsa en Colombia

Siento al Grupo Niche tan cercano a mi que lo siento como familia. Juan  Miguel, Yanila y Cristina, siempre tienen tiempo para un sonrisa, para bailar y para gozar la herencia musical que les dejó su padre. Han sabido dejar el nombre de esta institución en alto y, al hacerlo, dejan en alto a Cali y a Colombia. 

Brindo por la memoria del maestro que ya no está con nosotros y me llena de satisfacción ver cómo el Grupo Niche sigue llenando estadios y los corazones de quienes en sus acordes hallamos sensaciones distintas y raras.

"Debo decirle ‘no más’ al cigarrillo que me estaba matando. Yo ya estaba por los ocho paquetes diarios. Esto es aterrador. Un suicidio”, Jairo varela, lo dijo en 2007, cuando estuvo al borde de la muerte.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad