ENTRETENIMIENTO

Se desconoce la causa de muerte del artista plástico Pablo Van Wong

Marzo 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Se desconoce la causa de muerte del artista plástico Pablo Van Wong

Pablo Van Wong “reflexionó sobre la forma y los materiales. Construyó una obra minuciosa, sensible, epidérmica y con un gran aliento poético”, dice Miguel González.

Un hombre de temperamento fuerte, disciplinado, altruista y exigente, así lo describen sus amigos.

“Después de un largo periodo enfermo, ahora sí estoy absolutamente seguro: la felicidad, es la salud!”. Esta fue una de las últimas frases, con fecha del 6 de marzo, que dejó en su perfil de Facebook el artista plástico vallecaucano Pablo Van Wong, quien ayer fue encontrado muerto en su domicilio al sur de Cali. La noticia fue sorpresiva, pero en la noche de este martes era confirmado que el hijo de inmigrantes y comerciantes chinos, nacido en Buenaventura y con un interesante trabajo como escultor ya no estaba entre los vivos. De “temperamento y carácter fuerte, medio disciplinado, altruista, legal, exigente y algunas veces descomplicado y alegre”, así era Pablo Van Wong, descrito por él mismo. Nació el 16 de mayo de 1957 y en su obra plasmó las impresiones “de su infancia en Buenaventura donde tuvo como influencia los elementos oxidados que había visto. Por eso empleaba texturas, colores y objetos punzantes y relacionados con el óxido”, cuenta Jhon Edward Gonzalez, artista plástico, quien fue alumno y amigo de Van Wong. Con formación en artes plásticas adquirida en la Universidad de la Sabana y en el Instituto Departamental de Bellas Artes en Cali, Pablo Van Wong, fue alumno de Doris Salcedo, se dedicó a la docencia en las universidades del Valle, San Buenaventura y Bellas Artes. El curador y crítico de arte Miguel González recuerda que Pablo empezó la exhibición de su trabajo hacia 1987. En 1991 hizo parte de la muestra ‘Ocho Nuevos Artistas de Cali’,  Museo de Arte Moderno La Tertulia. “Él empezó a trabajar con herrumbre, hierro oxidado, anjeo y semillas naturales. En esa exposición había una pieza que él regaló para el Museo, que ahora se exhibe en la colección y que se llama 'Disolventes como sudor con sus altos clamores', de 1990 y es un cilindro con aspecto de un cactus, con una forma fálica y adornado con púas agresivas”.Aunque su obra la desarrolló en Cali, llegó a escenarios de La Habana, México, Alemania y Nueva York; estaba alejado de la escena artística porque se habían aprovechado de su arte. “Pablo era muy sensible pero fue víctima de las garras de algunos galeristas, inclusive uno de ellos nunca le pagó una obra que se vendió en una subasta en Christie’s. Pablo se resintió por eso. Además veía con tristeza el panorama del arte local y no encontraba justo que no existieran lugares para exponer, ni un mercado de arte consolidado”, cuenta José Horacio Martínez, artista y amigo. Hace un mes se vieron por última vez, Pablo le manifestó que estaba enfermo del colon, ese que coartaba su felicidad. Solo un dictamen de Medicina Legal podrá desentrañar las reales causas de la muerte de Pablo Van Wong, uno de los grandes escultores del país.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad