ENTRETENIMIENTO

¡Sálvese quien pueda!, con Daniel Samper Ospina

Agosto 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel e Isabel Pelaéz, El País.
¡Sálvese quien pueda!, con Daniel Samper Ospina

El columnista Daniel Samper Ospina.

El columnista se ha convertido en la pesadilla de los poderosos, los corruptos y los lagartos (sobre todo si encarnan las tres anteriores).

El periodista Gustavo Gómez, quien conoció a su amigo “en Cromos, cuando Daniel se estrenaba como columnista y estaba lleno de virtudes y de pelos en la cabeza”, sentencia: “Tantas tetas no lo han separado de su esposa. Tanto trabajo no lo ha separado de sus hijas. Ni un océano lo ha separado de su papá. Muchos le mientan la madre, ¡y cómo quiere él a Cecilia!”. Precisamente, Cecilia Ospina habla de su hijo menor, Daniel Samper Ospina: “Cuando pequeñito decía que iba a ser bombero, policía o futbolista. El abuelito le replicaba: ‘Policía no mijito, teniente’, y él se ponía la manito en la frente y hablaba con voz de mando’. Siempre ha sido amiguero y líder. Se le facilitaba jugar al fútbol, era de los que ganaba”. El kinder le dio duro a Danielito, según su mamá, “la buseta llegaba muy temprano por él, se metía debajo de la cama para no ir. Era muy consentido por sus hermanas que le llevaban como 5 años. Luego lo pusimos en el kinder del barrio y le gustó, era el mejor de la clase. Recibía premios en la sesión solemne en la primaria y después en secundaria”. Cuando llegó la adolescencia Daniel se puso travieso, “demasiado travieso”, confirma doña Cecilia: “Siempre le han gustado las mujeres bonitas y se casó con una muy bonita a la que quiere mucho y con la que tiene dos niñas que son su adoración, Guadalupe y Paloma. Es súper buen papá y esposo”. Y Gustavo aclara: “Es un mito que él ande rodeado de mujeres bellas. De hecho, para poder acostarse con una de las mujeres que salían en Soho tuvo que proponerle hacer un artículo a Claudia García, con la que se casó” (periodista colombo-azteca le inyectó la pasión por la cultura popular mexicana). Y siguen las confesiones: “Es tan buen bailarín como modesta Amparo Grisales. Tiene un oído mamerto. Me da pena mencionar a sus músicos favoritos, so pena de dañarles la imagen”. La mamá revela que Daniel fue así de ‘chispón’ desde niño. “Para sus 15 años le organicé una fiesta en el apartamento fue el día en que mataron a Luis Carlos Galán, cuando se enteró de la noticia lloró muchísimo, se sintió presidente y dio un discurso evaluando cómo estaba el país, sus compañeros terminaron llorando”, cuenta Cecilia, quien lo espera una vez a la semana para almorzar. “Le gustan las sopas de verduras y la carne, pero va al gimnasio”.Almorzando con él, su amigo Alberto Salcedo Ramos ha constatado que “es una máquina de producir ideas. Está oyendo atento lo que uno le dice y de pronto saca una libretica que mantiene en el bolsillo y anota. Es un general que se pone en la barricada de los soldados. Cuida su revista, la mima, se lee hasta los avisos, por eso no decae, porque no se duerme en los laureles”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad