ENTRETENIMIENTO

Ryan Gosling se roba las palmas en 'Drive'

Abril 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alberto Posso Gómez I Especial para El País
Ryan Gosling se roba las palmas en 'Drive'

Ryan Gosling, actor canadiense.

‘Drive’, la aplaudida película de Nicolas Winding Refn, presenta al actor Ryan Gosling en plena madurez de su potencial histriónico.

Se le compara con actuaciones que convirtieron a sus intérpretes en íconos de la historia del cine. Como Clark Gable en ‘Lo que el viento se llevó’, Humphrey Bogart en ‘Casablanca’, o Clint Eastwood en ‘Harry, el sucio’. La crítica coincide en que el mayor atributo de ‘Drive’, película de cine negro de fina narrativa, es la creación del personaje de Driver, por parte del actor canadiense Ryan Gosling.Sin siquiera contar con un nombre de pila, este conductor de asaltantes se roba la escena con su actitud flemática y rígida, que parece no transmitir ningún sentimiento, pero envuelve a la audiencia en un caudal de emociones.Y cuando ‘Driver’ se enamora de Irene, su indefensa vecina, no tiene necesidad ni de hablar para dejar sentir a los espectadores que este sentimiento lo llevará incluso a transformar su vida en un infierno con tal de defenderla.Gracias a la mediación de Cineplex, Ryan Gosling aceptó dialogar con El País, vía electrónica. Se suponía ‘cantada’ su nominación al Oscar por ‘Drive’. ¿Cómo recibió ese supuesto desaire de la Academia? Pues yo no he cantado nada, no soy un actor que trabaje para figurar en premios. Agradecí la nominación que recibí en 2006 por ‘Half Nelson’, pero jamás espero galardones de mis papeles. Hago mi trabajo con responsabilidad y mística. Quienes se dedican a evaluar y juzgar cuáles son los mejores en un período, tienen todo el derecho de hacerlo a su criterio. La prensa y el público consideró a ‘Driver’ una interpretación mítica…Leí que era “un punto de inflexión en mi carrera” y otras cosas al respecto. Supongo que es un personaje que deja una huella particular. Me siento satisfecho y agradecido por haber hecho tres películas en 2011. Me sentí muy a gusto con la comedia ‘Loco y estúpido amor’, y fue muy gratificante trabajar con George Clooney en ‘Los idus de marzo’. En el 2012 ya he hecho dos películas muy interesantes, ‘The place beyond the pines’ con Bradley Cooper, a quien aprecio mucho; y ‘Gangsters squad’ con Sean Penn y Emma Stone. Por eso concluyo que toda mi carrera es valiosa, no sólo ‘Drive’. Se dice que es un hombre misterioso, como su personaje en la película…Muchas cosas dicen de las personas públicas, yo nunca quise ser famoso, sólo quería ser actor. Pero no se puede una cosa sin la otra. Necesito guardar el ‘misterio’ sobre mi vida personal, si a eso te refieres con “misterio”. Creo que cualquier ser humano pretende lo mismo. Y el personaje de la película, así fue diseñado. Al principio, cuando Nicholas (Winding Refn, el director de ‘Drive’), me enseñó el guión, comprendí que pretendía exhibir a un tipo muy silencioso. Coincidí en ese concepto, este tipo no tiene mucho qué decir. La carencia de diálogos sin sentido fue para mí una herramienta importante en la creación de Driver y le aporté al guión el hecho de suprimir algunos textos que no eran necesarios. Mucha gente esperó una escena erótica con Irene (Carey Mulligan)…Y deliberadamente las desechamos. Si te fijas, él es el caballero que la va a rescatar a ella como princesa perdida en un reino malvado. Había que resguardar ese concepto y alejarlo del estereotipo del filme de sexo y violencia. Hay una gran atracción entre Driver e Irene, y que flota en el ambiente una fuerte química sexual, pero no había necesidad de mostrar una relación física en la pantalla para que todos pudieran percibirlo. Usted dice que de pequeño estaba obsesionado con ‘Rambo’…Es cierto. Yo soñaba con ser ‘Rambo’. Al día siguiente de ver la primera película, puse todos los cuchillos de la cocina de mi madre en mi lonchera y al llegar a la escuela empecé a tirárselos a mis compañeros. Por fortuna no le atiné a ninguno. Pero claro, me suspendieron y enviaron al psicólogo de la escuela. ¿Y no vivió algo de esa fantasía con el arrollador y sangriento ‘Driver’?Pues él no usa cuchillos, pero sí tiene una fiereza escondida que cuando la saca a relucir, todo el mundo debería huirle. Supongo que en todos los personajes que hace un actor, siempre vive alguna clase de fantasía. Pero no comparo a ‘Rambo’ con ‘Driver’. Creo que el conductor ha visto demasiadas películas, y de pronto se ve convertido en protagonista de su propia película.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad