ENTRETENIMIENTO

Robi Draco Rosa, testimonio de un cantante de fe

Octubre 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Robi Draco Rosa, testimonio de un cantante de fe

La idea de grabar ‘Vida’ no fue de Draco Rosa, sino de su representante Ángelo Medina. Para el cantautor que su música llegue a los más jóvenes es parte de sanar.

Después de librar una dura batalla contra el cáncer, Draco Rosa ofrecerá un concierto en Cali, el próximo 9 de noviembre, como parte de su gira nacional. Un hombre de fe.

“Vida: una palabra tan sencilla, tan solo cuatro letras pero que lo significan todo, porque sin ella no hay absolutamente nada. Lo sorprendente es que a veces olvidamos su importancia, y solo cuando estamos contra las cuerdas es que nos acordamos de ella y vamos en su búsqueda. La misión es no olvidarla jamás”.Lo dice Draco Rosa a sus 44 años y luego de vivir difíciles pruebas, como en los años 90 cuando su adicción a las drogas lo llevó al borde del abismo, o como en abril de 2011 cuando libró la más dura de sus batallas, un tumor canceroso en el abdomen, que lo postró por cuatro meses y que superó luego seis meses de tratamiento y fe en Dios, “una luz que me ilumina y que me guía”.Después de dar la batalla, este dragón rodeado de sus tres fuegos, su esposa Ángela Alvarado y sus hijos Revel y Rédamo César, el intérprete de ‘Reza por mí’, ‘Esto es vida’, ‘Frío’, ‘Vagabundo’ y ‘Blanca mujer’, presentó este año su primer álbum de duetos que no podía llevar otro título que ‘Vida’. Allí junto a 16 artistas iberoamericanos este neoyorquino de origen puertorriqueño interpretó grandes canciones que ha escrito durante dos décadas como solista. Totalmente curado y con su energía de siempre, después de dos años de ausencia, Draco regresa a Colombia para presentarse en Bogotá, el 6 de noviembre; en Medellín, el 8, y en Cali, el 9 en la Carpa Show Club San Fernando. ¿El tema de la muerte ya no va más?No, sigue presente en mí. Al principio de mi vida trataba de sacarlo de mi mente, pero cada cual nace con una locura, lo que uno siente, lo que huele, lo que ve. A mí me tocó un mundo barroco, gótico, por lo que tengo una fascinación por eso desde pequeño. Pero ahora respeto a la muerte. Y es la única manera, ahora vivo mejor.¿Tuvo que hacer sacrificios para vivir un rato más?Sí, me tocó dejar el vinito y el ron, y estoy comiendo mejor. He estado rodeado de los mejores profesionales, pero en especial del amor y la fe de la familia y los amigos. Hemos cruzado la etapa más difícil. Pero no hay que bajar la guardia. ¿Después de esta batalla por vivir cómo se siente?Estoy en un momento muy creativo, con muchas ganas de seguir haciendo deporte, volver a sentirme vital, compartir con los hijos, ir a la hacienda y volver a casa para llevar a mi esposa a bailar salsa, para mí eso es ‘Vida’. Sin pasión no hay nada, no hay vida.¿Cuáles han sido sus días más oscuros?En medio de la enfermedad, el año pasado que nos reunimos en el escenario con Juan Luis Guerra y Rubén Blades, estaba tan mal que llegué a pensar que sería mi último concierto. Reflexioné sobre mi vida, admití que me he portado mal, que he ido más allá y que el caos que estaba viviendo había sido creado por mí mismo.¿Sus heridas siguen abiertas?Algunas son manchas ya. Están más allá de la herida. Hay que esconderlas debajo de la camisa para que otros no las vean.¿Cómo fue grabar un disco estando en pleno tratamiento?Fue un proceso natural, lleno de buena energía y bendiciones por todos lados. Parte de él se hizo mientras yo estaba en tratamiento y en algunos momentos bastante dolorosos, pero se convirtió en un abrigo, en una terapia y en una bendición. Son esas cosas las que han hecho que ‘Vida’ lograra esa comunión con la gente.Pero la verdad, usted vive en un paraíso terrenal, su cafetal...Sí, yo he sido una persona de ciudad, viví en Nueva York, en Manhattan, y después fui a Buenos Aires, una metrópoli. Últimamente donde me siento muy bien es bien arriba en Horizonte, mi hacienda en Puerto Rico, en las montañas, al lado de los ríos, caminando por senderos. Conociendo más de hacer café, creciendo fuertemente y con buenos comentarios de nuestro ron ‘Vagabundo’. Es un proyecto familiar, lo que lo hace más hermoso.¿Se avergüenza de su pasado con Menudo?Tuve una época en que rechacé lo que tenía que ver con Menudo, pero pasa el tiempo y te vas reconciliando con tu pasado, con lo bueno y con lo malo que haya sucedido en él. ¿Cómo fue ser dirigido por su esposa en ‘Obra de arte’?Siempre es muy agradable trabajar con mi esposa, porque nos podemos dar besitos en el camino. Filmamos en Maunabo, un lugar de Puerto Rico al que no va mucha gente. Ella tiene un talento impresionante, es muy creativa. Con Ángela suelo seguir las indicaciones al pie de la letra, en todo. ¿Cree que ‘El amor lo vence todo’?Sí, cuando uno está enamorado, como yo lo estoy de mi esposa, todas las cosas horribles que te pasan las ves mejor y sigues viviendo con esperanza.Ángela Álvarado, esposa de Robi Draco Rosa, ha acompañado al cantante desde hace 25 años en los momentos más difíciles y han construido una bella familia. 'El amor de su esposa, la receta de Draco Rosa para superar el cáncer'Robi Draco Rosa es considerado como uno de los artistas latinoamericanos más completos, productor, músico, cantante, compositor, multi-instrumentista, poeta, pintor, bailarín, escritor y empresario.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad