ENTRETENIMIENTO

Richard Gere, americano tibetano

Mayo 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Por Alberto Posso Gómez y Alda Mera
Richard Gere,  americano tibetano

Richard Gere, actor.

De su obsesión como activista budista, el crítico de cine Juan Carlos Romero sostiene que casi forma parte del libreto del ‘star system’.

Aunque sus detractores lo señalen de ser “solo un actor icónico de la comedia romántica”, Richard Gere ha sido un activista empecinado en diversas causas sociales, incluida la defensa de la cultura e independencia tibetana. Es más, sectores de la prensa afirman que si Gere no ha sido nominado a los premios Óscar es porque ha sido políticamente incorrecto. Y recuerdan la gala de 1993, cuando se pronunció contra China por su invasión al Tíbet y en favor de la autonomía tibetana en la transmisión en directo por televisión.Esa osadía se la cobraron caro: se prohibió su presencia en la ceremonia de la Academia de Hollywood. Volvió después de muchos años, en febrero pasado, pero no recibió nominación alguna por su papel de Robert Miller en ‘Mentiras Mortales’, algo que él esperaba, según admitió.De su obsesión como activista budista, el crítico de cine Juan Carlos Romero sostiene que casi forma parte del libreto del ‘star system’. “Claro, sino es el mejor hay que tener algo extra cinematográfico y es loable que Gere tenga una preocupación social, pero eso no lo hace mejor actor”.Sin embargo, Jimmy Nessim, director del Centro Budista Bodhi Path (Camino a la Iluminación), en Cali, sí cree en la vocación budista del actor estadounidense, nacido en Philadelphia en 1949. “En el budismo hay cuatro linajes y Richard Gere está en el Geluk-pa, el mismo del Dalai Lama, porque está muy conectado con él y son muy cercanos”, dice Nessim.Jimmy ha visto más a Gere en videos budistas en los que el actor invita a seguir esta filosofía de vida, que en las comedias tildadas de lacrimógenas. En su opinión, él ha ayudado a difundir la cultura budista y a denunciar la situación de los refugiados del Tíbet a través de su fundación. Y colabora económicamente a la causa. “Él da también su aporte económico para sostener los campos de refugiados donde llegaron incluso maestros (lamas) que tuvieron que huir por la invasión de China”, dijo el budista caleño que recuerda al actor por sus desempeños en ‘American Gigoló’, ‘Chicago’ y ‘Pretty Woman’.Otros le enrostran una vida de comodidades con enormes mansiones y autos de lujo. Una contradicción con la vida sencilla que promueve la filosofía budista.Pero Nessim explica que “en el budismo, si una persona es exitosa, tiene dinero y vive bien, es por la consecuencia de sus buenas acciones previas, incluidas sus vidas pasadas”, dice y apuntilla: “Lo importante es no apegarse al dinero, sino tener la actitud de compartirlo y ayudar a otros y eso es lo que hace Gere a través de su fundación”.De hecho, su conversión al budismo fue en 1977, tras su primer viaje a Nepal y encuentros con los lamas, mucho antes de conocer la fama como seductor en ‘Mujer bonita’, ‘Lancelot’ (Oficial y Caballero) o ‘La novia fugitiva’.Gere, el soñador e idealista que abandonó sus estudios becados de filosofía en la Universidad de Massachussets, para seguir su inclinación por la música y luego por el cine, siempre estuvo a la caza de una causa social: por esta, en los años 80, fue a Honduras, Nicaragua y El Salvador.También defendió la causa indígena desde Survival, ONG que lucha por los derechos humanos de los nativos despojados de sus territorios ancestrales. Algo que no está en los guiones de Hollywood, dicen sus admiradores.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad