Responde a qué tribu urbana perteneces y te diremos quién eres

Responde a qué tribu urbana perteneces y te diremos quién eres

Julio 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Tal vez usted pertenezca a una tribu urbana y ni siquiera lo sepa. Aquí perfilamos a los grupos más populares de nuestra era, para que se identifique usted mismo o a sus amigos.

Swagger

[[nid:448134;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/swagger.jpg;left;{Foto: El País}]]

Cómo son:  Es una subcultura adolescente fraguada por la influencia del hip hop. Quienes pertenecen a esta tendencia se hacen llamar swagger o swagy. El estilo se dio a conocer cuando Justin Bieber comenzó a tener fama, inspirado en su tutor, el rapero americano Puff Diddy. Ser swag  es una forma de caminar, hablar, pensar, vestir. 

Qué necesita:   Por definición el swag es un estilo totalmente relacionado con la música y los excesos en el estilo de vivir o vestir, para entenderlo por completo  solo tiene que pensar en un rapero para recordar sus movimientos.  Vistase de modo que se resalte la ropa nueva, moderna, entallada y meticulosa.  Incluya accesorios XXL y con mucho brillo. Elimine toda la ropa descolorida, manchada o desgastada de su clóset, porque vestirse al estilo swag consiste en verse fresco y limpio. Trate de lucir original, no una copia.

[[nid:448137;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/muppie.jpg;right;{Muppie.Foto: El País}]]

Cómo son: Se trata de la nueva generación de nativos digitales que pueden hacer mil cosas a la vez, al mismo tiempo que se desviven por llevar una vida sana. El término fue inventado de la unión de ’millenial’ y ‘yuppie’ por la escritora estadounidense Michelle Miller en su libro ‘The Underwriting’, que engloba a una serie de jóvenes entre 25 y 35 años que se esfuerza para conseguir el éxito laboral, más por satisfacción personal que por una buena remuneración.  

Qué necesita:  Tener  trabajo que no lo ate, destinar  tiempo a ser voluntario y convertirse en un adicto a las redes sociales. Cada fin de semana haga un viaje espontáneo o realice algún ejercicio al aire libre y publíquelo en Facebook e Instagram.   Debe hacer de  la ingesta de alimentos saludables su verdadera droga. No está de más llenar la pared de su sala de diplomas e inscribirse a varios cursos de idiomas. 

[[nid:448139;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/hipster.jpg;left;{Hipster.Foto: El País}]]

Cómo son: A nivel de clases sociales, el movimiento se originó entre las clases medias y medias-altas. Sin embargo, su ideal aspiracional es llevar un estilo de vida bohemio que  deje bastante tiempo libre para disfrutar de  actividades creativas. Según su punto de vista el trabajo es un mal necesario, generalmente reservado a las masas urbanas, de las cuales, por definición, un buen hipster no forma parte. 

Qué necesita:  Es mejor que no sea visto en bares o discotecas, reúnase con sus amigos o asista solo a cafés o restaurantes. El café es la bebida hipster por excelencia, pues al contrario del alcohol, no es relajante sino estimulante. Son identificados por su forma de vestir al estilo vintage elegante. Adquiera una  personalidad relajada e indolente, pero sin lugar a poses demasiado forzadas. Compre unas gafas de pasta y úselas hasta en la ducha.

[[nid:448141;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/lumber.jpg;right;{Lumbersexual.Foto: El País}]]

Cómo son:  Aquellos que prefieren un look más natural y desarreglado. Van en contra de los ‘metrosexuales’ amantes a las cremas y a los ‘spornsexuales’, adictos al gimnasio y las vitaminas. El término se deriva de la palabra ‘lumberjack’  que significa leñador. Es fanático de la aventura, le gustan las actividades al aire libre, tareas extenuantes, los temas profundos, es un romántico aunque no lo diga, le gusta ser dominante y sentirse como un protector    

Qué necesita:  Elegir  ropa que represente su masculinidad, su mejor accesorio será su barba (entre más frondosa, mejor),  seguido por un look natural y relajado en su cabello, sin una gota de gel y con visible movilidad. Compre todo un lote de camisas de cuadros y procure que las mangas le queden suficientemente ajustadas como para mostrar sus brazos musculosos.

[[nid:448145;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/yuccie.jpg;right;{Yuccie.Foto: El País}]]

Cómo son:  La suma de  un hipster y    un yuppie = Yuccie.  Es un ‘Young Urban Creative’, es decir,  jóvenes urbanos y creativos. Son los hipsters del mundo de los negocios.  Son los profesionales con éxito que destinan sus ingresos a la adquisición de productos de lujo,  debido a que  quieren vivir solo de lo que les hace felices. 

Qué necesita:  Un trabajo ‘freelance’ que le deje muy buenos ingresos y mucho tiempo libre para exhibir todo lo que compra. Debe ser menor de  35 años, viajar mucho y publicar por lo menos una vez al día en Instagram una imagen producida. Los hombres están limpios y bien afeitados y las mujeres deben amar los tacones y las faldas tipo lápiz.

[[nid:448146;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/cosplay.jpg;left;{Cosplay.Foto: El País}]]

Cómo son:  Es una sub cultura aferrada al cómic, al cine y a la Tv. El cosplay se disfraza  de un personaje animado determinado y lo interpreta en la vida real, imitando sus gestos, expresiones, forma de hablar, actuar y demás.  

Qué necesita:  Tener la acreditación para asistir a la próxima versión de Comic Con, la Convención Internacional de Cómics de San Diego. En lugares como Japón y Corea, el cosplay tiene una importancia tan grande que incluso existen discotecas a los cuales los jóvenes asisten con su disfraz y se comportan como sus personajes favoritos.  Invierta todo su sueldo en accesorios relacionados con  cómics,  videojuegos, cine y televisión.

[[nid:448148;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/needy.jpg;right;{Needy.Foto: El País}]]

Cómo son:  Su vida se define en una tragedia tras otra, con el fin de atravesar el proceso de superación. Son adictos a los libros de superación e hicieron de ‘El secreto’ su nuevo testamento. Sus fines de semana están reservados para  seminarios o cursos de autoayuda y autoconocimiento. ‘Usted puede sanar su vida’, es su lema.   

Qué necesita:  Compre antidepresivos, goticas de valeriana,  lectura sobre psicología y autoconocimiento y un cupón en internet que le permita un buen descuento en un curso de emprendimiento. Escuche música que le diga como debe sentirse y haga un mural con el mapa de sus sueños. Todas las mañanas repita un mantra que le ofrezca un poder especial y por si las dudas encienda una vela. Comparta toda cuanta imagen de autosuperación se le atraviese en redes e incluya a todos sus contactos en cadenas de oración. La unión hace la fuerza.  

[[nid:448150;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/foodie.jpg;left;{Foodie.Foto: El País}]]

Cómo son:   Profesan un amor apasionado por la comida. Es común verlos en la inauguración del nuevo restaurante de la ciudad o en maratones gastronómicas. Un foodie  por lo general siempre está acompañado de otro foodie. Son todos unos expertos y se erigen como los nuevos exploradores gastronómicos. La palabra fue creada en 1984 por el periodista británico Paul Levy junto con Anna Barr y Mat Sloan para su libro ‘The official foodie handbook’.    

Qué necesita:  Convertirse en una persona de gustos exquisitos. Dedique  buena parte de su tiempo a conocer todo lo relacionado con la gastronomía. Lo primero que debe hacer al indagar sobre su nuevo destino de vacaciones es investigar sobre la oferta alimenticia. Anteriormente se dedicaban a tomar fotografías para ser publicadas por revistas, ahora inundan las redes con sus provocativos platillos.

[[nid:448153;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/dinky.jpg;right;{Dinky.Foto: El País}]]

Cómo son:   Son parejas cuya realización no consiste en formar una familia tradicional. Quieren crecer profesionalmente, viajar y no perder oportunidades. En los países desarrollados la decisión de no traer hijos al mundo, o de postergar la maternidad hasta el límite mismo de la capacidad reproductiva de la mujer, es tan popular que el fenómeno fue bautizado con la sigla Dinki, de “Double income, no kids”, que significa “doble sueldo, ningún hijo”.   

Qué necesita: Una pareja con la misma definición de futuro en familia. Tener mucha participación en su vida cotidiana, de la tecnología. Debe sentir atracción por  el diseño, lo lúdico y el consumo hedónico, como la cocina gourmet. En lo personal son muy individualistas y egocéntricos, buscan la satisfacción inmediata. Debe haber una comunicación abierta con la pareja, que incluya límites y respaldo.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad