Relaciones virtuales: ¿cómo saber si se enamora de alguien real?

Noviembre 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Relaciones virtuales: ¿cómo saber si se enamora de alguien real?

Los sitios de citas como match.com se basan en algoritmos científicos que permiten que los usuarios se conecten con los perfiles más afines a sus preferencias.

A pesar de la amplia aceptación que los sitios de citas y las aplicaciones móviles han ganado en nuestra región, aún existen temores.

La dinámica en las nuevas maneras de relacionarse han cambiado en la era digital,  donde las redes sociales y la interacción en la web imperan. 

Cada vez es más aceptado socialmente el uso  de la tecnología 2.0 para encontrar personas afines, es decir, con intereses y sueños en común, acortar las distancias y establecer relaciones que culminen -quizá- en amor. 

Según estadísticas de tendencias y hábitos, más del 75 % de usuarios de los sitios de citas por internet  buscan una relación seria y 1 de cada 5 asegura haberla encontrado.

Por ello Match.com, portal líder de citas online, realizó  una encuesta entre 800 usuarios masculinos y femeninos, y reveló que  muchos aseguran sentir temor de  registrarse en dichos sitios  y exponer virtualmente su deseo de encontrar pareja.

 Y 71 % de los encuestados admitió que se registró en  sitios como estos iniciativa propia, mientras que  18 % lo hizo atendiendo  la sugerencia de un amigo. Apenas 41 % le ha contado a algún amigo que está registrado en un sitio virtual de citas, y 47 % aún no se atrevió a contarle a nadie. 

Curiosamente,  55 % de los usuarios que contestaron la encuesta niegan avergonzarse de tener un perfil en un sitio de citas  y  26 % admite sentir un poco de vergüenza, mientras que   19 % sí confiesa tener dicho sentimiento. 

El temor previo a registrarse en el sitio fue experimentado por un 62 % de los participantes, y  los temores más comunes que mencionaron fueron: que las personas mientan en la información de su perfil (45 %), conocer a una persona peligrosa, psicópata o pervertida (28 %) o que usen su información para otros propósitos (24 %).

Claro que con el tiempo estos usuarios superaron sus temores según la encuesta. El  57 % aseguró estar registrado en más de un sitio de citas y  51 % ya le ha sugerido a algún amigo o amiga que se registre también. El 22 % indica haber tenido buenas experiencias,  19 % habla solo de malas experiencias y  59 % asegura haber vivido  ambas.

Y ¿qué les gusta de interactuar online? Según los consultados, pueden conocer un mayor número de posibles parejas con intereses en común (44 %), tienen más tiempo para interactuar con la persona y decidir si quieren dar el siguiente paso (29 %), y  se sienten seguros al no tener que conocerlos de inmediato (24 %).

La experta en relaciones de Match.com, Valeria Schapira dice que “cuando buscas el amor en un portal realizas una selección exhaustiva de características físicas, de personalidad, distancia geográfica, entre otras, de acuerdo a tu lista de deseos”.

Simplemente no te quiere

Schapira da algunas señales de que ese vínculo naciente puede no funcionar:

Es desatento

Hay personas que son así por naturaleza, por distracción o simplemente porque se miran demasiado el ombligo. Lo primero que debe preguntarse es si quiere tener un romance con alguien tan  falto de cortesía. La falta de atención  significa falta de interés. En  la primera fase de una relación, el otro está pendiente de complacernos, aunque sea solo para asegurarse la continuidad de la misma. 

Él o ella nunca tiene tiempo

Cuando se comienza un romance es tanto el entusiasmo que se saca tiempo de donde no lo hay. Si él o ella nunca están disponibles es probable que tampoco tengan ganas de estar con usted.

No habla de su familia, de su trabajo, ni de sus amigos. No quiere que conozca su intimidad. Puede que sea muy reservado,  pero lo más probable que no esté dispuesto a compartir su vida.

Quien quiere  no es mezquino con su tiempo, su energía ni su afecto. “Quien se esfuma  no quiere compromisos. Las mujeres son especialistas en explicar lo inexplicable. Esquive a quien la esquiva.  

La entrega, las ganas de estar con otro, el dar y el recibir deben fluir sin planificarlo.

Apps y sitios de citas

Una aplicación no es lo mismo que un sitio de citas. Ambas están destinadas al encuentro aunque sus usuarios y modalidades de funcionamiento son diferentes.

¿Qué es una aplicación?

Las aplicaciones de todo tipo se han vuelto masivas desde la llegada de los teléfonos inteligentes, que acompañan todos nuestros movimientos. La más popular para el encuentro es Tinder, que sincroniza con la cuenta de Facebook, desde allí toma el nombre, la foto y a partir de  eso diseña el perfil visible. 

Una vez online, comienzan a desplegarse los perfiles de fotos de hombres o mujeres cercanos al lugar en el que se encuentra el usuario (funciona por geolocalización). Al deslizar el dedo sobre la pantalla  se indica si gusta o no la persona que se está viendo. Si dos coinciden, se abre el chat y de allí al cara a cara sólo media coordinar dónde verse.  Es simple, es cómodo y rápido y muy popular entre los llamados “nativos digitales”. Tinder acaba de incorporar el “súper me gusta” para poder decirle a ese hombre o mujer que es muy especial.

Las aplicaciones no solicitan demasiada información; se nutren más que nada de las fotografías como atractivo principal.

Hay quienes acusan a las aplicaciones de encuentro como las responsables de favorecer contactos “livianos” o relaciones sin compromiso. Como si en esto de la seducción hubiera recetas únicas. Lo que puede surgir como un momento de diversión también puede derivar en un amor duradero. 

¿Qué es un sitio de citas?

 Es un portal en el que hombres y mujeres se registran y luego se suscriben con la finalidad de encontrar a una pareja. Los hay de todas las características: algunos focalizan en construcciones con compromiso, otros en encuentros más fugaces.  

A diferencia de las aplicaciones, en un sitio de citas se solicita profusa información acerca de quienes se registran. Esto posibilita el pleno funcionamiento de los algoritmos que hacen que se den los “match” entre los suscriptores. La descripción incluye fotos, gustos, información personal, etc., así como características geográficas, de personalidad, hobbies, etc. que se desean en el compañero buscado. Esto facilita acudir al encuentro del otro con un conocimiento previo y, en general, se da una interacción de al menos una semana vía chat, mail, Skype, etc. El éxito de las parejas que se forman tiene que ver con el grado de coincidencias con que se llega a la cita.

Esta manera de vincularse es muy común en Estados Unidos y Europa hace más de quince años y crece a pasos agigantados en América Latina. Portales como estos  son muy elegidos por quienes tienen más de 30 años de edad y, además de gran número de solteros, muchos separados o divorciados deciden darse una nueva oportunidad en el amor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad