Reglas de oro para que su 'vida virtual' este 2017 no quede en 'modo avión'

Reglas de oro para que su 'vida virtual' este 2017 no quede en 'modo avión'

Enero 10, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Reglas de oro para que su 'vida virtual' este 2017 no quede en 'modo avión'

Por favor, si usted está emocionado con un nuevo juego en Facebook, disfrútelo a solas, no envíe 100 invitaciones cada media hora, eso aburre..

“Año nuevo, vida nueva”, dicen por ahí. Aproveche estos doce meses para mejorar su comportamiento en las redes sociales.

Ya han transcurrido 10 días del año y si usted aún no ha redactado su lista de propósitos para este 2017, ha llegado a la página correcta. Aquí encontrará una lista de ejemplos que podrá aplicar en el uso de las redes sociales. 

Tal vez pueda parecerle algo superficial, pero, ¿tiene cuenta en Twitter, Facebook, Pinterest, Snapchat, Instagram y demás plataformas para socializar con la comunidad virtual? ¿Dedica varias horas del día a actualizar sus perfiles, enterarse de lo que otros publican, quizás leer la prensa o simplemente entretenerse con contenido gracioso? 

Si es así, usted debe ser consciente de que parte de su vida ha sido trasladada a las redes y que quizás la mayor parte del tiempo su interacción con otros seres está mediada por un smartphone o una tableta.

De hecho, hay quienes afirman que tomarse las redes sociales muy en serio puede ser malo para el  bienestar general, que esto puede desencadenar una adicción, depresión, disminución en la productividad

Es por eso que resulta   recomendable conocer los códigos de comportamiento en la era digital para que su vida virtual no quede en “modo avión”: existe, pero no disponible para interactuar con los demás.

¿Hasta dónde ir sin llegar demasiado lejos? A veces es mejor no dar ni el primer paso. Eso lo sabe hasta Facebook que el año pasado  aclaró sus reglas sobre qué es apropiado publicar, principalmente en temas delicados como la violencia, la incitación al odio o la apología del terrorismo.

No insista, quizás a algunos les parezca muy gracioso burlarse de la apariencia de alguien, de su forma de vestirse o de su limitación física, pero esas actitudes solo  son indignantes y lastiman a la víctimas y a las personas de su entorno. ¿No le parece suficiente con el maltrato que se dan la personas en la “vida real”?

Si hay algo realmente molesto en las redes sociales es el “amigo” que todo lo comenta convirtiendo cualquier cosa en polémica, el de los peros, el sabelotodo que actúa como si su única función en el mundo es esperar cada una de sus actualizaciones para dejarte en ridículo. No se convierta en esa clase de espécimen virtual que es aborrecido por la mayoría. En serio, deténgase, no lo haga. De vez en cuando póngale una mordaza a sus dedos o suelte el celular si siente las ganas de iniciar una nueva ciberpelea.

Esas publicaciones de “Si compartes esto alimentarás a 500 niños en África” no solo molestan por ridículas (ningún post tiene el súper poder de alimentar), sino porque se aprovechan de las emociones de los demás lectores para ganar interacciones (cantidad de compartidos y ‘likes’) a cambio de promesas que no tienen ni la mínima intención de cumplir. 

Si tiene ganas de ayudar a una comunidad vulnerable, lo mejor es que se acerque a una ONG o fundación que realmente esté adelantando acciones para erradicar el hambre, la pobreza o una enfermedad que aqueja a un grupo poblacional. No caiga en la manipulación ni se deje manipular.

Para poner en práctica

¿Somos groseros?

Aunque internet ha servido para acercar a millones de personas en el mundo, también ha sido un canal para alejarlas. Una encuesta realizada por la compañía VitalSmarts revela que la gente se está volviendo más maleducada en los medios sociales y dos de cada cinco usuarios han perdido contacto tras un altercado virtual.El estudio mostraba historias como la de una familia que no se hablaba desde hace dos años después de una discusión a través de internet, tras la que un hombre subió una vergonzosa fotografía de su hermana y se negó a retirarla.La encuesta sacó a la luz un aumento  de la falta de civismo en la red, dado que la gente no tiene problema en mostrarse menos educada virtualmente que en persona. Según la investigación,  uno  de cada cinco usuarios ha reducido sus contactos cara a cara con algunas personas que conocieron en la vida real después de mantener discusiones a través de internet. 

Sea suave 

Joseph Grenny,  copresidente de  VitalSmarts,  propone tres normas para mejorar las conversaciones a través de internet: evitar los monólogos; reemplazar las palabras vagas y moralistas; y no realizar ataques personales.En los correos electrónicos:  escriba en un tono amable, evite  el uso continuo de las mayúsculas (porque parece que estuviera gritando), no mande cadenas, ni utilice la opción ‘Responder a todos’ para decir su opinión, no finja que no recibió un correo ni dé por hecho que este siempre se lee. Recuerde saludar y despedirse, revise su ortografía y redacción, no de nada por sentado, vaya al grano y no desaproveche nunca el recurso de una llamada.

No problemas: Hay un meme que reza “No publiques los problemas de tu relación en Facebook. Si a tu pareja no le importa, imagínate a nosotros”.  Ventilar las discusiones con su pareja, los desencuentros con sus jefes o hermanos solo le dejarán expuesto a las burlas y a comentarios que por su naturaleza le dejarán   emocional- mente peor de lo que ya estaba.

No sea un ‘hater’: Citando al querido Juan Gabriel, “¿pero qué necesidad?, ¿para qué tanto problema.?”. Si algo tiene contra el mundo, contra su trabajo, contra su propia vida, ¿qué culpa tienen los demás? ¿Por qué convertirse en ese villano al que todos quieren dar ‘unfollow’, silenciar bloquear? Los ‘haters’ no solo son una cuestión de juego, realmente afectan la existencia de sus víctimas y envenenan el oxígenos virtual de las redes.

Deje la intensidad. Si bien es su cuenta personal, ¿en serio cree que a sus seguidores le interesa el ‘minuto a minuto’ de su transformación, paseo, vacaciones o salidas a rumbear? Nadie quiere encontrar en una página de inicio mil quinientas fotos de una misma persona en las mismas cuatro poses haciendo nada.

Encierre al stalker

Si usted valora su propia tranquilidad, en serio, deje el pasado a donde pertenece. Revisar cada red social de su ex solo le traerá recuerdos que le harán llorar, rabiar o deprimirse. ¡Vamos, supérelo/a! Esa persona está feliz, salió adelante con alguien. Haga lo mismo, permítase olvidar y entre menos sepa mejor. Así no se expone al bochornoso ‘like’ en Instagran, Twitter y Facebook por error. Cuando sienta esas ganas de ‘stalkearle’, deje el celular en casa, salga al parque, corra o cómase un helado, al cabo de un rato ya se le habrá pasado la curiosidad.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad