Radiografía del 'Trap', la banda sonora del sexo, las drogas y el crimen
ENTRETENIMIENTO

Radiografía del 'Trap', la banda sonora del sexo, las drogas y el crimen

Agosto 20, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Anderson Zapata / reportero de El País 
Maluma, cantante de música urbana

Maluma, cantante de música urbana

Colprensa

"Estoy enamorado de cuatro babyes, siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo y ninguna me pone pero”, es la letra de una de las canciones más escuchadas del momento en todo el país.

Se trata de ‘Cuatro babys’, el sencillo que estrenó Maluma en octubre del año pasado y con el que abrió las puertas al género trap en Colombia. Desde su estreno, esta producción desató gran polémica por sus letras explícitas sobre sexo, drogas y violencia.

Los oídos menos afinados pueden confundir fácilmente el trap con el reguetón, pero para los amantes del género insignia de Puerto Rico es inconcebible que no se sepa que se trata de dos géneros distintos.

El trap no es un género nuevo, pero llegó a Latinoamérica hace poco. Nació en el sur de Estados Unidos en los años 90, cuando los raperos de Atlanta empezaron a mezclar los ritmos del hip hop con la música electrónica. El término trap proviene del argot estadounidense para denominar el lugar donde se vende droga ilegalmente o al hecho mismo de venderla.

Expertos en música urbana coinciden al manifestar que las letras del trap no intentan dar ningún mensaje, solamente narran de forma explícita historias de lo que viven algunas personas en guetos (barrios habitados por personas que tienen un mismo origen o condición), como el tráfico de drogas, riñas, armas, sexo, fiestas, excesos, dinero, marginalidad y decadencia.

“Conocí a cantantes internacionales de trap que me influenciaron y me motivaron a componer melodías para las mujeres. Escribí muchas canciones de trap pero por cuestiones con mi compañía discográfica solo estrené una titulada ‘Mansiones, viajes y millones’”, explica Freddo, artista caleño de música urbana y añade que para él “el trap es la representación de la calle. Es flow puro”.

Durante los primeros años del nuevo milenio, y pese a las críticas, el trap comenzó a emerger como un género reconocido después del éxito de varios álbumes y sencillos.

Sin embargo, fue en esa misma época cuando el reguetón estuvo en pleno apogeo, es decir, entre el 2000 y 2003, años en que el trap era apenas un género que se atrevieron a probar, sin mucho éxito, algunos raperos como Yaga & Mackie, De La Ghetto, Arcángel y Randy, unión de la que salió ‘El Pistolón’, considerada la primera canción del trap latino.

Fue entonces hasta el 2015, tal vez gracias a que el público estaba cansado de escuchar más de lo mismo, que el trap empezó una rápida carrera en ascenso de la mano de los artistas que hasta ese momento solo habían hecho reguetón. Se empezaron a escuchar letras como: “Sé que te pasas negando, todo lo que tú y yo hacíamos. Queda en tu mente grabado todas las veces que nos desvestíamos, ahora me paso pensando, cómo tú puedes vivir así, diciendo que no sabes que entre sábanas tú te entregabas a mí”.

Para Andrés Duque, locutor y DJ de la emisora urbana Mix, “cuando el trap ingresó a América Latina, los cantantes de reguetón vieron en él la oportunidad perfecta para figurar en el mercado y obtener mayores ganancias. Los reguetoneros de alguna u otra forma han pulido un poco las letras del trap para que sea más comercial”.

Así fue como se montaron al tren del trap los reguetoneros de la vieja guardia: Daddy Yankee, Cosculluela, Ñejo, Farruko, Ñengo Flow, J Balvin y otros que llevan menos tiempo en la escena de los géneros urbanos, como Maluma, Ozuna, Bryant Myers y Anuel AA. Este último es un puertorriqueño considerado el máximo exponente del trap y actualmente paga una condena en la cárcel federal de Guaynabo, Puerto Rico, por porte ilegal de armas.

Pero no todos los reguetoneros clásicos se subieron al tren del trap. Por ejemplo, Don Omar manifestó hace varios meses que no tenía nada en contra de los muchachos de la nueva generación que están ‘pegados’ con el trap, “los respeto pero por mi parte no grabaría trap, pues su letra no me gusta, es muy explícita, demasiado ‘chingar’ (muy sexual) no va con mi estilo”.

El puertorriqueño, autor de temas como ‘Pobre diabla’, ‘Salio el Sol’ y ‘Danza Kuduro’, agregó que: “Mi estilo es el reguetón, eso no cambiaría nunca hasta que me retire de la música, luchamos para que el género fuese aceptado por el mundo y no fue algo que logramos de un día para otro. El regguetón no será apagado por una simple moda”, finalizó.

¿Cambiarán las letras del trap?

“Fue todo un gran drama. Es una canción que ni siquiera compuse y todo el mundo me preguntaba por ella. ‘Cuatro babys’ es trap, a todo el mundo le gusta, y voy a cantar igualmente estas canciones aunque la gente se cuestione si está bien o mal, porque el trap es un tipo de música muy popular en las calles y a la gente le encanta oírlo”, dijo Maluma cuando le preguntaron qué pensaba sobre los comentarios que provocó su éxito ‘Cuatro babys’.

Obviamente esta no es la única canción de trap que ha generado polémica. En algunos países varias emisoras han vetado diversas composiciones por considerar que hacen apología al crimen, al consumo de drogas y a la violencia de género.

“Lo que caracteriza a la música urbana es que en ella se cuenta la realidad de la calle sin maquillaje. Además, hay otros géneros musicales que hablan de temas similares como el despecho, en la música popular. Incluso, la salsa muchas veces invita a hacer el amor y el vallenato habla de traición e infidelidades”, explica ‘Jumpy’, reconocido locutor y deejay de la emisora Rumba Estéreo.

Para ‘Jumpy’, las letras de las canciones de trap no deberían cambiar, pues para él el éxito del género es “la forma como sus letras cuentan lo difícil que es la vida. El futuro que le veo al género es bastante, pues hasta Shakira se animó a hacer trap en la canción que grabó al lado de Maluma (‘Chantaje’). Si siguen así como van y lo refrescan seguro llegará más lejos”.

Por su parte, Andrés Duque considera que si los artistas quieren llegar a más públicos, las letras de sus canciones deben ‘bajar de revolución’ y ser menos vulgares. “Probablemente en los próximos años las letras del trap serán más limpias. Palabras como maleante y drogas, y sonidos de tiros y peleas irán desapareciendo, pues el artista trabaja por dinero y necesita comercializar su música. Para ello es necesario bajarle el calibre a sus canciones”.

Por ahora, lo único cierto es que el trap esta globalizado y se han realizado enormes festivales como el Miami trap festival, Ultra Music y Tomorrowland, algo que hasta hace poco tiempo era impensable. Además, cada día se conocen nuevos artistas y productores que hacen parte del género como: Future, Chief Keef, Waka Flocka, o el reconocido productor Lex Lunger. El futuro es prometedor para el género que es escuchado desde el estrato seis hasta el uno.

El trap de la prisión

Desde que Anuel AA fue arrestado en abril del año pasado por violación a la ley de armas en Puerto Rico, muchos se han preguntado quién es este joven de 23 años que permanece recluido en la cárcel federal en Guaynabo.

Lo poco conocido que resulta ser Anuel AA dentro del mundo comercial responde, en parte, a que el artista no goza de difusión en la radio ni en otros medios porque el contenido de sus canciones no lo permite.

Anuel AA hace un tiempo consiguió un contrato en Miami con el sello discográfico Maybach Music, del rapero americano Rick Ross, en la división latina de la empresa. Para entonces hizo rap y trap.


Una vez se decide por el trap de la calle, comienza a ser escuchado con fuerza en las redes sociales y en las discotecas del país. Sus letras las escribe en la cárcel.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad