"Quise estar en la serie de Garzón porque es la historia de mi país": Diana Wiswell

"Quise estar en la serie de Garzón porque es la historia de mi país": Diana Wiswell

Enero 25, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Por Isabel Peláez - reportera de El País
Diana Wiswell, actriz caleña

Cuando quedé en ‘Azúcar’ juré que iba a grabar en el Valle, pero me tocó en Madrid, Cundinamarca. Cruzo los dedos para que llegue una historia muy caleña para estar en mis paisajes”, dice Wisell.

Foto: Especial para El País

Si bien ‘Garzón vive’ es uno de los programas con menos audiencia en las noches en Colombia, con 5.2 puntos de rating, superada de lejos por las producciones ‘Sin tetas sí hay paraíso’, con 14.7 puntos de rating y ‘Tarde lo conocí’ con 14.5, esta telenovela ha revivido la figura de Jaime Garzón y ha puesto a hablar a nuevas generaciones sobre él.

Justamente una caleña, Diana Wiswell Cajigas, interpretará a la hermana de Jaime Garzón en la polémica telenovela que sobre el abogado, periodista, humorista y pedagogo transmite el canal RCN.

Debido a los señalamientos de Marisol Garzón, quien anunció que emprenderá acciones legales por la “usurpación de la marca de Jaime Garzón Forero”, el personaje que hará Wiswell se llamará Julia —no Marisol— y aunque tendrá protagonismo en la historia, no será el mismo que en la vida real jugó la hermana de Garzón, asesinado el 13 de agosto de 1999 en Bogotá.

Antes de este papel, tal vez por sus ancestros británicos (su primer apellido, Wiswell, proviene del pueblo del mismo nombre en el condado de Lancashire, Inglaterra, y el segundo, Cajigas, es español), la blancura de su tez y su cabello rojizo, sumado a su rol de Raquel, la mexicana en ‘Celia’, muchos la creían inglesa o mexicana.

Ahora, la caleña que también hizo parte del elenco del ‘remake’ de ‘Azúcar’, con su pelo negro y tras muchas entrevistas en las que sale a flote su acento caleño, ha tenido mayores oportunidades de cásting como latina. Además, el papel de la hermana de Garzón, que supuso todo un honor y un reto, la ayudó a salir de una depresión. Así habló:

¿Qué diferencia a la hermana real de Garzón y a la de ficción?
En la telenovela se le cambió el nombre porque ella no estuvo de acuerdo en hacer una producción sobre él y no cedió los derechos.

De resto, es un personaje muy sincero, una cómplice de él, una amiga, que también le jala las orejas, le pone el tatequieto por sus locuras y le hace caer cuenta de sus errores.

¿Cómo influyó en Jaime?
Ella era más conservadora que él en su sentir, y más religiosa. Jaime no iba con las normas y las políticas de la época, era más contestatario. Ella era su equilibrio, lo invitaba a poner los pies en la tierra, a no meterse en más problemas por su franqueza, para que eso no jugara en su contra.

¿A qué cambios físicos se sometió para interpretarla?
Después de 12 años de tener el pelo de otro color, ‘Garzón vive’ me pintó el pelo de negro. Me parezco más a mi mamá cuando era joven, a mi familia le encanta por eso y, al parecer, le debo muchas oportunidades de cásting a este cambio de look. Este papel me revivió la esperanza.

¿Por qué le revivió la esperanza?
Estaba muy triste. Cuando me llegó el papel de Julia Garzón venía de no hacer nada en mucho tiempo, solo una obra de teatro y en televisión había hecho dos capítulos en ‘La ley del corazón’.

Yo decía: “he estudiado, he invertido, soy nerda con cada personaje, investigando, leyéndolo, tratando de entender qué es vivir desde el otro, pero venía de una racha de no tener trabajo y fue como si esto me devolviera la magia. Me conectó con un personaje que me movió muchas fibras, como mi amor por mi país y por un héroe nacional.

Diana Wiswell, actriz caleña

¿Qué tanto afectó a su papel el que la hermana hubiera estado en
desacuerdo con la telenovela?

Justamente, por ella no haber otorgado los derechos, el personaje va a salir al final, porque no se explotó de la manera como pudo haberse dado. Ella y Garzón fueron muy cercanos.

Yo aparezco como en el capítulo 26, cuando ella era monja, después deja los hábitos y vuelvo a salir en los últimos 20 capítulos, cuando ella va a cuidar a su mamá, con Alzheimer y en la última parte de la historia, la más visible para la gente.

¿Intentó acercarse a la hermana de Garzón para preparar el personaje?
Yo tenía gente que la conocía, tenía cómo llegar a ella, pero no lo hice porque pensé que no le iba a gustar que alguien se le acercara a hablarle de algo con lo que no estaba de acuerdo.

Pero todos los libros que ella había publicado sobre él los compré y me los leí, vi las entrevistas que le hicieron, los documentales y llegué a entenderla.

¿La intimidó que ella no estuviera de acuerdo con la telenovela?
Ella habla mucho de cómo mostraron a Jaime en la telenovela ‘Tres Caínes’, pero yo sabía que esto no era igual, se le ha dado un trato diferente. Para nada se dice que sea un guerrillero.

Pero más que meterme en esos asuntos, apenas supe que iban a hacer una historia de Jaime Garzón dije: “Quiero estar ahí porque es la historia de mi país”, de un hombre valeroso que lo arriesgó todo por sus ideales, incluso la vida.

Después del cásting prendí velitas, recé. Como el personaje era religioso invoque, muy respetuosamente, esa energía bonita de Garzón para que -si esta historia iba a servir para que el país volviera a escucharlo- me permitiera estar ahí.

¿Cómo considera el papel que ha desempeñado Santiago Alarcón?
Desde que llegué al set y lo vi de reojo en el personaje, sentí un timbronazo, sin haber conocido a Garzón, pero muchos de mis compañeros que sí lo conocieron se erizaron.

El trabajo que hizo es impecable, se conectó demasiado con Jaime y con sus personajes, lo que implicó un doble desafío. Fue comprometido, muy serio y un ejemplo para todos nosotros.

¿Se puede decir que tuvieron buena química de hermanos?
Mucha. En la última escena que tuvimos, mi personaje se estaba despidiendo de él muy enojada, por una embarrada que Jaime había hecho y que a mí me costó porque era una despedida casi que doble para mí, como Diana y como el personaje.

Me dieron ganas de llorar y yo no tenía que llorar en esa escena. Al fin la logramos y Santiago me abrazó, y como si Jaime hablara a través de él me dijo: “Gracias por haber sido mi hermana, sé que te va a ir muy bien”.

¿Representar a la hermana de Garzón fue una doble responsabilidad?
Sí, claro, lo que hemos visto hasta ahora ha sido la interpretación de Isabella Sierra y Juliana Sierra, como niña y adolescente.

La hermana de Garzón no ha visto mi trabajo y siento una carga porque no quiero irrespetar lo que ella es y lo que siente por Jaime. Distinto a lo que ella piensa de la novela, para mí es una manera de querer a Jaime, de revivir esa historia que todo colombiano merece conocer.

Siento pudor frente a lo que pueda pensar de los últimos capítulos, los más fuertes.

¿Ahora sí vienen más series y películas para usted?
Sí, estoy en la serie web ‘Selección Natural’, que en Dublín ganó premio a Mejor Serie LGTBI y, en Roma, a Mejor Serie Extranjera. Ahora participa en Buenos Aires Web Fest, sobre la muerte de una trans que desata un caos social y político.

En la película ‘Belleville Cop’, de Rachid Bouchareb, soy la única colombiana haciendo de parisina. Y seré antagonista en la serie de Caracol ‘La reina del flow’, que se estrenaría en abril o mayo.

Y con Catalina Ramírez Chaves, con quien hicimos el corto que fue seleccionado en el Ficci en 2017, ‘Love and Cake’, hicimos ‘Melina’, del que saldrá un largometraje, estamos escribiendo el guion.

Le puede interesar también: "Cali es una de mis obsesiones literarias", Pilar Quintana

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad