¿Quién es Tommy Wiseau?, el artista detrás del 'desastre'

¿Quién es Tommy Wiseau?, el artista detrás del 'desastre'

Enero 31, 2018 - 10:52 a.m. Por:
 Lorena Gallego - Especial para El País
Tommy Wiseau, el artista del desastre

James Franco personifica a Tommy Wiseau, conocido en Estados Unidos como 'el artista del desastre'.

Foto: Agencia EFE

Cuando Tommy Wiseau le presentó al mundo 'The Room' estaba seguro de que su película era un drama tan bien logrado que trascendería en el tiempo y sería un referente para cualquiera que aspirara a hacer cine.

Aunque logró lo primero, no lo hizo de la forma que esperaba pues 'The Room' se convirtió en una película de culto por ser la "mejor peor película de todos los tiempos".


Y es que 'The Room' parece hecha por un extraterrestre que estaba estudiando el comportamiento humano, pero que fue muy poco lo que realmente aprendió.

Esta afirmación no dista mucho de la realidad si nos ponemos a pensar en quién es Tommy Wiseau: un tipo de excéntrica vestimenta, unos rasgos bastante extraños y un marcado acento del Este europeo, que oculta su edad, su origen y que a veces asegura ser un vampiro.

Lo poco que se conoce sobre él, lo contó su mejor amigo, Greg Sestero, quien interpreta a Mark en su película, y que en el libro 'The disaster artist', narra la odisea que fue grabar la película.

Tommy Wiseau, el artista del desastre

Según este libro, Tommy es oriundo de alguno de los países que integró la desaparecida Unión Soviética. Era un niño extremadamente pobre que odiaba el socialismo y soñaba con vivir en 'el país de la libertad' pero, sobre todo, con ser un artista.

Por eso empezó a trabajar desde una edad temprana hasta que logró emigrar a Francia con su primo. Vivió y trabajó duro allí, hasta que su primo fue deportado, momento en el que logró contactar a un tío que vivía en New Orleans, quien accedió a recibirlo.

La convivencia con su tío y la esposa fue buena hasta que Tommy tuvo un grave accidente automovilístico en el carro de la pareja. Un amigo músico le sugirió que se fuera a vivir a San Francisco: si quería ser un artista ese era el lugar para hacerlo.

Allí logró establecerse y hacer una fortuna, según él, vendiendo juguetes en forma de pájaro. Pero sus sueños de ser artista, actor más específicamente, los había dejado de lado de no ser por unas clases de actuación que tomaba de vez en cuando. Hasta que conoció a Greg Sestero, un joven californiano aspirante a actor con el que estableció una extraña amistad y quien revivió su deseo de ser actor sin importar que Hollywood lo quisiera o no.

Tommy Wiseau, el artista del desastre

Escribió un libreto que no estaba seguro si sería una obra de teatro o una película.

La historia era simple: Johnny, un hombre bueno y querido por todos, se ve inmerso en un triángulo amoroso cuando su 'futura esposa', Lisa, lo engaña con su mejor amigo Mark, lo que desquicia a Johnny hasta llevarlo al suicidio.

¿Cómo una historia tan simple se convirtió en algo tan incomprensible? Escenas que no van a ningún lado, pésimas actuaciones, errores de continuidad, tomas borrosas, son solo algunos de los detalles que se pueden encontrar en 'The Room' y que la hace tan desastrosamente maravillosa.

Los diálogos son tan carentes de sentido que es imposible olvidarlos: "Oh, hi, doggie", "I did not hit her, it’s not true, it’s bullshit, I did not hit her, Oh! Hi, Mark!", "the computer business is too competitive", "what a story, Mark", son solamente algunas de las líneas que el pobre inglés de Tommy Wiseau ofreció a su público y que dejaron una huella indeleble en el cine estadounidense.

Fue tal el impacto que generó en algunas personas la película que aún se siguen presentando funciones de media noche en varias ciudades del mundo donde los fanánticos repiten los diálogos de la cinta, tiran cucharas a la pantalla cada vez que aparece alguna en los portarretratos del apartamento de Tommy y Lisa y simplemente se divierten con el 'drama'.

Entre los seguidores fieles de 'The Room' están actores reconocidos como Paul Rudd, Seth Rogen, Kristen Bell o James Franco, quien fue precisamente el que estrenó la película basada en el libro de Sestero, 'The disaster artist'.

Este filme recibió varias nominaciones en la última entrega de los Globos de Oro y le valió a Franco el galardón como 'Mejor actor en una comedia o musical' por su interpretación de Tommy.

Es así como el pobre niño que en su adolescencia vendía afiches de actores estadounidenses para sobrevivir, consiguió el éxito que tanto anhelaba de una manera muy particular.

El extraño Tommy Wiseau probó que cuando deseas algo con todo tu ser, lo intentas sin desfallecer (y tienes los fondos para hacerlo) puedes convertir tus sueños en realidad de una forma o de otra pero sobre todo que "if a lot of people love each other, the world would be a better place to live".

Vea además: Stranger Things: una serie para entender los traumas del mundo actual

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad