¿Qué tuvo que hacer Clara Lago para interpretar a 'Belén' en 'La cara oculta'?
ENTRETENIMIENTO

default: ¿Qué tuvo que hacer Clara Lago para interpretar a 'Belén' en 'La cara oculta'?

La actriz española habla, desde su país, sobre su personaje en la película del director caleño Andi Baíz. La rival de Martina García tuvo varios retos.

¿Qué tuvo que hacer Clara Lago para interpretar a 'Belén' en 'La cara oculta'?

Enero 31, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez, reportera de El País.
¿Qué tuvo que hacer Clara Lago para interpretar a 'Belén' en 'La cara oculta'?

Clara Lago, actriz española que interpreta a 'Belén' en la película colombiana 'La cara oculta'.

La actriz española habla, desde su país, sobre su personaje en la película del director caleño Andi Baíz. La rival de Martina García tuvo varios retos.

A los 20 días del rodaje de la película ‘La Cara Oculta’, del director caleño Andi Baíz, la actriz española Clara Lago despertaba respeto entre sus compañeros de set, pero también preocupación. Delgada y pálida, parecía enferma.Una estricta dieta y un viaje a lo más oscuro de su interior buscando al personaje de una mujer obsesionada, invadida por los celos y temerosa de perder al hombre que ama, la convirtió en otra. Una mujer que miraba a todos a través de un espejo, pero no podía ser vista. Sola con su personaje, atrapada en un búnker y viendo a través de un cristal cómo su pareja se comporta en su ausencia, la actriz se robó el show.¿Cómo llegó este papel a sus manos?En mi caso fue una cosa muy a lo ‘express’, al principio mi personaje tenía que ser mayor. Después cambiaron el personaje que luego interpretó Quim (Gutiérrez). Al final decidieron que iban a bajar la edad de mi personaje y cuando decidieron hacerme la prueba, en cuestión de una semana, y desde que la hice hasta que me fui a Colombia, pasaron diez días. Fue una cosa muy loca. No hubo mucho tiempo para ensayar.Usted lleva la peor parte en esta historia, es una prisionera en el búnker, ¿cómo se sintió?Lo que le pasa a Belén es muy duro. La experiencia fue intensa, también maravillosa y muy gratificante. Tuvo momentos de mucha intensidad y de pasarlo bien y mal, hubo un poco de todo porque el personaje y la historia son bastante crudos.Pidió quedarse en el búnker sola.¿Sintió claustrofobia?Bueno, la verdad es que no me llegué a quedar tanto tiempo como a mí me hubiera gustado. (Risas) Porque no me dejaban. Los productores me dijeron que no podía ser, pero conseguí que me dejaran quedar una noche y fue un proceso interesante. Me quedé a dormir una noche sola en el plató y todo el mundo me decía: “Vas a pasar mucho miedo quedándote sola”, al final lo que más me ayudó de pasar es noche allí adentro fue poder ensayar y estar sola en ese espacio. Me parecía importante e interesante como actriz estar allí, porque quieras o no, a los otros personajes no los veo... el personaje que tengo más cerca es el espacio en el que estoy. El búnker es un personaje más.¿Cuál fue la escena más miedosa de llevar a cabo?Si te digo la verdad, no sabría cuál escoger de todas las que hubo en el búnker, porque son bastante duras. Pero la escena que más temía era el primer momento en que Belén ve al personaje de Martina. Me parecía una secuencia muy difícil y es muy extremo llegar a imaginar lo que a uno se le puede pasar por la cabeza en una situación así.¿Entonces no fue fácil convertirse en una mujer obsesionada y celosa?A mí me pasa, cuando leo un papel muy difícil, que una parte de mí se pregunta si seré capaz de hacerlo. Pero la primera vez que leí el guión de ‘La Cara Oculta’ tuve una conexión tan potente con el personaje de Belén y con el guión, que hubo algo superior al miedo. Esta historia me atrajo tanto que pasé por encima del temor y me fui al cásting con la seguridad de que no existía otra posibilidad distinta a que me dieran el papel. Cuando me lo dieron, sí me entró el miedo. (Risas).¿Se preguntó cómo reaccionaría usted en el caso de Belén?Claro. De hecho cambiamos varias cosas del guión con Andi, a raiz de imaginar no qué haría yo, sino qué haría Belén, igual que Quim lo hizo con el personaje de Adrián. Hubo unas charlas con Andi y como él es un amor y está abierto a propuestas, fue maravilloso, porque nos permitió entrar en un proceso de creación de la historia, de ultimar los detalles del guión.¿Cree que Belén es muy posesiva o que sus celos son justificados?En relación al amor todos tenemos una parte más oscura, que se relaciona con nuestros miedos e inseguridades. La posesión tiene que ver con una inseguridad grande y una desconfianza en la otra persona, pero también en uno mismo. Belén, más que ser posesiva gratuitamente, es una mujer que está locamente enamorada y que en un momento teme que el objeto de su amor no le corresponda. Y al tener a su lado a Quim, un hombre muy exitoso que le lleva ocho o diez años, es fácil sentirse muy chiquitita de repente y que tus inseguridades se agranden cuando la cosa está tan descompensada en tantos niveles. Yo, de esa manera, intentaba justificar el comportamiento de Belén, no como una loca posesiva, sino como una chica locamente enamorada y que por inseguridad teme perderlo. Sorprende su transformación física a lo largo de la película. ¿Cómo lo logró?Fue un reto. No tuve tiempo de parar para adelgazar, lo tuve que hacer mientras rodábamos. En las últimas dos semanas hice una dieta estricta, adelgacé cuatro kilos. Para despedir el rodaje, el equipo jugó al ‘amigo secreto’ y se mandaban brownies y alfajores. Y yo con mi piña, mi pedazo de pavo, gaseosa light y un tabaco. ¡Qué horror! Al terminar tuve que desintoxicarme.TaquilleraEste fin de semana, en Colombia, este ‘thriller’ ocupó el primer lugar en la taquilla. Escrita y dirigida por el caleño Andi Baiz, la película convocó a 87.910 espectadores en 89 salas del país. Su promedio por sala fue de 988 personas, y en sólo 10 días en cartelera convocó a 235.918 espectadores. Adrián (Quim Gutiérrez), director de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, y su novia Belén (Clara Lago), parecen muy enamorados, pero cuando ella duda de su fidelidad desaparece sin dejar rastro. Y cuando él encuentra consuelo en Fabiana, una camarera (Martina García), el pasado se hace presente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad