¿Qué piensa usted de las 'lecciones de ética' que dan los realities colombianos?

Julio 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

‘Protagonistas de Nuestra Tele’ superó en rating a ‘Escobar, el patrón del mal’ con una receta de violencia verbal, física y psicológica en formato de realidad. Su contenido es analizado por los críticos de Tv.

La meta de RCN era superar a como diera lugar el rating alcanzado por ‘Escobar, el patrón del mal’, la apuesta de Caracol que llevaba dos meses en primer lugar. Y lo logró (16,4 puntos obtuvo esta semana ‘Protagonistas de Nuestra Tele’ contra 15,3 de ‘Escobar’), “¿pero a qué costo?”, se preguntan los críticos de televisión. El domingo Elianis Garrido y Óscar Naranjo, participantes del reality ‘Protagonistas de Nuestra Tele’, se enfrentaron en una escalada verbal de tono sexista y homofóbico hasta desembocar en la agresión física, cuando ella lo arrastró del pelo hasta otro extremo del salón y amenazó con “partirle la cara”. A esto se suma una escena de violencia de género que comenzó en ‘broma’ cuando Edwin amenazó a su novia Manuela con mandarla matar y “picarla en trocitos” porque -en sus palabras- a un capo ninguna mujer lo traiciona. Él la tomó por el pelo y la inmovilizó sobre la cama mientras apuntaba su mano a manera de arma y amenazaba con ‘meterle un balazo por la boca’. Mientras algunos piensan que esta es la naturaleza de estos programas que sólo buscan “vender”, Germán Yances, crítico de televisión, señala la doble moral de fondo: “RCN fabrica un escenario y unas situaciones para producir un efecto y ganar audiencia, y cuando la opinión pública protesta por la violencia física entre los concursantes y la convivencia malsana, el canal se lava las manos responsabilizando a los concursantes y a los anunciantes. Más grave que la violencia física es la violencia psicológica que se vive en ‘Protagonistas de Nuestra Tele’”.Explica que el canal escoge concursantes con perfiles que garanticen confrontación en caliente, porque el conflicto mueve audiencia. Luego se editan los videos haciendo énfasis en los conflictos y no en las clases de actuación.Paradojicamente, la producción del programa se empeña en dar aparentes lecciones de vida a los televidentes, a partir de las situaciones de conflicto entre las personas. El pasado domingo, por ejemplo, Andrea Serna apareció ante las cámaras haciendo un implacable juicio a los concursantes en el que pregonaba "yo no se qué clase de ética tienen ustedes, pero el respeto por los demás es lo básico". Según el crítico Mario Morales, “la agresión física es el moño de un estado de cosas semi inducido. La misma producción del reality es la que permite que se sobrepasen los límites éticos, de comportamiento y de decencia. Expulsar a Elianis no remedia en nada el bajo nivel al que han llegado. Es el peor momento en calidad en la TV nacional”, señala. Una propuesta lanzó la Defensora del Televidente de RCN, Consuelo Cepeda, quien cree que los anunciantes no deberían pautar en esa clase de programas para no alentar que se emitan, pero Yances sale al paso para contradecirla: “Es el Canal quien no debe emitirlo. No hay que trasladar la responsabilidad a un tercero, en este caso los anunciantes”, opina el crítico.Mientras tanto, los representantes del Canal dicen ser los primeros sorprendidos por la violencia física y que está en los participantes no caer en excesos. 'Desafío', al rojo vivoPor primera vez en el programa Desafío 2012 ‘El fin del mundo’, del Canal Caracol, ocurrió lo impensable: que un grupo hiciera trampa y lo peor, que fuera el mismo que tenía la misión de juzgar y eliminar a un jugador. En la historia de este ‘reality’ quedó inscrito el día en que los jueces perdieron su inmunidad y pasaron al banquillo de acusados para pagar su falta. Y los protagonistas de tan deplorable hecho fueron los costeños.Llegaron al juicio con la altivez de los ganadores y dispuestos a eliminar a uno de sus rivales cafeteros, quienes debían ocupar el banquillo de los acusados. Pero cuando Margarita Rosa de Francisco les manifestó que ellos serían los juzgados, la primera reacción fue de risa. Las caras cambiaron cuando Margarita reveló que la producción del programa y el resto de concursantes tenían dudas sobre el resultado. Entonces, los despojó de su inmunidad, los hizo pasar al lado de los acusados y mostró como pruebas una conversación grabada en video en la que Martín y Dawis contaban al resto del grupo cómo habían hecho la trampa.Descubiertos, solo Martín aceptó el error y Dawis guardó silencio. Ambos se enfrentaron en un duelo a muerte. Dawis renunció y le dejó el camino libre a Martín, uno de los participantes más polémicos por su fuerte carácter. Como castigo, los costeños fueron despojados del dinero ganado en las pruebas de capitanes. Éste será repartido entre los sobrevivientes y los cafeteros como una compensación a la falta cometida.Sin embargo, para los críticos de televisión resulta inquietante que la producción del programa, que dice buscar entre los participantes a un colombiano ejemplar que refleje los mejores valores de nuestra sociedad, no haya expulsado inmediatamente a los dos participantes que cometieron la trampa, sino que haya optado por enfrentarlos en un duelo. En este caso, nuevamente, la pregunta es si de verdad lo que se busca es mostrar lecciones de ética a la audiencia, o si sólo se trata de explotar al máximo las situaciones de confrontación entre personas a las que se les ofrece la posibilidad de ganar millones y hacerse famosos, sólo para ganar más rating.En últimas, señalan los críticos, son los televidentes quienes tienen el control en sus manos y deciden si premian o castigan este tipo de producciones.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad