¿Qué hace que los jóvenes de hoy no se comprometan en una relación de pareja?
ENTRETENIMIENTO

¿Qué hace que los jóvenes de hoy no se comprometan en una relación de pareja?

Octubre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Ana María Ocoró Lozada | Especial para El País.
¿Qué hace que los jóvenes de hoy no se comprometan en una relación de pareja?

El romanticismo y la conquista fueron características esenciales de las relaciones de pareja en la época de nuestros abuelos y hasta de nuestros padres, pero los jóvenes modernos se encargaron de que las relaciones de pareja actuales tengan un aire totalmente diferente.

La música, la soledad y las redes sociales influyen en que los jóvenes prefieran las relaciones sin compromiso.

Está en shock. Su corazón late apresuradamente y un sudor frío corre por todo su cuerpo. Esa llamada que pudo ser la de un amigo invitándola a divertirse, fue una de las peores llamadas que ha recibido. Marcela, a sus 19 años, tiene una de las preocupaciones más grandes de su vida. Esta universitaria apasionada por la vida, creció en una familia numerosa y es la menor de cinco hijos. “Desde mi adolescencia siempre he vivido rodeada de gente grande, lo que ha hecho que yo deba madurar más rápido y que en mis relaciones sentimentales siempre busque un hombre maduro”. Ha entablado cuatro relaciones sentimentales, las cuales recuerda con sinsabor. De ellas, dos marcaron su vida para siempre. “La primera comenzó como un juego, luego se formalizó pero no dejó nada bueno, solo un corazón fuerte. Y la tercera nació de una noche de copas que trajo tristeza, desesperación y miedo”. Esa ha sido una de las relaciones más desagradables para ella. Todo fue muy rápido. Bastó con salir con su mejor amigo, un hombre de 33 años, pasarse de copas e irse a la cama, para que ella ahora esté agobiada por la preocupación. La irresponsabilidad de una noche le trajo consecuencias no de nueve meses, sino de años. Cada una de las relaciones en las que ha estado involucrada tiene una característica particular: son relaciones abiertas, donde el respeto, la fidelidad y el compromiso con el otro no son aspectos relevantes. El romanticismo y la conquista fueron características esenciales de las relaciones de pareja en la época de nuestros abuelos y hasta de nuestros padres, pero los jóvenes modernos se encargaron de que las relaciones de pareja actuales tengan un aire totalmente diferente. Pero no solo fueron ellos. En una entrevista para la revista Semana, Dan Slater autor del libro ‘Love in the Time of Algorithm’, (Amor en la era del algoritmo) afirmó que las redes sociales están volviendo las relaciones más casuales. “No hay que hacer mucho esfuerzo para dar clic en ‘me gusta’ de Facebook, pero sí para llamar a alguien al celular o encontrarse en algún sitio a tomar un café”, manifestó. Afirmó, además, que la falta de compromiso en las relaciones se presenta debido a que la oferta de hombres y mujeres presentes en las redes sociales es tan alta, que si alguna persona rechaza una invitación, hay muchos más que seguro aceptarán.Sin embargo, Paola Zapata, psicóloga clínica no atribuye este fenómeno solo a las nuevas tecnologías, pues para ella la causa principal radica en los hogares: “Hay un rechazo al compromiso por parte de los jóvenes, ellos simplemente quieren vivir el momento y esto va muy ligado con la soledad en la que crecen. Muchos son muchachos que no tienen un adulto en sus hogares que los oriente. Quienes los orientan son los amigos o el parche”. Marcela, aunque creció en un hogar sólido y numeroso, también hace parte de esos jóvenes que crecen solos. Y es que la soledad a la que Zapata se refiere no es una soledad meramente física, sino simbólica. Pero no solo ella, Daniela es una joven universitaria de 21 años que también creció sola. Su familia está conformada por sus padres y su hermana, es la menor y hace parte de ese grupo de jóvenes que de sus relaciones sentimentales no tiene las mejores experiencias y que prefiere la informalidad y las relaciones abiertas. Afirma que ahora no está en momento para adquirir responsabilidad y coartar su libertad. Daniela prefiere tener sexo casual. Algo parecido a lo que dice Carlos, de 22 años, quien también prefiere las relaciones abiertas: “Después de una relación sexual casual lo que queda es felicidad, la satisfacción de una necesidad suplida y las ganas de volverlo a hacer dentro de un tiempo”. Aunque algunos expertos atribuyen este fenómeno de las relaciones sin compromiso a la tecnología y al núcleo familiar, la sexóloga Ana Lucía Paredes añade que el gran problema es que en el plan educativo de los colegios no existe la educación sexual, así que el chico no sabe qué es la sexualidad y se remite a suponer que sexualidad es igual a sexo. “Los medios nos están inundando sobre asuntos de la sexualidad que desligan la vida afectiva. Está de moda tener relaciones a temprana edad e irse a la cama en la primera cita. Todas estas cosas lo que hacen es que los jóvenes entiendan que su cuerpo y las manifestaciones corporales están desligadas de sus emociones”, añadió Paredes. Carmen Jimena Holguín, trabajadora social y docente de la universidad Autónoma de Occidente, afirma que la fidelidad y el compromiso ya no son el imperativo que determinan las relaciones de pareja de hoy. Agrega que la música puede considerarse como uno de los factores y de las influencias más fuertes para que los jóvenes asuman este tipo de relaciones. “La música refleja la realidad social, el reggaetón es ahora una moda con la que se identifican los muchachos y con la que llenan los vacío familiares, laborales. Son muchachos solos que encuentran en la música y en sus grupos de pares, patrones a seguir”. Es así como a la música, la soledad en la que crecen los jóvenes, la falta de educación sexual, el auge de las redes sociales y la concepción de nuevas alternativas diferentes al matrimonio y la exclusividad se les atribuye el creciente fenómeno de las relaciones abiertas, descomplicadas o sin compromiso.Estas opciones de compartir con una pareja son las que le dieron a Marcela una de las grandes preocupaciones. Después de que estuvo con su amigo, recibió una noticia aterradora. Una amiga que había estado con él presentó malestares de VPH (Virus del Papiloma Humano) positivo. Esta fue la llamada que le dañó la noche a Marcela cuando estaba descansando en su casa, cuando su amiga, con vos apagada, triste y temerosa le contó su diagnóstico médico.Aunque Marcela no ha presentado ningún tipo de alteración o amenaza, ella no está tranquila y presiente que cuando menos lo espere, la enfermedad puede invadirla.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad