Pierce Brosnan: el agente perfecto

Diciembre 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Pierce Brosnan: el agente perfecto

“Actuar me permite explorar nuevos mundos, para descubrir personajes cavando en sus vidas, y en última instancia, convertirme en otra persona por completo”.

Pierce Brosnan habla de sus planes para 2015: Tiene previsto el estreno de al menos tres nuevas películas. Revela que su vicio es ver TV.

Pierce Brosnan es un trabajador incansable. El mes pasado estuvo en la cartelera nacional con la película ‘La conspiración de noviembre’ y su agenda para el 2015 ya está copada con nuevos estrenos. Lo veremos pronto en ‘La luna y el Sol’, donde interpretará al rey Luis XIV. Su nombre también estará en la comedia romántica ‘Cómo hacer el amor como un inglés’, donde compartirá con Jessica Alba y Salma Hayek. Y actuará en el thriller ‘La copa’, junto a Owen Wilson y en ‘Sobreviviente’. A sus 61 años, Brosnan luce el cabello teñido de rubio cenizo por cuenta de ‘La conspiración de noviembre’, pero en la vida real le encantan sus canas e incluso sus arrugas. “Jamás pensaría en ocultarlas”, aclara el irlandés.En ‘Conspiración’ tuvo también el rol de productor, y tras su experiencia asegura que actuar y producir son dos roles que no se pueden asumir de manera separada, que siempre están integradas y que para él no hay horarios porque siempre está en función de la película. Y asegura que ser productor a veces un poco más sencillo porque con solo conseguir a las personas indicadas para lo que se requiere, se encuentra apoyo.Y es que con Irish Dreamtime, su compañía de producción, ha estado detrás de los proyectos ‘Cómo hacer el amor como un inglés’, que aún no se ha visto; ‘El mejor’ (2009), ‘Chantaje’ (2007), ‘Matador’ (2005), ‘Hasta que la ley nos separe’ (2004), ‘Evelyn’ (2002), ‘El partido’ (1999), ‘El secreto de Thomas Crown’ (1999) y ‘Un amor por descubrir’. Por cortesía de Cineplex, algunas impresiones del actor Pierce Brosnan. ¿Cómo se ve en este punto de su carrera?Feliz. Logré vivir de lo que considero un hobby: la actuación. He tenido momentos tristes, como cualquier ser humano. Tuve que afrontar el dolor más grande de un padre: perder a mi hija. Pero tengo una esposa que amo y me corresponde, el cariño del público y el respeto de la prensa. No me trasnochan los premios, si me preguntas eso, como muchos. El premio mayor es la vida que Dios me ha regalado.Dicen que usted y Keely constituyen una sólida pareja…Supongo que 20 años de felicidad se traducen como solidez. Yo no creo en la inestabilidad sexual, en la belleza física ni el deslumbre que pueda ocasionar en las mujeres tu fama como actor. Durante toda mi carrera he tenido que lidiar con la imagen de ‘galán’, pero por fortuna es únicamente en la pantalla. Para mí la felicidad está en mi casa, una buena cena con un buen vino, y la compañía de los míos. No necesito más.¿Cómo hace para mantener un ritmo de trabajo tan frenético?Tal vez lo más complicado es que cuando me entrevistan sobre una película, a veces ya ni me acuerdo (risas). Por ejemplo, luego de ‘Conspiración de noviembre’, ya he estado en cuatro rodajes y pronto empiezo a filmar el thriller ‘Urgencia’, de Aaron Kaufman. Se me cruzan los cables por momentos, ahora haré de narcotraficante, nada menos que diseño y comercializo una droga química nueva que enloquece a la gente. Es algo fascinante pasar de ser el bueno al malvado total. Y pues soy juicioso con mi vida, no me gusta trasnochar y mi único ‘vicio’ son las series televisivas, como ‘Breaking Bad’.¿Disfruta las comedias románticas?Por supuesto, es más divertido hacer una película que haga reír, porque tú también gozas en el rodaje. ‘Cómo hacer el amor como un inglés’, que acabo de hacer con Jessica Alba y Salma Hayek, fue simpatiquísima. Pero yo todo lo disfruto. Es, como decía, un trabajo que además es un pasatiempo. Una de las películas que más me gocé es ‘Mamma mía’, jamás me había visto cantando en el cine. Y la oportunidad de compartir set con Meryl Streep y todas esas damas, tan graciosas e ingeniosas… ¡fue maravilloso! Yo me la pasé como un niño con un nuevo juguete.¿Aceptó el papel de ‘Conspiración de noviembre’ para revivir su caracterización de James Bond?En absoluto. Además, son personajes diferentes. Pierre Deveraux es un agente retirado, ahora vive una existencia apacible. Estuvo en el espionaje pero hace muchos años, fue un asesino entrenado pero ya no lo es. Las circunstancias lo hacen vivir una situación inusual. Atraviesa de forma muy incómoda por dos mundos. La parte más oscura de su vida como un agente de la CIA y su existencia en un lugar gentil y civilizado. Devereaux tiene una angustia y su cinismo le ha dado ventaja por muchos años en el juego del espionaje. Un juego que él nunca quiso volver a jugar.Pero la gente y la prensa lo comparan con un James Bond retirado…Es posible, pero no existe novela ni película sobre un Bond retirado. Me insisten mucho acerca de si siento nostalgia por 007, pero eso no es cierto. Yo tomé una decisión en un momento dado de mi carrera. Estaba enamorado del personaje de ‘Remington Steel’ y sabía que si me dedicaba a la serie tendría que dejar la saga Bond. No puedes estar en dos partes al mismo tiempo y nunca me arrepentí de haber elegido a Steel. Yo admito que ‘Conspiración de noviembre’ tiene una especie de alegoría a mi vida personal, como me lo expone mucho la prensa. El cine hace un juego con los actores del cual no podemos librarnos. Es parte de la magia.¿Cree que su hijo Dylan, modelo de Yves Saint Laurent, ha heredado su glamour?Agradezco lo del glamour (risas). Yo nunca estuve en el modelaje ni mucho menos, lo mío siempre fue la actuación y al principio me veía solo en teatro. Gracias a Tennesse Williams hice mi primera obra en Londres y eso me hizo feliz. Lo de la pasarela jamás lo tuve entre mis metas. Mis hijos han sido criados con libertad, todo lo que hagan será apoyado por Keely (su esposa) y yo. Dylan está en todo el derecho de elegir lo que va a hacer en la vida.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad