Perfil de Enrique Carriazo y su vuelta a la pantalla chica

Perfil de Enrique Carriazo y su vuelta a la pantalla chica

Marzo 23, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Verónica Gómez Torres | Reportera de El País
Perfil de Enrique Carriazo y su vuelta a la pantalla chica

Enrique Serrano, protagonista de la serie de Televisión 'Doctor Mata'.

El artistga retoma la actuación con ‘Doctor Mata’, tras años dedicado a exorcizar los demonios del maltrato familiar que recibió en su infancia.

El gabán y el sombrero oscuro del ‘Doctor Mata’ endurecen más su rostro. Parece un tipo al que se le dificultara reír y al que poco le gustara hablar de sí mismo. Pero al tiempo que interviene su voz, su mirada intimidante va perdiendo fuerza. No es gratuito que a Enrique Carriazo le gusten los personajes contradictorios. Tampoco fue en vano que se ausentara nueve años de la pantalla chica para dedicarse a escribir guiones para teatro, cine y televisión, y también para estudiar dirección. Es un hombre que ha encontrado en la escritura una forma de exorcizar sus dolores. De esto y de la producción que lo tiene devuelta a la TV, habló con El País. ‘Doctor Mata’ se grabó en el año 2012. ¿Hoy, como espectador, cómo califica su interpretación en pantalla?Mas que enjuiciar mi actuación, lo que sí enjuicio son mis métodos de trabajo, es decir si los hábitos de trabajo no estuvieron bien, eso sí es cuestionable. Pero en este caso hice todo lo que tenía que hacer antes, entonces ya cuando lo veo en pantalla me quito un poco la crítica. ¿Qué le atrajo del personaje para que decidiera retomar la actuación?Lo que pasa es que yo no miro los papeles en términos de personaje, sino de ideas. La siquis del ‘Doctor Mata’ era inquietante y eso me gustaba mucho, la forma cómo un asesino, para destruir al otro, primero tiene que valorarlo. Me gustan los personajes contradictorios. Por otra parte, me permitió exteriorizar muchas situaciones de violencia que viví en mi infancia con mis padres, esa misma violencia que dirige las acciones de Matallana.El libreto es clave para cualquier interpretación, ¿pero de su formación como actor qué le aportó usted al Doctor Matallana?Extraje del libreto lo principal, fue clave. Tal vez lo que yo aporté fue ir más a fondo en esa contradicción del hombre con apariencia bondadosa y esencia destructiva. Quise que esa contradicción fuera grande y notoria, no por hacer interesante el personaje sino por una razón lógica, si una persona quiere estafar no puede mostrar sus intenciones, no puede generar ninguna sospecha, tiene que mostrarse lo más bondadoso que pueda.¿Se ha encontrado en su vida gente así?Creo que todos nos hemos encontrado alguna vez en la vida a ese tipo de personas porque eso no es de una época en especial, sino desde que el mundo es mundo. Siempre han existido personas que buscan atacar la ingenuidad del ser humano.‘Doctor Mata’ tendrá una pequeña dosis de humor. ¿Es muy complejo mezclar risas con muerte?Lo que pasa es que si el humor se extrae del mismo libreto, no riñe. Lo que hicimos fue sacar del cinismo del Doctor Mata el sentido del humor del personaje. Hay cierto tipo de humor cuando un estafador es capaz de pasar de victimario a víctima.¿Sorprendió hace seis meses al revelar el maltrato que sufrió en la niñez por parte de sus padres. ¿Por qué después de tanto tiempo decidió hacer esta revelación?Por el deseo de que las personas que vivan situaciones personales parecidas a las que yo viví, encuentren en mi actuación o en las películas que dirija, una identificación, para que vean que de algún modo no están solos y que sus percepciones o intuiciones son ciertas.¿Entonces los guiones que escribió están basados en esos episodios? Si bien no viví las situaciones que trato en los guiones, sí me fueron muy familiares estas dinámicas. Por ejemplo ‘Poca Cosa’ habla de personajes que no tienen autoestima, ‘Lejos de Harry’ recrea el proceso de la recuperación de la identidad y ‘No soy un ratón’ habla de la búsqueda de la independencia.¿Siente que es un nuevo Enrique Carriazo después de escribir?Siento que mi oficio cobra mucho más sentido para mí.¿Cómo es la relación actual con sus padres?Ellos nunca hablaron con sinceridad de estos eventos. La relación es nula. Ahora lo importante es intentar que estas situaciones tan dolorosas logren convertirse en eventos artísticos que ayuden a personas.Beto Reyes fue un personaje exitoso, que incluso hoy la gente lo recuerda más por ese papel que por otros. ¿Alguna vez se sintió hastiado de él?El trabajo que hice en la telenovela ‘Los Reyes’ estuvo amparado en la dirección de Mario Ribero y él logra comunicarse muy bien con el espectador a través de los actores, por lo tanto es un trabajo que disfruté mucho, al igual que su resultado.Después de ‘Los Reyes’, no ha vuelto a haber comedias tan exitosas en la TV. nacional, ¿qué cree que hace falta en ese género?No estoy capacitado para responder esta pregunta, prefiero que hable alguien que tenga no sólo conocimientos dramaturgicos sino de mercado y de movimientos sociológicos.¿Qué quiere que pase con Doctor Mata?Lo que pasa es que tengo una idea más personal, que a lo mejor es injusta con la producción misma. A mí me gustaría que la gente a la cual le pudiera ayudar viera la serie, pero tal vez es un poquito egoísta decir eso.¿A qué tipo de gente?A la gente que ha estado cerca de este tipo de personajes, pero que no necesariamente son asesinos de vidas, porque alguien te puede asesinar tu parte síquica, no el cuerpo.¿La vida que tiene hoy es la que imaginaba?La realidad, para bien o para mal, siempre contradice las expectativas. Por eso esa expresión popular “si quieres que Dios se ría, cuéntale tus planes”. 2. Niño herido Lo han tildado de antipático, de ser un actor poco asequible a la prensa, incluso se llegó a decir que mientras estaba en la cúspide de su carrera, cuando protagonizaba la comedia ‘Los Reyes’, no concedía entrevistas.Pero el mito se derrumbó el 25 de septiembre de 2013. Enrique, quien no hablaba de su vida privada ni con sus compañeros de escenas, rompió su silencio y le confesó a una revista de farándula que, a sus 46 años, padecía las consecuencias psicológicas de episodios dolorosos del pasado. El actor creció rodeado de insultos, golpes, burlas y castigos crueles por parte de sus padres, un ama de casa y un prestamista de dinero. Fue lastimado física y emocionalmente al punto que, a los 8 años, mientras otros niños de su edad solo pensaban en jugar, él planeaba quitarse la vida. “Pero de repente, y misteriosamente, un perro pastor alemán rasguñó la puerta de la entrada principal de mi casa, entró y se instaló en el segundo piso. Francamente lo adoré. Lo bauticé Labrador”, contó Enrique. Tiempo después, su mascota desapareció y fue hallada muerta en los alrededores de La Esmeralda, el barrio de Bogotá donde el actor creció. “Pensé nuevamente en el suicidio, pero ya Labrador me había ayudado mucho a superarlo”, aseguró. El miedo de abrir ese capítulo de su vida ante un medio de comunicación le impidió entablar diálogos con periodistas durante muchos años. Solo hasta que se dio cuenta de que al hacerlo podía ayudar a personas que vivieran su misma situación, rompió el silencio.Por eso, en parte, aceptó encarnar al Doctor Mata, asesino que utiliza unas estrategias tan sutiles que a las propias víctimas les queda casi imposible identificarlas. Eso también lo hacían sus padres, dice Carriazo. Lo más triste es que la pareja hoy niega cualquier abandono emocional a su único hijo varón, de los tres que tuvieron. Carriazo se alejó de su casa y de sus padres. Se refugió en la actuación y en el género del humor como un mecanismo de defensa para dar la impresión de ser una persona feliz y segura de sí misma. Pero sus amigos conocen su verdad. “Enrique es un tipo muy tímido y la gente a veces confunde eso con antipatía”, dice Yaneth Waldman, actriz que actuó junto a él en ‘Los Reyes’. Margalida Castro, quien interpreta a su anciana esposa en ‘Doctor Mata’, atribuye esa timidez a los conocimientos del actor. “No es un tipo de charla básica, con él se tienen conversaciones de alto nivel, muy intelectuales”.El actor tampoco habla mucho de sus relaciones sentimentales. Estuvo casado con la actriz Alina Lozano, (doña Nidia en ‘Pedro El Escamoso’) mientras estaban en el teatro La Candelaria. Se dijeron adiós tiempo después de que los dos iniciaran su carrera en la televisión. En ‘Los Reyes’, mientras Enrique les hacía creer a los televidentes que estaba enamorado del personaje interpretado por Geraldine Zivic, se hacía más evidente detrás de cámaras la afinidad de que tenía con Jaqueline Arenal, la cubana que hacía de la tía Yoly en la serie. Esa relación se ha fortalecido hasta hoy. Eso sí, tiene descartado el rol de papá, pues como dijo: “Temo repetir, sin querer, el comportamiento de mis padres”.Vea aquí la segunda parte de este artículo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad