Palizadas: crónica de un eterno encuentro musical que llena de ritmo las noches en Cali

Palizadas: crónica de un eterno encuentro musical que llena de ritmo las noches en Cali

Junio 12, 2018 - 11:40 p.m. Por:
Luis Guillermo Restrepo S., director de Opinión de El País 
Palizadas: crónica de un eterno encuentro musical que llena de ritmo las noches en Cali

El nombre de estas tertulias musicales, ‘Palizadas’, se debe a la finca en la cual los hermanos Julio y Hernando Victoria empezaron sus reuniones.

Archivo de El País

Se llama Palizadas, debido al nombre de la finca de Bugalagrande en la cual los hermanos Julio y Hernando Victoria empezaron sus reuniones.

Eran grupos de doce amigos que alrededor de un sancocho de gallina vallecaucano se dedicaban a la tertulia y a la música, que en su momento se llamaron Caballeros de la Mesa Alargada.

El asunto tomó rasgos de seriedad, a tal punto que Orlando Beltrán, Orlandobé el caricaturista, compuso un himno que nadie conoce. Y Mario Vernaza redactó unos estatutos que nadie aplica pero tienen lugar de honor en la sede donde el último jueves de cada mes tiene lugar la reunión más original.

Lea también: 'Son de Calle', la orquesta que le canta a la vida en Cali

En esas épocas, principios de los años 90, el arquitecto Fernando Gamboa, compañero de Julio en Financo, se encargaba de la música en vivo y de invitar cantantes, artistas y musicos. Por supuesto, el regreso a Cali era lleno de alegres anécdotas pero de riesgos producidos por la ingesta de licores espirituosos. Entonces, Palizadas se trasladó a Cali. En la parte alta del barrio Granada hay una casa con dos apartamentos que fue habitada por don Julio Victoria Urdinola y doña Lulú Bueno de Victoria, padres de Julio y Hernando. El primero es hoy la oficina de los hermanos, y el segundo, desde hace 20 años o más, es la sede de Palizadas. Allí empezó a consolidarse lo que hoy es lugar de encuentro de los amantes de la música, del bolero, de la colombiana, del son cubano, de todo lo que sirva como motivo para una buena tertulia de amigos y a veces de disculpa para apoyar a quien lo necesite.

Un encuentro donde pueden llegar hasta setenta y cinco personas y veinte músicos, como ocurrió con ocasión de la muerte de Eduardo Rizo, una de las grandes voces de la comarca. Por allí han pasado artistas como Lázaro Rodríguez, el sensacional director musical y trompetista de origen cubano que fue su asiduo contertulio. O como Carmenza Duque, Fausto, Jorge Hernán Baena, Carlos Fernando Velasco, Hernando Duque, Gerardo Cedeño, Los Winchester Trío, Carlos Burbano.

Para ir a Palizadas basta con ser conocido por los asistentes o ser invitado y llevar unos cuantos pesos con los cuales se pagan las viandas preparadas por doña Gladys Meza y los licores que trae Humberto Giraldo, mientras Lorena Perea sirve de secretaria, organizadora, contadora y veedora del peculiar evento.

Para ser claros, en palabras de Julio Victoria, Palizadas es y no es. Es decir, existe más no tiene una entidad jurídica ni unas autoridades ni nada que se le parezca. Es un sitio para la música donde no se permite hablar de religión o de política y solo ahora, durante unas semanas, se podrá hablar de fútbol a causa del Mundial. “Palizadas es como un templo para la fraternidad y la música”, dice Julio, quien con su hermano Hernando han sido los anfitriones, promotores y padres de una inicativa en la cual se conserva ese espíritu vallecaucano que tiene la música como el epicentro de su vida social. Veinticinco o más años han pasados desde el nacimiento de Palizadas. Hoy, sus asiduos asistentes han acordado reunirse en el Centro Cultural de Comfandi para rendir un homenaje póstumo a Hernando Victoria. Allí llegarán los músicos y cantantes, estarán las familias y quiene lleguen atraídos por lo que sin duda es un homenaje al espíritu vallecaucano.

El objetivo será también disfrutar de una velada que reviva entre los caleños el espírtu del bolero, de la música colombiana y de la fraternidad que significa la cultura del diálogo, de la tertulia y de la amistad.

Para ir a Palizadas basta con ser conocido por los asistentes o ser invitado y llevar unos cuantos pesos con los cuales se pagan las viandas preparadas por doña Gladys Meza y los licores que trae Humberto Giraldo.

Fiesta mundial 

En el Centro Cultural Comfandi, además, el próximo 29 de junio la compañia ‘Salsa Viva & Tango Vivo’ nos trae una puesta en escena basada en un recorrido musical con danza folclóricas, clásicas y populares Rusas como: Zorba, Kadril, Barynya, Ballet, Waltz, Jopak, entre otros. Como representantes de Colombia, se tendrá en escena el folclor estilizado en bailes como Cumbia, Bambuco, Sanjuanero, Mapalé, Currulao, Salsa acrobática; en un performance fusionado con free style soccer y elementos alusivos al mundial de fútbol.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad