Ómar Murillo, todo un personaje

Ómar Murillo, todo un personaje

Abril 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ómar Murillo, todo un personaje

Ómar Murillo, actor de la serie La Selección.

Perfil del hombre que cargó mercados y cuidó carros en la galería de Santa Helena antes de ser estrella de la TV.

Tiene 32 años, mide 1.77 de estatura y está casado, sin embargo, quienes lo conocen afirman que Ómar es un niño grande.“El negro es todo un personaje, es pura alegría y aunque a veces lo tengo que regañar y hablarle durito por cosas como llegar un día tarde o ponerse de ruana el set, él siempre valora lo que se le dice”, revela su mánager Cabeto. La actriz Nina Caicedo lo describe como un hombre tranquilo, sincero, que desborda energía y carisma, que la hace morir de la risa “cada vez que abre la boca. Él es un niño grande porque solo a él se le ocurre pegar un grito en medio de la grabación, echar un cuento o hacer algo sin darle pena”. Detrás de ese hombre piadoso y enamorado de la cantante Koral Costa, hay un hombre hecho a pulso. Ómar nació el 1 de octubre de 1981 en Cali y creció en el barrio 12 de Octubre. Su mamá, Elodia Angulo, vendía verduras en la galería de Santa Helena y él, siendo un adolescente, no tenía reparos en cargar mercados y cuidar carros. En búsqueda de unos pesos para ayudar en su casa también se le medía a cortar el césped en unidades residenciales y a sacar la basura.Con dos hermanos por parte de papá y seis de mamá, Ómar aprendió desde muy niño a trabajar. “Él es una persona que se la ha luchado. Es agradecido con Dios y la vida, ha sabido aprovechar las oportunidades. A pesar de la fama no ha dejado de ser un caballero y su esencia es la misma”, anota Irma Aristizábal, quien lo vinculó al mundo del modelaje. Y es que a Ómar ser celebridad no lo deslumbra. “Eso no lo descresta ni le quita el sueño, es más, a él le parece muy chistoso ver a algunos de sus colegas con ínfulas de diva. Él, al contrario es un hombre piadoso, habla de Dios y no se le ve con envidias ni rencores”, comenta su mánager Cabeto. Tan original y auténtico es Ómar que se ha distinguido en el medio por su manera de vestir. Su colega Nina Caicedo afirma que “le gusta todo llamativo y viste como a él se le da la gana. No tiene un patrón de moda, no le gusta ir con lo mismo de todos”. Incluso su manager, reconoce que es al único actor de su empresa al que no le ha querido hacer reingeniería de su imagen personal. “Esa es su esencia y la verdad, la gente ya lo entiende”. El caleño tiene debilidad por los gorros y las gafas. De su colección hacen parte cerca de 30 sombreros de todas las clases, “me gustan todos, los vaqueros, las boinas, los de copa, el vueltiao, en fin… el que me guste lo compro”, asegura el ‘Tino’ de ‘La Selección’. También tiene alrededor de 35 gafas entre monturas de sol, para leer o para lucir muy bien.Hace un tiempo tiene su propia marca de ropa interior y pantalonetas Undaee, el almacén está ubicado en la Calle del Comercio de Cali. También lidera comedores comunitarios en Buenaventura, Tumaco y Chocó. Él mismo diseñó unas manillas que están a la venta y que tiene como fin recoger fondos para los niños del Pacífico. “Esta ha sido una población olvidada, engañada y explotada. Busco la ayuda de la empresa privada”, dice Ómar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad