“Nunca soñé con ser Primera Dama, siendo negra ese sueño parecía imposible”: Michelle Obama

Octubre 30, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo
“Nunca soñé con ser Primera Dama, siendo negra ese sueño parecía imposible”: Michelle Obama

Michelle Obama organizó en la Casa Blanca una huerta orgánica de la cual ha recogido frutos. Aunque hoy algunos medios especulen que tiene sobrepeso, es una mujer que le ha gustado comer sano.

Firme y fuerte, la Primera Dama de Estados Unidos afronta problemas de sobrepeso y de familia, pero sigue adelante.

Sin miedo al ridículo

En la recta final de su estancia en la Casa Blanca, los ojos del mundo se posan en Michelle Obama. El tabloide estadounidense National Enquirer aseguró que la esposa del presidente Barack Obama aumentó 20 kilos y que su marido le advirtió  que, o hacía dieta o vería pronto  los papeles del divorcio.  

Que, además, come desaforada por el estrés que vive a raíz de los escándalos que ha protagonizado su hija mayor, Malia. Uno de ellos se desató porque a la joven de 18 años la pillaron fumando marihuana en un festival de música en Chicago, en agosto pasado.

Sin embargo, tal actitud del mandatario  resulta difícil de creer porque muchos especialistas deducen que por el amor y la admiración que siempre le ha prodigado, él sería incapaz de humillarla por algo que podría resultar efímero.

Pasada de kilos o no, esta abogada de 52 años y 1,80 metros de estatura, pasará a la historia no solo por ser la primera mujer negra en pisar la Casa Blanca como Primera Dama, sino como una de las más inteligentes, de gran oratoria y firmeza, comprometida con variadas causas sociales, cálida y carismática.

Tal como  lo dijo en una pasada Convención Demócrata, acota el abogado y docente de la Universidad Javeriana de Cali,  Francesco Zappalá, ella y su esposo representan la materialización del sueño americano, de cómo siendo personas de raza negra pudieron llegar a ser Presidente y Primera Dama del país más importante del Planeta.

Además, se ha mostrado como una mujer genuina, moderna, pero a la vez como una buena mamá, siempre atenta a sus hijas, pendiente también de su desempeño  como persona pública, y de su marido, sin que ella llegue a opacarlo a él o viceversa. “Ambos, cual dos soles, se dan luz mutuamente”, dice  Zappalá.

Graduada en sociología y cultura afroamericana de la Universidad de Princeton y de la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvard, Michelle no solo será recordada por pequeños asuntos como la puesta en marcha de la  primera huerta orgánica en la Casa Blanca;  por sus  inteligentes  y contundentes discursos como el de la pasada Convención Demócrata en la que hizo una férrea defensa de Hillary Clinton y lanzó  dardos a Donald Trump sin siquiera mencionarlo, sino también por sus campañas para promover la sana alimentación  y los ejercicios; el acceso a la educación de 62 millones de niñas y adolescentes en el mundo; los derechos de las mujeres, a no ser discriminadas, ni violentadas; contra el bullying...

Tal como lo corrobora  la periodista Lizzeth Díaz, colombiana nacionalizada en Estados Unidos, “Michelle Obama ha sido una extraordinaria Primera Dama. Ha trabajado intensamente en programas para combatir la obesidad infantil, uno de los problemas más grandes en esta nación, con una cifra del 30 % de niños obesos, especialmente entre las minorías hispanas y afroamericanas. Ella no solo consiguió impulsar programas para ayudarlos a bajar de peso  a través del ejercicio y la sana alimentación, sino que logró cambiar el menú de las escuelas públicas de  este país. Es una mujer brillante, elocuente y divertida”.

No le importa bailar, cantar, hacer coreografías o  ejercicios, mostrar sus habilidades en el baloncesto o hacer chistes, con tal de que los mensajes de sus campañas calen. Por eso ha estado en programas de gran sintonía como El Show de Ellen DeGeneres; o en el  Carpool Karaoke, con James Corden. Aceptó ser portada de la revista Variety y participó en series como Los Simpson, iCarly y Extreme Makeover Home Edition. Además,  creó una cuenta en Snapchat para llegarles a los más jóvenes.

Ella dice que no le teme al ridículo con tal de que le presten atención. “Yo pienso que primero los haces reír y luego logras que te escuchen. Así que siempre estoy dispuesta a hacer una buena broma. No soy tan formal”.

Y siendo así de fresca,  recoge buenos frutos. Su aparición en el Carpool Karaoke  produjo más de 40 millones de reproducciones de Youtube y Nielsen reportó que las ventas digitales del tema ‘This is for May Girls’, de su campaña ‘Dejemos que las niñas aprendan’, alcanzaron 1,6 % la semana en que el video salió al aire. 

Para Lina Fernanda Bucheli, directora del programa de Derecho e integrante del grupo de género de la Universidad Icesi, la intervención que Michelle Obama ha hecho en algunos programas específicos de promoción de los derechos de la mujer y sobre todo, de alertas a las violencias sexuales y a los acosos en sentido amplio, han sido bien importantes.

Además de salirse del rol doméstico-decorativo de las primeras damas norteamericanas,  comenta Bucheli, tiene una agenda y un discurso independiente de los intereses del esposo. Y transmite un buen mensaje:  una mujer que proviene de la clase media logró una movilidad social importante, gracias a sus estudios y trabajo. “En ella hay una intersección entre estos tres ejes de la desigualdad: la raza, el género y la clase, y Michelle Obama es un ejemplo de cómo en determinados contextos se pueden romper  estereotipos de esas clases dominantes o factores de vulnerabilidad  para tener una vida exitosa”.

Creciendo en pareja 

Su esposo la llama “mi roca” porque ella es  una mujer firme, de carácter fuerte, que lo ayuda a mantener su norte y el de la familia.

Ícono de la moda Según un estudio  de Harvard Bussines Review cada vez que Michelle Obama luce una prenda de una marca, esa marca obtiene ganancias por US$14 millones. Su estilo tiene tantos fans que la página web mrs-o.org detalla diseñadores y precios de lo que luce. De acuerdo con el diseñador y asesor de imagen Juan Manuel Plazas,  Michelle Obama es un crisol de oportunidades para los diseñadores del mundo. Ella no es fiel a un solo estilo, es una mujer pluricultural también  en este aspecto, comenta. Se le ha visto a través de estos años lucir prendas de agujas como Ralph Lauren, Giorgio Armani,  Oscar de la Renta, Carolina Herrera, Vera Wang...   Una de sus estrategias  para estar a tono con la cultura a donde llega, agradar a la gente del país al que arriba o rendir tributo a sus invitados en la Casa Blanca es lucir ropa de un creador de la tierra que visita o del personaje que ella recibe. Así, cuando recibió al Primer Ministro italiano, lució diseños de la italina Donatella Versace.

Michelle en frases

“Nunca soñé con ser Primera Dama. Siendo negra ese sueño parecía imposible”.“Cuando llegué a Princeton recuerdo que  me llevé un choque emocional viendo estudiantes universitarios que conducían un BMW. Yo ni siquiera conocía padres que condujeran BMW”.“Las mujeres no deben estar en una relación con alguien que no las haga felices y las complete como pareja”.Hoy, me levanto cada mañana en una casa que fue construida por esclavos, y veo a mis hijas, dos mujeres negras, jóvenes e inteligentes, jugando en el césped de la Casa Blanca”.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad