Nueve dudas cotidianas sobre el amor, resueltas por una especialista

Nueve dudas cotidianas sobre el amor, resueltas por una especialista

Septiembre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

¿Te gusta, lo quieres o lo amas? Esa es la pregunta que muchas parejas deben hacerse antes de pasar al matrimonio, dice Sonia Muñoz, quien habla de ‘Las etapas del amor’.

El amor, como los buenos vinos, mejora con el tiempo, aseguran quienes se han arriesgado a estudiar ese sentimiento. ¿Pero qué sucede con las parejas que no alcanzan a tomarse ni un sorbo de la mejor cosecha?Sonia Muñoz, médica especialista en bioética y familia, responderá esta y más dudas que surgen alrededor de las relaciones de pareja a través de su conferencia ‘Las etapas del amor’. Lo hará en el Salón Caracolí del Centro Comercial Unicentro el próximo 24 de septiembre, a las 6:30 p.m., gracias a la Corporación para la Formación de la Mujer. Pero antes de aclararle a los caleños varios conceptos confusos sobre el amor, Sonia Muñoz habló con El País sobre las falencias en las relaciones de pareja y las verdaderas causas de un fracaso matrimonial.Muchos creemos que el amor se disfruta más en las primeras etapas, pero usted dice lo contrario, que con el tiempo es que se vuelve mejor, ¿cómo se explica eso?Estar enamorado es muy lindo, pero no hay nada mejor que cuando uno empieza a decidir no con el sentimiento sino con la voluntad y la razón. Eso es madurez. Aceptar que tu pareja tiene errores y aciertos al igual que tu. Se ama de verdad y se disfruta más cuando dejamos de intentar cambiar al otro y empezamos a aceptarlo como es. Y eso requiere tiempo, pasar por las etapas del amor. Estudios hablan de que el enamoramiento dura 18 meses, otros dicen que cuatro años. ¿Cuánto tiempo uno tarda en amar de verdad?Eso no depende de un tiempo exacto, sino de la medida en el que la persona va madurando, y de sus planes de vida. Si de verdad su plan a futuro es hacer una vida junto a su pareja actual lo ideal es poner todos los medios para ir mejorando la comunicación. Tómese un tiempo prudente para ver al otro en los distintas situaciones de la vida. Por ejemplo, yo siempre aconsejo que si le atrae alguien y siente que puede llegar a enamorarse, vaya con esa persona a una fiesta y mírelo cuando se toma unos tragos. Obsérvelo en su ambiente familiar, cómo se comporta socialmente, en el trabajo, cómo reacciona ante una decisión importante, cuál es su punto de vista sobre la religión y la política.Hay parejas que después de un año de conocerse toman la decisión de casarse y tienen matrimonios exitosos. Pero a otras les sucede todo lo contrario. ¿Eso por qué pasa?Porque no se conocieron realmente, así llevaran seis años. Es que no depende del tiempo de relación sino de la inteligencia que uno ponga de pasar por encima del sentimiento. ¿El amor con el tiempo se transforma? Así como en el diario vivir usted amanece contento, otro día indiferente o triste. Y dependiendo de eso usted actúa en su día a día. Eso demuestra que el sentimiento es variable. Cuando un paciente me dice que ya no siente amor yo le digo: ‘ponga amor, decídase a sentir amor y verá que el día le cambia’. Lo más fácil es buscar otra persona cuando no se siente amor, pero lo más difícil es preguntarse por qué no siente amor, qué nos está pasando, qué hemos dejado que pase que ya no sentimos amor. ¿Hasta qué punto uno debe aceptar los errores y defectos de la pareja?No se trata de aceptar ni resignarme a como es el otro, sino que los dos se propongan mejorar, que su meta sea ser mejores personas. Pero para que eso en el noviazgo o en el matrimonio sea más fácil y llevadero, hay que escoger bien a la pareja. Los problemas de las parejas de hoy radican en que no saben escoger a su compañero, los eligen desde la compatibilidad sexual, desde gustos superficiales, pero no lo conocen realmente. Cuando yo escojo bien a mi pareja debo entender que ella al igual que yo también tiene defectos, pero llevaderos y compatibles con la forma de ser mía. Defectos que podemos ir mejorando, pero sin obligarlo a hacerlo. Cuando no se escoge bien es porque algo falló, ¿qué exactamente? La comunicación. No pusieron sobre el tapete quién es quién. Hay que hablar de las cosas que para cada uno son importantes, conocer los planes de vida para saber si son compatibles o no. Tratar de visualizar a futuro qué es lo que quieren en varios ámbitos, no que las decisiones los tomen por sorpresa. Por ejemplo, si cada uno es de una religión distinta deben hablar de cómo van a ser educados sus hijos, así los vayan a tener en cinco años. Pregúntale a tu pareja cómo considera ella el descanso; cómo y dónde van a pasar la Navidad y el Año Nuevo, cómo van a manejar el dinero, ¿50- 50? Qué va a pasar el día que alguno de los dos se quede sin trabajo. Incluso cosas del plano sexual. Ese tipo de cosas hay hablarlas y dependiendo de eso se decide si puede o no convivir con esa persona.¿Además de una mala comunicación, por qué fracasan los matrimonios?Por el egoísmo de cada uno, muchos no son capaces de ponerse en el lugar del otro. No he visto hasta ahora como terapeuta a ninguna pareja con grandes problemas que no se haya propuesto a mejorar y no lo haya logrado. Hace falta generosidad en darse al otro. ¿O sea que usted está de acuerdo con que en el matrimonio hay que ceder?Sí, pero ceder no quiere decir ser bobo, no es aguantarse todo lo malo. Es un ceder dándole paso al diálogo y en el que se puede aceptar que el otro sí tiene la razón. Es un ceder razonado. Una persona inteligente hace que su pareja también caiga en cuenta de que tiene defectos. ¿Está de acuerdo con que las parejas convivan antes del matrimonio?En la experiencia que he tenido con los pacientes, me he dado cuenta de que la convivencia previa no les ayuda a tomar decisiones que sean buenas. Muchos se centran en la compatibilidad sexual. Cuando usted dice vámonos a periodo de prueba es igual al periodo de prueba en un trabajo, en ese tiempo usted da lo mejor de tiene. Convivir siempre es condicionado, vámonos a vivir a ver si nos resulta, ¿si nos resulta qué? Siempre es difícil vivir en pareja, pero sí es posible.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad