ENTRETENIMIENTO

“No vivo a la sombra de mi padre”, Brian Moreno

Mayo 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Lucy Lorena Libreros - Periodista Revista Gente ? Especial para Elpaís.com.co
“No vivo a la sombra de mi padre”, Brian Moreno

Así luce Brian Moreno como 'Yorlis', el personaje que interpreta en 'La Promesa'.

Al joven artista caleño, que interpreta a 'Yorlis' en la serie 'La promesa', del Canal Carol, no le molesta que lo comparen con su papá, el actor Marlon Moreno, uno de los mejores del país.

Su personaje fue, al igual que el nombre de la serie en la que aparece cada noche, una promesa. Se la hizo Clara María Ochoa, la productora de cine y televisión caleña. Ella, desde hace ya varios años, venía creyendo en el talento de ese muchachito que, una vez terminó su colegio en Cali, con solo 17 años, se fue a estudiar actuación en el Teatro Nacional de Bogotá.“El personaje será tuyo, pero tendrás que ganártelo”, le dijo. Y ese muchachito, Brian Moreno, aceptó el reto. Ahora tiene 25 años y usted, de seguro, lo ha visto: el papel con el que llega todas las noches en la novela ‘La promesa’ del Canal Caracol, se llama Yorlis. Un tipo de personalidad y trabajo gris: consigue mujeres en Colombia que luego terminan en una red de trata de blancas en España. Un tipo detestable, el tal Yorlis. Brian lo sabe, pero asume que si eso pasa es porque está haciendo las cosas bien. Que si su personaje causa tanta animadversión es, como lo dice él, “le he entregado todo como actor”. Otra pista. Brian es hijo de Marlon Moreno, uno de los mejores actores de Colombia. Pero Brian no se lamenta de ser el hijo de... Las palabras hacia su padre, durante este diálogo con GENTE, dejan ver, más que drama, una profunda admiración. ¿Cómo fue crecer con un papá actor que al final influyó en el proyecto de vida que eligió?Mi papá ha sido una gran referencia en mi carrera. Al comienzo, no quería ser actor sino médico, pero a los 13 años me decidí.¿Cómo vivió la ausencia propia de una carrera que demanda tanto tiempo fuera de casa?Siempre entendí que mi padre tenía una carrera que deja poco tiempo para familia y amigos. Quizá fue una de mis primeras lecciones como actor: además de la formación propiamente escénica, nunca se deja de estudiar, de prepararse, de leer. Y eso implica alejarse de los tuyos. Y aunque en mi niñez me hizo falta su presencia física, él siempre se las ingenió para estar presente de otras formas. Ya con los años pudimos compartir mucho más cuando me fui a vivir a Bogotá.¿Cómo asumió Marlon su decisión de ser actor también? Me dijo ‘hacé con tu vida lo que te haga feliz’. Y de modo sabio me anticipó lo que se me venía: una carrera difícil, de dedicación y de entrega. ¿Ha sido difícil ser el hijo de...?Cero. Nunca he vivido a la sombra de mi padre y me siento orgulloso de él. Las comparaciones siempre existirán; lo que descubrimos es que hay mucha gente que ‘sufre’ con eso más que nosotros dos. Superé la creencia errada de que yo cargo con el peso de tener que ser mejor que Marlon Moreno. Mi decisión de ser actor es el ciclo normal de la vida: el papá llega hasta un punto y él querrá que su hijo lo supere. ¿Alguna vez conversó con Marlon sobre eso?Hace mucho tiempo. Y aquélla vez me enseñó los cinco pasos del actor: ¿quién es?, tráiganme, necesito a, lo quiero a usted como actor y el ciclo se cierra de nuevo con ¿usted quién es? Es que estas generaciones de actores conocen muy poco, por ejemplo, quién es Vicky Hernández, gran referente para generaciones como la de mi papá y la mía. Pero a las que vienen detrás se les oye decir “¿Vicky Hernández, me suena?”. ¡Y se trata de una de las más grandes actrices del país! Y ¿qué piensa de esos jóvenes que pretenden llegar al reconocimiento en televisión por caminos más cortos, como los realitis?Cada quien busca cómo sobrevivir en este medio, cuestionar que se metan a un realiti suena muy cretino. Ahora, soy de los que cree que en esta carrera vale mucho la formación. Se puede llegar a la Tv. por una cara bonita y un cuerpo de gimnasio. Y al comienzo funciona, pero llega un momento en que la falta de formación pasará la cuenta de cobro. La falta de estudio, de lecturas, de no ver cine. No saber, por ejemplo, del teatro griego o el teatro del absurdo. Mucha gente creerá que por ser ‘el hijo de’ le darán fácil los papeles.Mucha gente, seguro, y hablarán y todo eso. Lo que no ha llegado es el primer valiente que se atreva a decírmelo de frente. La mejor manera de contestar a esas impertinencias es con la calidad de mi trabajo. ¿Cómo fue actuar junto a su padre en ‘El capo’ y ‘A corazón abierto?Muy bello. Él es de esos actores que dan mucho en escena, así la persona que tenga enfrente sea estudiada o apenas esté comenzando. Siempre aporta y uno adopta actitud de esponja: absorber y aprender. Ahora está en la piel del indeseable Yorlis, el personaje que interpreta en ‘La promesa’...Es el personaje más grato que he encarnado. Un tipo que dice las cosas sin pensarlas, que se comporta como niño y que va pasando del maltrato físico al maltrato psicológico. La gente lo odia, pero a su vez quiere seguirlo viendo. Fue lo que busqué desde un comienzo: que lo destestaran. Y es curioso, eso me hace feliz.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad