Nik Wallenda cruzó el cañón de Colorado en cuerda floja de 400 metros
ENTRETENIMIENTO

Nik Wallenda cruzó el cañón de Colorado en cuerda floja de 400 metros

Junio 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción y Agencias
Nik Wallenda cruzó el cañón de Colorado en cuerda floja de 400 metros

La caminata le llevó más de 22 minutos, en los que hizo una pausa en dos ocasiones en las que vientos fuertes movieron los cables. “Gracias Señor. Gracias Dios por tranquilizar ese cable”, afirmó luego de 13 minutos de haber comenzado la caminata aérea.

Tal como se lo anunció a El País la semana pasada, el equilibrista Nik Wallenda cruzó un temible desfiladero de Colorado, EE. UU. sin usar arnés de seguridad. Oró todo el trayecto.

El equilibrista Nik Wallenda cruzó el domingo, en la cuerda floja, el desfiladero del río Pequeño Colorado en el noreste de Arizona, una distancia de 400 metros (437 yardas). Wallenda realizó su hazaña sobre un cable de acero de cinco centímetros (dos pulgadas) de grosor, 457 metros (1.500 pies) por encima del río en la Nación Navajo cerca del Gran Cañón. Sin arnés de seguridad. La caminata le llevó más de 22 minutos, en los que hizo una pausa en dos ocasiones en las que vientos fuertes movieron los cables. “Gracias Señor. Gracias Dios por tranquilizar ese cable”, afirmó luego de 13 minutos de haber comenzado la caminata aérea. Wallenda caminó lentamente durante toda la ruta, murmurando oraciones a Jesús casi constantemente. En los últimos pasos trotó y saltó. Wallenda le dijo a Discovery tras la caminata que los vientos, que se había pronosticado serían de hasta 48 kilómetros por hora (30 mph) fueron en ocasiones “imprecedibles” y que el polvo se había acumulado en sus lentes de contacto y alrededor de éstos. “Hubo mucho más viento y me tomó mucho esfuerzo mantener la concentración”, dijo. Wallenda, de 34 años, es un equilibrista de séptima generación y parte de la célebre familia circense ‘Flying Wallendas’, un clan que ha perdido miembros en sus peligrosas acrobacias. Su bisabuelo, Karl Wallenda, se cayó durante una actuación en Puerto Rico a los 73 años de edad y falleció. Varios otros familiares, incluyendo un tío y un primo, murieron en circunstancias similares. Nik Wallenda creció actuando junto con su familia y ha soñado con cruzar el Gran Cañón desde que era un adolescente. “El Gran Cañón fue uno de los lugares que me dejaron una mayor impresión desde que lo visité siendo aún un niño. Desde que tengo memoria, uno de mis sueños ha sido cruzar esta tan espectacular maravilla natural”, afirmó Wallenda, de 34 años de edad y padre de tres hijos. La acrobacia del domingo se produjo un año después de que cruzase las Cataratas del Niágara, lo que le mereció un séptimo récord mundial Guinness. Wallenda llevó consigo un micrófono y dos cámaras, una que estaba enfocada en la cuenca seca del río y una enfocada adelante. Sus zapatillas de cuero con suela de piel de ciervo canadiense le ayudaron a mantener su agarre en el cable de acero mientras caminaba. Unos 600 espectadores que observaron en el lugar en una pantalla de video le vitorearon cuando llegó.“Creo que Dios me dio un único talento y ese es caminar sobre la cuerda floja. Y para esta nueva aventura he entrenado más que para cualquier otra. No siento que esté probando o jugando a ser Dios, creo que eso sucedería si saltara de un edificio y dijera ‘Bueno, Dios, si eres real, permíteme sobrevivir.’ Pero hago entreno duro para mantener mi talento”, expresó. Antes del acontecimiento Wallenda había expresado su confianza de que lograría cruzar sobre el sitio escogido porque ya había caminado desafiando vientos de 83,6 kilómetros por hora.Boicot contra WallendaAntes de la caminata, un grupo de navajos, hopi y otros indígenas norteamericanos se pararon a lo largo de una carretera cercana con carteles que protestaban por la acrobacia. Esta fue promocionada como una caminata a través del Gran Cañón, un área sagrada para muchas tribus indígenas. Algunos residentes locales dijeron que Wallenda no había precisado con exactitud la localidad y dijeron además que la Nación Navajo no debería promover el riesgo de una vida por beneficio del turismo. “El señor Wallenda debería comprarse un sistema de posicionamiento global o que alguien le regale un mapa”, dijo Milton Tso, presidente de la comunidad de Cameron en la Nación Navajo. “Él no está cruzando el Gran Cañón. Está cruzando el desfiladero del río Pequeño Colorado en la Nación Navajo. Se trata de propaganda engañosa”.Pese al malestar que generó su anunciada hazaña Nik cumplió con su objetivo, cruzar al otro lado sano y salvo: “La vida está sobre el alambre. Todo lo demás sólo es esperar”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad