Mónica Lopera cuenta cómo dejó su vida de fama y se radicó en Londres

Mónica Lopera cuenta cómo dejó su vida de fama y se radicó en Londres

Agosto 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Juliana Londoño | Reportera de El País

Siendo famosa en cine y televisión Mónica Lopera lo dejó todo y se mudó a Londres, donde trabajó como vendedora de ropa. Y encontró el amor.

Cuando un actor alcanza el éxito en la televisión colombiana, lo acostumbrado es aprovechar su momento y hacer  cuanto proyecto se le atraviese en el camino, disfrutar del cariño del público y de la fama. Lea también: Mónica Lopera, de niña mimada a actriz dedicada

Sin embargo, y sin ningún remordimiento, hace siete años y medio Mónica Lopera, protagonista de novelas como ‘La tusa’, ‘En los tacones de Eva’, ‘Vuelo 1503’ y ‘Un ángel llamado Azul’,  empacó sus maletas y se fue a estudiar  a Londres, sin sospechar que allí se labraría una carrera,  encontraría al amor y formaría un hogar. 

Desde allí habló con El País sobre cómo ha cambiado su vida, lo mucho que extraña a Colombia y su nueva película, ‘Antes del fuego’, sobre los 19 días antes de la toma del Palacio de Justicia.

¿Cómo fue dejar Colombia para irse a probar suerte a otro país?

Tomar la decisión de  irme a vivir a otro país y  gastar   en libras implicó cambiar de vida, hacer sacrificios, dejar la comodidad de la casa y dejar de estar cerca de las personas que amo. Dije,  “estoy en el mejor momento de mi vida y si me quiero quedar tengo que luchar para vivir, aprender el idioma, la cultura. Y eso hice”. Trabajé medio tiempo en la industria de la moda, mientras estudiaba actuación y hacía castings. Trabajé para  Prada,  Dior, y  también en una firma de abogados. La moda me parecía un tema interesante, además con marcas que no tenemos en Colombia, aprender de materiales y colecciones es algo apasionante, por eso escogí trabajar allí.

¿Y sus amigos sabían que era famosa en Colombia?

Ya no es novedad, pero cuando llegué y trabajaba en las tiendas, nadie sabía que yo hacía televisión,  sabían que era actriz y ya. Al principio fue muy divertido porque trabajaba como vendedora, con nombre en el pecho y todo en Harrod’s, que es la tienda por departamentos más grande y lujosa del mundo, por lo cual llegan muchos turistas todo el tiempo, así que cuando  llegaban  colombianos y me abrazaban y me pedían fotos,  mis compañeros no entendían.

Cuando les conté lo que pasaba  me dijeron que estaba loca, que cómo así que había dejado toda mi vida para irme a vender ropa. Así que les expliqué que todo era parte de un proceso, que no estaba dejando mi vida, todo lo contrario, lo hice para ser mejor.

¿Pero la reconocen en la calle?

No. Cuando estoy en una parte latina o cuando voy a un evento y me encuentro un colombiano, ha pasado, pero que vaya caminando por mi barrio y me reconozcan, no.

¿Qué tal le ha ido con el idioma?

El reto más  grande ha sido actuar, pensar y sentir en ingles. Aún me demoro mucho más actuando en inglés.

¿En su casa se habla espanglish?

No, español paisa. 

¿Es una amante de la moda?

Sí. Soy muy sencilla para vestirme, no soy tan arriesgada, pero lo sé todo y lo quiero todo. Sigo siendo muy antojada.

¿Cómo les va a los latinos en el cine y la televisión en Londres?

No es una cultura tan fuerte como en Estados Unidos. En Londres hay muchos latinos pero  no nos tienen tan presentes, nos consideran españoles. Por eso para mi ha sido un proceso tan interesante demostrar que exótico y diferente es bueno, es igual a ser local, simplemente es distinto pero no quiere decir que sea malo.

  Definitivamente Sofía Vergara y los futbolistas han sido muy importantes porque gracias a ellos la gente ha aprendido a ver dónde está Colombia. No es que nos miren raro, es simplemente que nuestro país y la cultura no es algo cercano para ellos.

¿Cómo es un día normal?

Estudio todo el tiempo, hago cursos online, voy a un club de actores donde hay todo el tiempo seminarios, lecturas, entre otros. Hago ejercicio, soy ama de casa, estoy aprendiendo a cocinar, voy a audiciones, escribo... depende de la época. 

¿Para qué ha servido estar lejos?

Aquí encontré libertad para crecer, para vivir, crear, viajar, decidir mi camino, los proyectos y la persona con la que quiero estar.

¿Qué extraña de Colombia?

Todo. Mi familia, mis amigos, mi trabajo... También me hace falta el paisaje, las montañas, manejar una hora y estar en otro clima. En Colombia es algo normal, pero desde lejos uno entiende lo importante que es esa posibilidad de cambiar de clima. 

¿Y qué cosa no extraña?

La inseguridad.

Un día para repetir...

Todos los días han sido maravillosos. Unos porque han sido buenos y otros porque me han dejado aprendizaje. No pienso en repetir, pienso en todos los sueños que me faltan por cumplir.

El mayor premio que le ha dado la vida...

Mi mamá. Tener su sensatez, su apoyo, su guía y su protección  ha sido un regalo.

¿Qué le dijo su mamá cuando le contó que se quedaba en Londres?

Que me quedara, que no me devolviera, que aprovechara la experiencia, porque era una oportunidad única en la vida. Fue fan número uno de que me quedara.

 ¿Cómo es su relación con ella?

Hablamos todo el día y a toda hora. Es un chat abierto constante, ni nos saludamos ni nos despedimos. Andrés, mi esposo, se ríe  porque es una conversación infinita. Ella sabe todo, quién toca la puerta, qué hice, para dónde voy, todo.  Es una relación donde cada una respeta su espacio. Mi mamá está sola, así que podría ser una cosa muy apegada y dependiente, casi enfermiza, pero todo lo contrario, es una relación de confianza, respeto y amistad.

¿Qué siente cuando la ve en pantalla?

 Soy la fan número uno. Me siento orgullosa de ver cómo ha sido su progreso. Además es muy juiciosa, disciplinada y me da mucha emoción ver que es el fruto de muchos años de sacrificio y juicio.

¿Quién es más diva?

Ninguna, me encantaría decir que yo, pero ambas somos muy tranquilas. Yo podría decir que soy la mamá de la relación,  a veces.

No tiene lado sucio en internet, ¿es cuestión de estrategia?

La verdad es que tengo una vida muy normal. No encontrarás escándalos porque no los tengo. Cuando uno tiene claro por qué elige esta profesión, no es que se cuide sino que todo hace parte de un paquete y para mí ha sido muy claro el norte de mi carrera. He tratado de que lo interesante sean mis papeles y no mi vida personal. 

Si se pudiera  encontrar con la pequeña Mónica, ¿qué le diría?

Que dejara de joder.  Aunque estuve tan bien acompañada en la vida por mis papás, que todo como fue, fue perfecto, no tengo que volver a decirme nada.

Al revés: Un poco más ¿Qué es lo más lindo que ha hecho por amor? Aprender a cocinar. Si fuera una guía en Londres... ¿Dónde ir a comer? A un restaurante que se llama Granger & Co. ¿Dónde enamorarse de la ciudad? En los parques, uno nunca se imagina que es tan verde. ¿Dónde ver pasar gente? En   las orillas del Támesis. Un lugar para recordar a Colombia... Mi casa, al lado de mi esposo. Y uno para ir a bailar... Hay un restaurante mexicano cerca a la casa donde ponen salsa, allí vamos a veces. ¿Cómo le va con las redes sociales, tiene un Facebook de fans? Quisiera ser mejor, tengo Instagram y acabo de abrir Twitter, apenas estoy aprendiendo, quisiera ser mucho mejor. En Facebook nunca he visto nada, aunque me alegra que los fans me recuerden.  Un talento escondido... Esquiar. No soy tan buena como los europeos que aprender desde los 2 años, pero me defiendo. Y un plato colombiano para comer por siempre. Bandeja Paisa de mi mamá. ¿Qué es lo primero que hace al volver a Colombia?  Además de ver a mi mamá, buscar  a mis amigos. ¿Cómo le fue con ‘La tusa?’ Fue un proyecto divino que me permitió volver a Colombia. Me reí mucho y conocí gente increíble, fue un gran regreso para mí.  ¿Tiene planes de volver? Por ahora no hay nada planeado. Estoy abierta a la posibilidad de regresar a un proyecto interesante.  ¿Cuál es su papel ideal? El que aún no he hecho.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad