Mónica Fonseca, juez de la moda en ‘Project Runway’

Septiembre 19, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Verónica Gómez, reportera de El País
Mónica Fonseca, juez de la moda en ‘Project Runway’

“Muchas veces he sido víctima de la moda. A veces me enamoro de algo y después digo: ¡Ay, Dios mío! ¿Qué estoy haciendo con esto?”.

Dos colombianas participan en el programa del canal Glitz ‘Project Runway’: Mónica Fonseca, quien será jurado permanente, y Silvia Tcherassi que es la juez invitada este lunes.

Adriana Arboleda, Pilar Castaño, Nina García y Silvia Tcherassi son algunas de las personalidades colombianas que la presentadora y modelo Mónica Fonseca considera referentes del buen vestir. “Nunca se les ve una pinta inadecuada”, sostiene. En esta lista bien podría estar incluido su propio nombre, pues Mónica es una de las mujeres que más sabe de moda en el país y lo demuestra. Tanto, que fue escogida por el canal Glitz para ser jurado del reality ‘Project Runway’, que selecciona, entre varios participantes, al mejor diseñador de moda de Latinoamérica.¿Cómo se vinculó a 'Project Runway'?Me hicieron la invitación. Ya había hecho cosas de moda, para el canal Glitz y en Colombia he presentado eventos de moda. Además fui modelo por mucho tiempo, he estado en el medio, y en Glitz me conocen bastante bien. Entre las opcionadas nos pidieron que hiciéramos un casting, parece que yo les gusté mucho. Estoy muy emocionada de estar en ‘Project’.¿Verdad que la tercera vez que lloró en su vida fue cuando le hicieron la oferta?He llorado varias veces de la emoción, soy súper llorona y sensible. Una fue cuando me llamaron de RCN a presentar noticias, luego para trabajar en La W. Y que hayan pensado en mí para ser jurado de ‘Project’ ha sido de las satisfacciones profesionales más grandes de mi vida.¿Cuál va a ser su rol como jurado?Por fortuna, este es un reality en donde nos querían como somos. Soy estricta, pero me encanta decir las cosas bien y muy claras para que la gente entienda en un lenguaje sencillo. Si bien este es un reality sobre diseñadores, es para toda clase de televidentes, a los cuales hay que acercarlos a la moda con un lenguaje sencillo. Así que van a ver una jurado común y corriente, es Mónica Fonseca opinando de uno de los temas que más me gusta, una de mis pasiones que es la moda.¿Entonces va a ser la más exigente?Soy bastante suave, pocas veces me van a ver exaltada por algo que no me guste porque no estamos juzgando novatos, sino gente que por más joven que sea, es profesional y se merece un respeto. Como amante a la moda y exploradora del tema, tengo que guardar una postura muy respetuosa ante ellos. Ángel Sánchez (diseñador venezolano), por sus años de experiencia, va a ser más duro y estricto. Mi acompañamiento es distinto, es de esperar propuestas que me sorprendan, pero desde el respeto.¿Y cómo hará para no inclinarse por los concursantes colombianos?No, eso no pasa, lo rico de este reality es que no es una competencia entre países, sino de latinoamericanos presentándose ante el mundo de la moda. Parte de la razón por la que me escogieron es por ese chip latinoamericano en mi cabeza, no funciono como colombiana, sí como latinoamericana. Como jurado no puedo tener favoritismos.¿Qué requisitos debe reunir un buen diseñador de moda?Debe tener muy claro la capacidad de proponer en su diseño, debe ser absolutamente pulido en su confección, saber hacia dónde va, tener un estilo, uno busca a alguien estricto en cuanto a los acabados, que se inspire, pero que proponga mucho. Eso esperamos ver.Usted ha dicho que es fanática de la moda, ¿hasta dónde llega ese fanatismo?Soy una apasionada por la moda, no una fanática. ¿Y hasta dónde llega mi pasión? Hasta volarme cada vez que puedo, así sea dos o tres días, a las ferias de la moda que se hacen en el mundo. Esta vez no voy a poder estar en la Semana de la Moda en Nueva York por trabajo. Pero cada que estoy en alguna ciudad nueva, visito las tiendas de los grandes diseñadores. Soy apasionada por los zapatos, las faldas, las chaquetas, las nuevas propuestas. Me gusta ver y vivir la moda.¿La prenda más cara que ha comprado?Una de varios ceros a la derecha, pero no han sido carteras, han sido zapatos. Un vestido tal vez. Compré un vestido de la última colección de Alexander Mcqueen, me gusta mucho la propuesta de ese diseñador y cuando puedo me doy ese gusto.¿Y ha sido alguna vez víctima de la moda?Claro, muchas veces, por Dios. Hay veces que uno tiene unos desafíos tremendos, se enamora de algo que una vez y dice ay, Dios mío, ¿qué estoy haciendo yo con esto?¿Hasta cuándo hacerle caso a la moda?La moda debe ser una herramienta para poder uno expresar lo que quiere decir, lo que es, pero no debe hacerle o no caso. Debe ser un complemento que uno puede llevar todos los días. Si está de moda pantalones anchos a la cadera y si uno es tremendamente caderón no le va a quedar bueno, entonces no debe hacerle caso a la moda. Uno debe guardar su estilo siempre, encontrar lo que mejor le queda, encontrar cómo a través de la moda puede expresarse pero debe tener siempre compostura con su figura. Uno no puede hacerle caso a algo que le vaya a quedar muy mal y no vaya a resaltar su figura.¿Quién es un buen referente del buen vestir en Colombia?Me encanta como se viste Adriana Arboleda, me parece una mujer clasuda, que se viste divino siempre, está siempre propia para cada ocasión, me parece espectacular. Gloria Echavarría, Pilar Castaño, está regia siempre, yo a Pilar la sigo desde que soy muy pequeña; Silvia Tcherassi. Ellas son ganchos, además de ser personalidades muy importantes, les queda bien todo. Siempre están apropiadas para toda ocasión, se ven guapísimas. Mujer ícono de moda me parece Sara Jesica Parker, me parece increíble; Nina García (colombiana editora de moda) nos deja muy bien parados a los colombianos en el exterior por su estilo por su clase, por su profesionalismo, mejor dicho, a estas mujeres no les ves una pinta inadecuada nunca.¿Qué es lo más light de su personalidad?No, no lo tengo claro. Pero tengo claro que no es la moda, la moda es algo muy profundo.¿Cuál es su mayor reto en ‘Project’?Poder elegir al diseñador o diseñadora que realmente se merece este premio, no es sencillo cuando tienes 14 jóvenes con tanto talento, con tantas ganas, no es fácil, uno tiene que asumir el reto, no equivocarse en la elección. Afortunadamente no recae sobre mí, somos varios, cada uno con una visión, un bagaje cultural intelectual diferente y ahí es donde está el reto, no solamente el mío sino el de cada uno de nosotros.¿Es más amante de la tecnología o de la moda?De las dos, van de la mano. Hoy día sí hay todavía mucha moda que se basa en lo artesanal, pero la moda va evolucionando de la mano de la tecnología no sólo en su forma de confeccionar sino también en su forma de crear. Las grandes casas de marca diseñan a partir de los grandes diseñadores, pero muy ligadas a la tecnología también con programas que les ayudan, con máquinas, que les ayudan a crear grandes cantidades, pero sobre todo, diseños que tienen impreso el mundo de la tecnología.¿Qué tan fanática es de la tecnología?Apasionada total. Tengo varios ‘gadgets’ por (los espacios de Tv. ) Mundo Digital y por CST (Ciencia, Salud y Tecnología) por eso no solamente yo, sino todo mi equipo de trabajo, vamos constantemente a las ferias de tecnología. Y presento muchos eventos de tecnología, comprendo su lenguaje y todos los días estoy aprendiendo.Un nuevo amor¿Qué tan cierto es que se casó con Juan Pablo Raba?Pues parece que sí es cierto, los de (la revista) 15 Minutos mostraron pruebas contundentes (risas).¿Por qué tomó esa decisión nuevamente?Creo firmemente en el matrimonio, en la pareja y creo que la base de una sociedad sana es el matrimonio y es la familia. Creo que uno puede fracasar muchas veces en el intento, ojalá fracasar no más de una y que un segundo matrimonio sea un buen ejemplo para la sociedad, pero, sobre todo, una convivencia fantástica es muy importante para mí y para mi pareja, creo que es la reivindicación también de que el amor y la pareja y el matrimonio son claves de sociedades sanas.¿Qué cosas aprendió de su primer matrimonio que no aplicaría en el segundo?Mucho, mucho, mucho. Yo quisiera siempre dejar un mensaje de que cuando uno toma la decisión de casarse es porque tiene la seguridad y convicción de que ese barco va a llegar a buen puerto, pero sin el camino por A, B, o C no funciona un matrimonio, pues uno tiene que aprender de cada cosa para no repetirla en una segunda oportunidad que le da a uno la vida. No es fácil construir una pareja, una amistad, una relación amorosa, una empresa como lo es el matrimonio. Pero sí quiero dejar el mensaje de que tal vez es la empresa más delicada, pero más bonita, pero si uno no aprende de sus errores es un bruto, uno tiene que aprender de sus errores . Y el error no es casarse con alguien y separarse, el error son esas cosas que hicieron que no funcionara, que no permitieron llevar a buen puerto una relación tan delicada y tan magnífica como puede ser un matrimonio, pero tengo la convicción, tengo todas las ganas, la paciencia y el amor y la creencia de que el matrimonio es el lugar donde las parejas pueden realizar sus sueños, pueden crecer y ser mejores seres humanos.¿Pero qué aprendió para aplicarlo en este nuevo matrimonio?Aprendí que el tema de la tolerancia es importante, pero también lo es el tema de no soltar en los momentos en que haya dificultades, creo que es importante darse muchas oportunidades. Las relaciones humanas son difíciles, creo que ese es el aprendizaje más grande, más profundo, que uno tiene que llegar hasta donde se tenga que llegar para poder estar contento, pero tal vez aprendí que la constancia, la dedicación, el perdón, la convicción son importantes también. Vivir en paz en pareja, esa es una de las características para que las cosas puedan funcionar. Uno no puede vivir con una constante agonía o una constante pelea o así no sea una constante pelea, no puede caer en lugares donde esté incómodo. La paz en la convivencia es clave para que las cosas funcionen.¿Qué tiene Juan Pablo Raba que la hizo tomar nuevamente la decisión de casarse?Es una persona absolutamente paciente, llena de paz interior, me impresiona mucho, yo me maravillo cada día de cómo enfrenta la vida, cómo enfrenta los retos, cómo enfrenta la convivencia conmigo y es por su tranquilidad. No había conocido hace mucho tiempo una persona que tuviera tanta paz interior, tanta tranquilidad, tanta madurez. Él también pasó por un divorcio y eso tal vez lo ha hecho aprender, lo ha hecho crecer y las relaciones anteriores que nosotros hayamos tenido nos llevan a ese punto, Dios quiera, vuelvo y digo, esto es como una lotería, Dios quiera que esto siempre sea así, pero por el momento tal vez esa fue la connotación más grande que me llevó a eso.¿Cómo quedó su relación con Marck Tacher?Tranquila, cuando uno termina con alguien uno tiene también que buscar esa tranquilidad. En este momento es una relación tranquila, una relación respetuosa, podemos decir eso, con los años uno debe tratar de construir cariño hacia esas personas que han pasado por su vida. En estos momentos es una relación tranquila y respetuosa.¿Y él sabe de su nuevo matrimonio, le ha dicho algo o no?No hablamos de eso, creo que no es un tema que le incumba a él, tampoco me tiene que incumbir a mí ni debe meterse uno en eso, más cuando va a hacer un año que nos separamos, entonces creo que eso es lo que uno menos conversaría con esa persona, ¿no? La invitadaAl jurado de ‘Project Runway’ conformado por Rebecca de Alba, Ángel Sánchez y Mónica Fonseca, se unirá hoy, en el cuarto capítulo, la diseñadora de modas colombiana Silvia Tcherassi. En el episodio anterior, la participante colombiana Isabel Silva fue eliminada, y José Luis González, de México, quien ganó el reto, obtuvo la inmunidad. El ganador de esta temporada recibirá US$30.000 para comenzar su colección, que podrá exhibir en el Mercedes Benz DFashion México; un ‘photoshoot’ en la revista Glamour México y Latinoamérica y unas vacaciones en el Hotel Live Aqua Cancún.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad