Miss Parkinson, un reinado inusual cobra fuerza en Cali
ENTRETENIMIENTO

Miss Parkinson, un reinado inusual cobra fuerza en Cali

Septiembre 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País
Miss  Parkinson, un reinado inusual cobra fuerza en Cali

Nuvia Muñoz, ganadora de Miss Simpatía 2012, organizado por la Fundación Parkinson de Colombia.

Un reinado inusual cobra fuerza en Cali, pues las candidatas son pacientes con Parkinson. Revolucionario programa de reacondicionamiento físico.

Nuvia Muñoz no tiene medidas de reina, es lo que se llama una ‘belleza natural’. Tampoco tiene 20 años, pero camina con la seguridad de una quinceañera, sonriente, del brazo de su edecán. Luce despampanante el traje que realizó durante sus secciones de terapia ocupacional, donde en lugar de aprender pasarela o seguir clases de etiqueta y glamour, hizo ejercicios para controlar la rigidez, los temblores y la falta de tonicidad muscular y de motricidad, propias del Parkinson.Hasta los edecanes recibieron fisioterapias, porque el Parkinson lo que más afecta es la marcha y el equilibrio, así que tanto ellos como las candidatas a Miss Simpatía tuvieron que hacer diariamente ejercicios de recuperación de fuerza muscular en piernas y llevar a cabo caminatas largas.Fue gracias a sus sesiones de terapia tres veces a la semana, que candidatas como Teresa Medina y Brígida Alomía, bailaron ‘La Caderona’, y Fanny González, Niyireth Herrera y Dora Nelly Flores se lanzaron a la pista al ritmo de merengue y ganaron en mejor desempeño en baile. Otra candidata Zoila Salcedo sorprendió al jurado y a los asistentes no sólo por mejorar su expresión facial al declamar: ‘Por qué viniste’, también por su pasarela. Esa misma mujer que caminaba con tanta propiedad, antes perdía el equilibrio al dar un paso. Aquí sí valen palabras como ‘fuerza’, ‘impactante’, ‘ganas’ y ‘superación’ que tanto trillan en los reinados. El momento de Nuvia“¿Dónde dejaste las pistolas, Nuvia?”, le grita desde el público un admirador que ya ronda los 60 años. Nuvia sonríe y desenfunda de su traje típico (que ha llamado ‘Rayo de información’, en homenaje a los medios de comunicación), dos pistolas de juguete, que dispara al aire, anunciando que la carrera hacia la meta comienza. Se acerca al micrófono, entona, y arranca a cantar con un ánimo que envidiaría cualquier mariachi en la Plaza Garibaldi: “Juan se llamaba y le apodaban Charrasqueadooo, era valiente y arriesgado en el amooor, a las mujeres más bonitas se llevabaaa y en esos campos no quedaba ni una floor”. Los asistentes a la Fundación Parkinson la aplauden eufóricos y le gritan: “¡Esa es, esa es!”, como para que el mismísimo Raimundo Angulo los escuche. Lástima que el Concurso Nacional de Belleza no la admita porque pasó el límite de edad, tiene 73 años. Entre el jurado no está Amparo Grisales, pero hasta ella se ‘erizaría’ de ver el enorme esfuerzo que realiza Nuvia. Resultado de las terapias que ella y otras ocho candidatas a Miss Simpatía siguieron con los fonoaudiólogos en la Fundación Parkinson, para mejorar el tono de la voz, la respiración al hablar y la vocalización. De eso da fe Beatriz Eugenia García, directora de la Fundación Parkinson de Colombia: “Con Nuvia se trabajó bastante, ella estaba muy motivada, pero tenía dificultad en la respiración, se ahogaba hasta para hablar. Los fonoaudiólogos trabajaron mucho con ella, para que hiciera las pausas al cantar. Hablaba atropellado, se le enseñó a hablar despacio”. También María Silena Lucio hizo su mejor esfuerzo para interpretar ‘Río badillo’. Aprenderse la letra de la canción fue otra tarea difícil, pero no imposible para Nuvia, tampoco para María Silena. Aún con déficit cognitivo y con problemas para seguir secuencias e instrucciones o para acordarse del orden de las estrofas, interpretaron hasta el final sus canciones.Las candidatas a Miss Simpatía trabajan contra el reloj, como las aspirantes al Reinado Nacional, son tres meses de preparación, pero no tienen diseñadores. Ellas mismas confeccionan sus trajes, lo que les permite mejorar la fuerza muscular de las manos, estimular la creatividad y fortalecer su autoestima. Aunque una es llamada Miss Simpatía, todas reciben una corona, el premio a su esfuerzo. Todas, como dijo Nuvia al recibir el título de Miss Simpatía 2012, sienten que es el “día más emocionante de mi vida”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad