Miley Cyrus, perfil de Hannah lejana

Miley Cyrus, perfil de Hannah lejana

Septiembre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Miley Cyrus, perfil de Hannah lejana

Según Gloria Hurtado, sicóloga, Miley Cyrus "terminará candidata a un suicidio, a droga o a psicosis. Debe retirarse de manera temporal de lo que construye la opinión pública para encontrarse con ella misma”.

La historia de otra oveja descarriada de Disney, Miley Cyrus. De Hannah Montana ya queda poco, según sus seguidores.

1. El perreo de Miley Si se le nombra a un padre de familia: Miley Cyrus, va a quedar más perdido que ‘el hijo de Lindbergh’. Pero si se le dice Hannah Montana seguro recordará la serie del canal Disney seguida por 200 millones de espectadores, en especial chicas entre los 10 y los 15 años. A ellas la niña rubia dulce e ingenua, una colegiala que se convertía en estrella pop, les cantaba: “Siempre va a ser una batalla difícil. A veces vas a tener que perder. No se trata de la rapidez con que llegar. No es sobre lo que está esperando al otro lado. Es la subida. Sigue intentando, sigue subiendo, mantén la fe, baby”, como lo hizo en ‘The Climb’. Una canción que hasta hace poco tarareaba Laura Gabriela(*) una quinceañera que le da su propia interpretación: “Alcanza tus sueños, mantén tu fe y no olvides tu propósito”. También recuerda ‘Seven Things’, en la que Miley hablaba del primer amor: “las siete cosas que me gustan de ti, tu pelo, tus ojos, tus viejos Levi’s y cuando nos besamos, estoy hipnotizada, me haces reír, me haces llorar”, y de ‘True Friend’, donde se refería a esa verdadera amiga que siempre tienes a tu lado cuando nada anda bien.Pero después de ver su show por televisión en los MTV Video Music Awards, Laura soltó ante su tía una frase lapidaria: “Ella dejó de ser mi ídolo para siempre”. Allí vio a una Miley distinta a la que recordaba. Interpretó su single ‘We Can't Stop’ (No podemos parar), la canción de verano en EE.UU. con una letra premonitoria: “En nuestra fiesta podemos hacer lo que queramos. En nuestra fiesta podemos decir lo que queramos. Es nuestra fiesta podemos ***** (amar) a quien queramos. Podemos besar a quien queramos”.No fue la letra lo que escandalizó a Laura, si no ver a su ídolo provocando al Robin Thicke (de 36 años) con gestos y alusiones sexuales, que en alguien de “apenas 20 años” le resultaron “ ridículas”. Cyrus bailó provocativamente rodeada de osos de peluche y se quitó la ropa hasta quedar en un bikini ‘nude’. Actuación durante la cual, según The New York Times, “acosó sexualmente a Thicke”.Eric Solomon observó los VMA con su hijo de 15 años. “Estoy tan avergonzado. El haber visto eso con él me hace sentir apenado”. Sin embargo, su baile ‘hot’ fue defendido por algunos fans que lo describen como el ‘Twerking’, al que hace años pusieron de moda las bandas de hip hop en sus batallas de baile callejeras. Es similar al perreo: mover nalgas y cadera y cuanto más sexy, más posibilidades de ganar. Pero el Parents Television Council acusó al canal por anunciar el programa de los VMA como “adecuado para personas de 14 años”, y por vender sexo y anunciar condones utilizando estrellas infantiles. “El que Cyrus haya elegido usar casi nada de ropa es un ejemplo de la sexualización de nuestras jovencitas”. Laura concuerda: “ver a alguien que le daba tan bonito ejemplo a los jóvenes, hacer un presentación tan obscena, hace que tu imagen de ella se dañe totalmente”. Frente a las críticas, Miley solo dice: “Ni siquiera pensé cuando lo hice, así soy yo. Tengo tantos ‘#%&/#’ problemas. Estoy tan jodida. Todo el mundo hace cosas tontas cuando está mal”. 2. El fan enamoradoNo es la primera vez que Miley Cyrus es centro de la polémica. La ídolo adolescente celebró sus 18 años en el 2010 fumando de una pipa. El video, grabado en una fiesta en casa de la cantante en Los Ángeles, cinco días después de su cumpleaños fue divulgado en internet sin su autorización.Una fuente cercana a Cyrus aclaró que lo fumado por la cantante no fue marihuana, sino salvia, una hierba natural con cualidades psicodélicas. Antes, en 2008, Miley se hizo fotos con la pijama mojada; antes de su show en el Rock in Rio Madrid 2010 se subió al escenario del reality ‘Britain’s Got Talent’ y durante la interpretación de ‘Can’t be tamed’ simuló besar a una de sus bailarinas. También ha insultado a los paparazzis cuando le preguntan que si está embarazada de Liam Hemsworth. Pocos días después de su show en los VMA, Miley publicó un ‘tuit’ en el que dijo que acababa de insultar a un paparazzi llamándole ‘cunt’ (palabra ofensiva) y que antes de que él venda la noticia, la dice ella. Todas estas actitudes tienen una explicación, según la sicóloga Gloria Hurtado, “la fama no es fácil de soportar para nadie porque te hace perder identidad. Todo el mundo opina y una adolescente termina siendo no lo que es sino lo que se construye de ella”.Agrega: “Esta niñita quiso construir algo que le diera identidad, que la sacara del estereotipo construído por otros, de Hanna Montana. Y por oposición a la imagen de niña buena, quiso ser niña ‘mala’. Pero ni lo uno ni lo otro ha sido construído por ella”.“Los adultos están exagerando. La actuación en los MTV mostró que ya no es una niña como antes, ya no es Hannah Montana, sino Miley Cyrus. El baile y la música no me parecieron vulgares, sino ‘Twerking’. Están hablando sin esperar el nuevo disco que presentará el 8 de octubre. Ayer salió la portada y el estilo es muy similar. Sale con un calzón blanco, pero la canción se refiere a eso, no debía ser algo tan formal y tan serio”, dice Juan José González, de 13 años, quien desde los 6 es fanático de Miley.“Ella tiene un estilo único, no es igual a las otras artistas que siempre se concentran en cosas básicas. Siempre busca que todo sea perfecto. Sus canciones tienen un mensaje. Su nueva canción, ‘We Can’t Stop’, la que presentó en los MTV habla de que los adolescentes son muy fiesteros”, dice. “Si ves el concierto que hizo en Londres en 2009 sus pasos son casi iguales a los de MTV, es ‘Twerking’, nada distinto, solo que ahora salió con el vestido de baño color piel, y es parte del estilo de su nuevo álbum Bangerz”, agrega el niño, quien tiene discos, dos libros, revistas, posters y una camisa y un saco de Miley Cyrus, recuerdos de su concierto en Colombia, en 2011. Él viajó a Bogotá con su mamá para ver a la estrella en el Coliseo Cubierto El Campín. “Entré a las 4:00 p.m. y terminó a las 8:00 p.m. El tiempo se me pasó muy rápido. Cuando ella salió todos comenzamos a cantar”, cuenta. Dice que leyó que se vendió el 85% de la boletería. Y que vio en la gradería muchos niños y en platino estaban los de 15 para arriba. “Antes del 2010 la seguían mucho las niñas, pero cuando la serie se acabó, que ella sacó el álbum ‘Can’t Be Tamed’, los fans eran más adolescentes, y ahora sus seguidores son de 16 y 17 años”, dice. “Me dio tristeza que había muchas niñas de 8 años para abajo que iban con pelucas y trajes extravagantes con la ilusión de ver a Hannah, no entendían que la que iba a cantar era Miley. Yo tengo una frase: ‘Los que dejaron de seguir a Miley es porque amaban a Hannah y no a Miley’”, remata.(Lea la segunda parte del texto aquí: Así fue la caída de Hannah Montana)

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad