Michelle Pfeiffer habla sobre su nueva pelicula ‘Una familia peligrosa’
ENTRETENIMIENTO

Michelle Pfeiffer habla sobre su nueva pelicula ‘Una familia peligrosa’

Diciembre 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Especial para El País.
Michelle Pfeiffer habla sobre su nueva pelicula ‘Una familia peligrosa’

Michelle Pfeiffer.

En este nuevo film actúa junto a Robert De Niro y Tommy Lee Jones.

o es extraño que Michelle Pfeiffer se sienta cómoda con el fogoso rol de Maggie en ‘Una familia peligrosa’. De esta mafiosa compulsiva pirómana ya había antecedentes, desde que la actriz californiana estuvo ‘Casada con la mafia’ (1998), en la simpática película de Jonathan Demme, coprotagonizada por Matthew Modine.Tras el paso flameante de sus fechorías en un pueblo de Normandía, Francia, en su rol de mujer del implacable Giovanni Manzoni (Robert De Niro), hay un gran fervor de la actriz por el cine de gánsteres. “Soy fan de ‘El Padrino’, ‘Buenos muchachos’ y otros clásicos. Es mi género favorito”.Espléndida a sus 55 años, con un juvenil y ceñido traje negro de cuello bandeja y falda a la rodilla acampanada en pliegues, Michelle apareció en París, en la premiere de ‘Una familia peligrosa’, conocida también como ‘Malavita’.La historia trata sobre un capo de la mafia y su familia que se trasladan a un tranquilo pueblo en Francia, llevados ahí por el programa de protección de testigos, tras dar información a la policía sobre la mafia. A pesar de los esfuerzos del agente Stansfield por mantenerles a raya, Fred Manzoni, su mujer Maggie (Michelle) y sus hijos, Belle y Warren, no pueden evitar recaer en viejas costumbres al lidiar con sus problemas al estilo de la “familia”. Hace rato que no se le veía en el perfil de un personaje como su memorable ‘Gatúbela’; de hecho, la actriz quien inició su carrera como invitada en series de televisión como ‘La isla de la fantasía’ y ‘Delta House’ es famosa por rechazar papeles que luego fueron clásicos, y hace rato no aparecía en una película de categoría. Su sonrisa lo dice todo. Está feliz con el lanzamiento de esta película franco estadounidense. Y son muchas las razones, según ella: “El director, los actores, la historia, pero ante todo es la reinvención de un género que siempre he amado. Se han hecho comedias similares como ‘Analyze that’, pero esta es la clásica historia de una familia de la mafia, de forma similar a cómo la vimos en ‘El Padrino’, por supuesto a otra escala. Lo más interesante es el rumbo que se le ha dado al género, el tono del humor que nunca desentona, porque el público de hoy cada vez se inclina más por el cine de entretenimiento”.Para Pfeiffer la película es una oda a la unidad familiar. “La familia está en un momento lista para desmoronarse, pero luego surge algo que los hace reagruparse en uno solo. El cine debe tener siempre un mensaje de esperanza, de alegría, y la gente sale de la sala con la sensación de haber captado que la familia es lo primero, por encima de todo lo bueno o malo que suceda en tu vida”.Otra razón para sentirse orgullosa de trabajar en este filme es que se declara ferviente admiradora del director Luc Besson. “Es impresionante, ahora que conozco su trabajo, comprendo por qué estaba tan segura de que era el único europeo que había podido demostrar ampliamente hacer películas de acción con la misma compleja estructura de Hollywood”, asegura. Dice además que ha trabajado con muchos directores importantes, pero que esta es una experiencia que la honra de manera muy especial. Admite que al principio estuvo prevenida en cuanto a la manera de trabajar con Besson. “El actor siempre tiene el reto de debatir, al fin y al cabo, es tu cuerpo el que está dando vida al personaje, así que quizás aportes algo importante desde tu interpretación personal. Al principio sentía que debía caminar en puntas de pie, pero luego capté que él esperaba mis ideas. Lo importante es que yo las hubiera evaluado bien antes de decirlas. Luc jamás perdería el tiempo con algo que no capta de inmediato su interés”,dice no sin antes soltar una carcajada.Trabajar con De Niro, un sueñoCuando se le interroga sobre Maggie, a quien se le describe como una ‘mafiosa pirómana’, Michelle exclama con el humor que la caracteriza: “Uy... ¡qué forma tan horrible de decirlo! Ella sí tiene sus pequeños defectos, es que la pobre es malgeniada y a veces no se sabe controlar. Pero es la base de la familia, le toca lidiar con dos hijos adolescentes matones y tiene que encontrar la manera de explosionar su ira. La humilla la mala energía de los campesinos franceses hacia los gringos recién llegados, por eso comete sus pecadillos”. Tampoco escatima elogios para su compañero de set, Robert De Niro. “Ahhh, Robert es para mí lo más parecido a un dios entre los actores. Sé que él se avergüenza cada vez que lo digo, pero no encuentro mejor actor en el planeta. Fue un sueño hecho realidad trabajar a su lado, porque además de su talento, es un hombre muy gentil, generoso, sencillo y sobre todo humilde. Siempre está dispuesto a colaborar con todos, así sea el de menor figuración”.Sin embargo, cuando a ella se le califica como la segunda mejor actriz del mundo después de Meryl Streep, advierte que fue cuestión de suerte. “Es un honor, pero pienso que hay muchas actrices de mi generación que aportaron mucho al desarrollo del Séptimo Arte. Quizás unas tuvimos más suerte que otras para estar en películas que se convirtieron en hitos del cine, no creo mucho en esas clasificaciones”.Tampoco atormenta a esta ganadora de un Globo de Oro por ‘Los fabulosos Baker Boys’, que el Óscar, al que ha sido nominada tres veces (Mejor Actriz y Actriz Secundaria), le haya sido esquivo. “Por fortuna estoy en paz con mi vida y mi carrera. Hay una suerte de circunstancias en la definición de un premio, eso lo supe después de que me habían nominado cinco veces ya al Globo de Oro (risas). Nunca deja de ser emocionante recibirlo, pero el máximo galardón que atesoro es el cariño y el respeto del público y la prensa. Con eso me basta”.*Con información de Cineplex, para El País.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad