ENTRETENIMIENTO

Melanie Griffith, en duelo tras el final de su matrimonio con Antonio Banderas

Junio 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La actriz de 56 años solicitó que Antonio Banderas le diera una pensión por divorcio y otra para el cuidado de la hija que tienen en común, Stella del Carmen.

Ni siquiera un tatuaje con la forma de un corazón y el nombre de Antonio, fue suficiente para que la relación entre la neoyorquina Melanie Griffith y el español Antonio Banderas se mantuviera con vida. Parece que la relación cumplió su mayoría de edad y caducó definitivamente. Tras 18 años de matrimonio, el portal de entretenimiento TMZ publicó la semana pasada los documentos de la solicitud de divorcio presentados por Melanie, quien adujo “diferencias irreconciliables”. Así se daba por terminada una relación que, aparentemente, era una de las más sólidas de Hollywood, porque juntos habían superado los problemas de adicción que la acecharon a ella en repetidas ocasiones durante tres décadas.Sin embargo, como lo afirma el sicólogo clínico Luis Eduardo Peña, “cuando una persona es adicta y el otro no, entran a jugar muchas variables. En el cónyuge sano a veces hay reticencia o malestar de ver a su pareja borracha o drogada. Más cuando hay hijos, porque les está presentado ese modelo de vida. Las adicciones son difíciles de tratar y cuando se vuelven un problema crónico y repetitivo, la pareja se agota y no quiere seguir dando la pelea”. Y no sería extraño que Antonio estuviera cansado de la situación, pues hasta sus hijas Dakota y Stella han intervenido para que ella vaya a rehabilitarse. El portal TMZ reveló que Melanie sería asesorada en el proceso de divorcio por la abogada Laura Wasser, quien también ha llevado los casos de Angelina Jolie y Britney Spears. Además, que la actriz de 56 años solicitó que Banderas le diera una pensión por divorcio y otra para el cuidado de la hija que tienen en común, Stella del Carmen, y mantener una custodia legal compartida. En juego también están las propiedades que ambos tienen y que se estiman en US$47 millones. “Lo hemos pensado cuidadosamente y decidimos finalizar nuestro matrimonio de casi 20 años de una manera afectuosa y amistosa, honrando y respetándonos mutuamente, a nuestra familia y amigos y al hermoso tiempo que pasamos juntos”, explicaron en un comunicado donde confirmaban la noticia. Hoy, cada uno anda por su lado. De Antonio se sabe, según el portal Vanitas, que adquirió un ático en Málaga con ascensor privado directo; mientras que Melanie se ha quedado en su casa de Beverly Hills y solo hasta hace unos días se dejó ver para ir de compras y responder con agrado a las preguntas de la prensa, que quiere saber más de su separación, pero ella solo atinó a decir “Estoy muy bien”. Curiosamente, aún lleva en la mano su anillo de matrimonio. La historia de amor de Antonio y Melanie empezó en los años 90, cuando ambos fueron convocados por el español Fernando Trueba para protagonizar la película ‘Two much’. Él en el papel de Art y ella en el de Betty, compartieron con Daryl Hannah en el rol de Liz, y dieron vida a la historia de un joven galerista que se enamora de dos hermanas al mismo tiempo y, para no correr el riesgo de ser descubierto, se inventa tener un supuesto gemelo.El amor de la pareja trascendió el set y en 1996, Antonio y Melanie contrajeron matrimonio el 14 de mayo en Londres. Al poco tiempo nació su única hija, Stella del Carmen. La propia Melanie siempre dijo que lo suyo fue amor a primera vista. La última vez que la pareja fue vista en público fue en el Festival de Cannes 2014, donde Banderas bailó con Natalie Burn y cenó al lado de Sharon Stone y Cara Delevingne. Precisamente, por su cercanía con Burn, bailarina y coreógrafa, quien fue su compañera de rodaje en la película ‘Los Mercenarios 3’, se ha dicho que ella ha sido la tercera en discordia y la que ha echado al traste la relación. Pero ella desmintió todo a una revista europea al decir que el malagueño estaba “completamente enamorado de Melanie y tratando de arreglar algún problema de su matrimonio”. Antonio también le salió al paso a los comentarios, al decir que la separación “viene de lejos”. Fuentes citadas por varias revistas dicen que el tema se venía cocinando desde hace tiempo y que estaban esperando que su hija cumpliera sus 18 años en septiembre y se independizara. Otros han dicho que la pareja estuvo junta durante años para no afectar la estabilidad emocional de los hijos. Para el sicólogo clínico Luis Eduardo Peña, esa supuesta decisión “parte de un mito social, según el cual el divorcio es dañino para el bienestar emocional de los hijos y eso es falso. Lo que sí es dañino es la forma como se maneje el divorcio, que existan conflictos entre los padres o pongan en el medio a sus hijos”. El fantasma del divorcio parece no dejar de perseguir a Griffith, cuyos padres, los actores Tippi Hedren y Peter Griffith, se divorciaron cuando ella tenía 4 años. Y ahora, ella se enfrentará a un nuevo divorcio, el número cuatro en su vida sentimental.Madre de otros dos hijos, Alexánder y Dakota, estuvo casada dos veces con Don Johnson y una vez con Steven Bauer. Entre tanto, para Antonio este será su segundo divorcio pues estuvo casado con la actriz española Ana Leza entre 1987 y 1995.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad