Mark Wahlberg, actor rebelde que cambió de vida, habla sobre su nuevo film
ENTRETENIMIENTO

Mark Wahlberg, actor rebelde que cambió de vida, habla sobre su nuevo film

Agosto 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alberto Posso, Especial para El País.

Mark Wahlberg de milagro escapó a los atentados del 9/11, fue novio de Sofía Vergara, actuó en ‘Ted’, ‘El planeta de los simios’, ‘La tormenta perfecta’, ‘Boogie Nights’ y desde esta semana lo veremos en pantalla con ‘Armados y peligroso.

Hace rato dejó los excesos de la juventud, que lo llevaron incluso a la cárcel. Los ‘golpes’ de la vida le han enseñado mesura y tolerancia. Minutos antes de abordar el vuelo 93 de United Airlines, el 11 de septiembre de 2001, cambió de planes y decidió volar a Toronto, a un festival de cine. Dicen que salvarse de la muerte lo marcó profundamente. Nunca habla de ello, pero su devoción católica se manifiesta semanalmente en la Iglesia Good Shepherd, cercana a su casa en Beverly Hills, donde se casó con Rhea Durhman, la madre de sus cuatro hijos.Ni rastro de ese personaje que le mostró al mundo sus genitales en una escena frontal de ‘Boogie Nights’ (1997), clásico de Paul Thomas Anderson sobre el auge del cine porno en los 70, en el que interpretó a Dirk Diggler, inspirado en el actor John Holmes (asiduo compañero de La Cicciolina), quien murió de Sida y en la miseria.A estas alturas de la vida, a un Mark Wahlberg más reposado y maduro, que cobra US$12 millones por película, le queda mejor el rol de Marcus Stigman, a quien llaman ‘Stig’, un agente encubierto al interior de un sindicato de narcóticos. De su personaje y la película ‘Armados y peligrosos’, el actor habló con El País.Su carrera parece ir a la par de una formación militar...Tengo la pinta del tipo rudo, no lo puedo desconocer. Pero mi carrera también ha ido a la par de la risa, porque he hecho muchas comedias. Sin embargo, personalmente cuido mi cuerpo, no por ser actor de cine, sino por salud y principio de vida. Por supuesto que cada papel exige una preparación particular. El rol del suboficial Marcus Stigman necesitaba un entrenamiento especial, pero aunque la parte física fue muy exigente, creo que fue más compleja la parte moral.¿Se refiere a los principios de Stigman?Es el tipo correcto, justo, que no tiene límites para hacer lo que es debido. Recién lo conocí, anoté en la portada de mi guion las palabras “deber, honor, lealtad, confianza”. Me la pasé repitiéndolas en mi mente, se convirtió en mi sentencia, mi mantra.¿Prefiere a los héroes o a los villanos?Prefiero los papeles que me conectan de inmediato con una buena historia, no me interesan su nobleza o sentimientos, pero naturalmente hay ciertos roles que te enseñan cosas que puedes aplicar a tu vida. Es decir, ¿el cine ha influido en su evolución humana?Claro, es inevitable. Cuando hice ‘Boogie nights’, la verdad me parecía a Dirk Diggler en muchas cosas. Me la pasaba de vacaciones en mi vida. Las cosas han cambiado mucho y ahora tengo otras prioridades, como mi familia, haría cualquier cosa para protegerlos y guiarlos por el sendero del bien.En cuanto a los géneros, ¿prefiere la comedia, el drama o la acción?No tengo una preferencia específica, cuando aceptas una película de todas maneras expones tu nombre, no sólo por un género sino por todo lo que tiene que ver con el desarrollo de la producción. He aceptado cintas que luego me han causado mucha vergüenza, y creo que de varios géneros. Ahora, a nivel personal, por supuesto es más divertido hacer una comedia, es como si estuvieras trabajando de broma.¿Tuvo que aprender español para hablarlo en la película?Hoy en día, hablar español es casi tan importante como hablar inglés. En nuestro país quedas muy limitado si no dominas el idioma de tantas personas que conviven contigo. Mi instructor atlético es peruano, mi cocinera mexicana... ¡estamos rodeados! (risas). Yo me defiendo un poco, sin embargo la experiencia de rodar en México fue muy positiva para mi relación con el idioma.¿Y cómo le fue con los mexicanos?Maravilloso, nos sentimos muy bien atendidos, la comida es deliciosa, la verdad siempre me ha gustado el picante, los tacos, todo. Contrasta muy bien con una cerveza bien fría, la bebida que adoro.¿Le siguen preguntando por su pasado oscuro?Y no me molesta, pero no tengo mucho que contestar. Fui un loco, estuve más de 20 veces en la cárcel, a punto de estropear mi vida, pero ahora hoy son un tipo serio, normal, devoto de Dios y que agradece todos los días la suerte que tiene de ser exitoso en el cine. Lo importante del “pasado oscuro” que llaman, es que hoy en día me sirve mucho para mi trabajo interpretativo. Sé lo que es ser un tipo malo.La crítica ha recibido muy bien a ‘Armados y Peligrosos’...Pues me alegra, pero no me desvivo por lo que diga la prensa. Sin embargo es importante que se reconozca una producción en la que hay una estupenda historia, que viene de la novela gráfica de Steven Grant. La puesta en escena está llena de detalles y hay mucha rapidez en todo, creo que eso le encanta al público, que la película se mueva todo el tiempo, eso es lo que significa la acción. Hicimos una buena película y eso, ante todo, lo está reconociendo la audiencia.¿Cree que influyó su química con Denzel Washington en el resultado de la película?Siempre es adecuado tener buena relación con tus compañeros de set, es obvio que eso mejora la energía del conjunto. No conocía a Denzel, pero siempre le he admirado porque ha sentado un precedente en el cine para los actores de color. Y no sólo por su raza, sino porque él es un actor de carácter que sabe muy bien transmitir su personaje e integrarse al equipo. No perdí la oportunidad de pedirle consejos para mi carrera y además nos identificamos en muchas cosas: ambos tenemos cuatro hijos, por ejemplo.Lo siguen persiguiendo los roles de militares...Fue muy curioso. Apenas terminé el rodaje de ‘Armados y Peligrosos’, viajé al Campamento de la Marina SEAL, para una instrucción previa a la filmación de ‘Lone survivor’, mi siguiente película. La dirige Peter Berg y es la historia real de un grupo de soldados estadounidenses que deben capturar o dar de baja a un líder talibán. Esta película me exigió mucho más esfuerzo físico que ‘Armados’, por las características de la historia.¿Cuál es el secreto de la felicidad conyugal?¡Qué pregunta! Yo se la haría mejor a un sexólogo (risas). Pero en mi caso diré que Rhea y yo tenemos una buena amistad, compartimos muchos temas y confiamos uno en el otro. En casa somos una pareja normal, hacemos la cena, acostamos a los niños, como cualquier mortal. Y sí, tenemos una especie de pacto, todos los jueves por la noche nos regalamos una salida, por lo general a ver una película y cenar fuera de casa. Ese es mi secreto.¿Sus hijos hombres heredarán su perfil?Mis hijos van a heredar mi amor, mi respeto y mi apoyo en lo que decidan hacer. Pero sí, tal vez es algo genético. Mis hijos se la pasan luchando conmigo y se vuelven locos con una bicicross. De mis hijas no espero eso, pero he notado que sus temperamentos son fuertes, no se trata de chicas debiluchas por ser mujeres. Han crecido en un ambiente en el que la mujer es tan importante como el hombre, así que serán personas independientes y sólidas en el futuro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad