ENTRETENIMIENTO

Marión Jaimes, ex señorita Boyacá contó su lucha contra el cáncer de ovario

Octubre 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Laura Ramírez León | Especial para El País
Marión Jaimes, ex señorita Boyacá contó su lucha contra el cáncer de ovario

Marión Jaimes, exseñorita Boyacá 2009. En noviembre del 2012, a la edad de 22 años, fue diagnosticada con cáncer de ovario.

No está dentro de los planes de una reina de belleza escuchar la noticia que padece cáncer. Menos a los 22 años. Pero a Marión Jaimes le pasó. Hoy, la ex Señorita Boyacá 2009 es la imagen de una campaña contra el cáncer de ovario. Entrevista.

Cáncer no es una palabra que suela escucharse en los reinados de belleza. No rima con tacón ni con labial. Tampoco con medidas perfectas o desfiles de coronación. Pero era ese mundo, el de las pasarelas, el que habitaba Marión Jaimes cuando escuchó esa palabra retumbar en sus oídos. La noticia le llegó en noviembre de 2012, tres años después de haber representado a Boyacá en el Reinado Nacional de la Belleza. Ella tenía 22 años. El diagnóstico: cáncer de ovario. Por fortuna, ella entendió rápido que no había tiempo para echarse a llorar. Estudiante de ingeniería y modelo en sus ratos libres, Marión prefirió convertir esta adversidad en una oportunidad. Y tras haber hecho pública su enfermedad, aceptó la propuesta de ser la imagen de la campaña ‘Somos más Mujeres’, que busca generar conciencia sobre el cáncer de ovario. El País habló con esta mujer que, dice, ha sobrevivido gracias a su optimismo y al tratamiento que ha asumido con entereza. Marión, ¿a qué se dedicaba cuando recibió el diagnóstico? Estaba completamente dedicada a mi carrera. Sin embargo, a raíz del reinado también trabajaba en modelaje. ¿Nunca sintió algo extraño estando en el reinado?Ya desde el reinado, en 2009, yo sentía algo raro en mi abdomen. En 2010 me hice unos exámenes y me dijeron que era un problema del colon. Sin embargo, en noviembre del año pasado mi abdomen se puso muy duro. Pensé, incluso, que estaba embarazada, pero me hice una prueba y salió negativa. Fue entonces cuando me empecé a preocupar. Otros síntomas fueron el periodo irregular y los corrientazos en el ovario derecho, a lo que nunca le presté la atención que debía.Ya cuando no soportaba el dolor en el abdomen consulté una médica y lo primero que le dije fue: “Doctora, no estoy embarazada”. Cuando ella sintió mi abdomen de inmediato me ordenó una ecografía que reveló una masa gigante. Y resultó que lo que tenía era un tumor cancerígeno de 20 centímetros adherido a mi ovario derecho. Una mujer de 22 años no espera nunca recibir esta noticia. ¿Cómo reaccionó? Mi papá tuvo cáncer de mama hace catorce años, cuando yo era muy chiquita. Entonces mis hermanos y yo nos cuidábamos esa parte, yo siempre estaba pendiente del busto. Pero uno nunca se imagina que le puede llegar a dar cáncer.Sin embargo, en el momento en que el médico me dio la noticia, lo asumí muy tranquila. Algunas personas me habían dicho que para ellos el mundo se les había venido encima, pero a diferencia de ellos, yo lo asumí con tranquilidad. Siempre sentí una paz interior muy grande, y esa paz fue la que me permitió seguir siempre adelante y nunca desfallecer.Lo primero fue someterse a una cirugía... Durante la operación yo escuchaba todo porque no estaba completamente dormida. En un momento yo cerré los ojos y el doctor dijo: “Ella es muy chiquita y yo no le voy a sacar el ovario izquierdo”. Para mí, escuchar eso significó todo, fue mi esperanza. Antes de la cirugía yo le había dicho al cirujano que no me fuera a extraer todo el aparato reproductivo; le pedí que no me quitara la ilusión de llegar a ser madre algún día. Pero hacer esa petición significaría que debía someterme a quimioterapias. Eso también lo asumí con mucha fuerza. Someterme a la ‘quimio’ fue una decisión personal. ¿Y cómo ha sido enfrentarse a la quimioterapia habiendo sido una decisión propia?Ese día comenzó la verdadera lucha para mí. Tuve que someterme a 18 sesiones de quimioterapias, todos los lunes desde las 8:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde. Y claro, enfrentar los cambios físicos que transformaron mi apariencia. ¿Es más difícil para una reina de belleza y modelo enfrentar esos cambios en la apariencia?El tratamiento pude haberlo evitado, pero decidí asumirlo y con él, los efectos secundarios. Al inicio de la quimioterapia se me fue cayendo el pelo poco a poco. Un día me desperté y tenía la almohada llena de pelos; me pasaba las manos por la cabeza y se me quedaba en las manos. En ese momento decidí no tener que soportar eso y preferí rasurarme. No me afectó en lo más mínimo. Me miré en el espejo y me gustó como me veía. Actualmente me siento feliz con mi ‘look’.¿Cuáles son los exámenes que una mujer debe realizarse periódicamente para prevenir o detectar el cáncer? La citología, el autoexamen de senos y, desde mi experiencia, una ecografía es fundamental para conocer el estado de nuestros órganos. El cáncer de ovario es silencioso y por eso es el de mayor mortalidad en el mundo. Solo presenta síntomas cuando está avanzado. ¿Cuándo decide hacer pública su enfermedad?En abril del 2013 publiqué una foto mía, ‘rapada’, en mi cuenta de Facebook. Cientos de llamadas y mensajes inundaron mi bandeja de entrada y desde entonces eso es una de las cosas que me mantiene activa y también me permite distraerme. Y hoy Marión es la imagen de la campaña ‘Somos más mujeres’...Entre los cientos de mensajes y llamadas que recibí, estaba la invitación de la campaña ‘Somos más mujeres contra el cáncer de ovario’, de la Asociación Colombiana de Ginecólogos Oncólogos, apoyada por la exseñorita Colombia, María Teresa Egurrola. De inmediato me gustó la idea de poder compartir mi experiencias. Decirle al mundo que yo soy una sobreviviente del cáncer y que estoy a un paso de ganar la batalla. Es fundamental hacer énfasis en que las mujeres entiendan la importancia que tiene que cada una conozca su cuerpo, y recuerde que debe consultar a tiempo al médico. Este es un proyecto nacional que les enseña a las mujeres que no deben esperar a que les pase lo que me pasó a mí. El llamado es a que exijan sus derechos y consulten a un médico ante cualquier cosa que crean anormal en su organismo. ¿Quién era Marión antes del cáncer y quién es Marión hoy?Marión Jaimes, antes del cáncer, era una persona que se quejaba por todo, se ofuscaba muy fácilmente y lloraba demasiado. Pensé muchas veces que no era capaz de soportar cosas fuertes.Gracias a la vida y a las lecciones que esta me ha dado, soy una mujer completamente diferente. Marión Jaimes hoy es una guerrera, una luchadora que no le tiene miedo a la vida y a sus problemas. Ahora me miro al espejo y noto un brillo que no había visto nunca; es algo que sale desde lo más profundo de mi corazón.Para tener en cuentaAcuda al médico si tiene los siguientes síntomas diariamente durante varias semanas. Distensión o hinchazón del área abdominal. Dificultad para comer o sentirse lleno rápidamente. Dolor pélvico o abdominal bajo; el área puede sentirse “pesada”. Ciclos menstruales anormales. Estreñimiento. Indigestión. Inapetencia. Náuseas y vómitos. Dolor de espalda por razones desconocidas que empeora con el tiempo. Sangrado vaginal entre periodos. Pérdida o aumento de peso. Crecimiento excesivo del vello que es áspero y oscuro. Ganas repentinas de orinar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad