Majida Issa, heredera de talento

Marzo 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Majida Issa, heredera de talento

Majida Issa, actriz colombiana. Es nieta de Teresa Gutiérrez y sobrina de Miguel Varoni.

Majida Issa nunca coincidió con su abuela, la actiz Teresa Gutiérrez, en ninguna producción. Entrevista.

Por cosas del destino, cuestiones de 'casting' o falta de tiempo tal vez, Majida Issa nunca coincidió con su abuela en ninguna producción. Un sueño que se quedó sin cumplir y que hoy suple, en parte, habitando el mismo espacio en el que la actriz Teresa Gutiérrez vivió sus últimos años.Desde ese apartamento, ubicado en la fría Bogotá y seguramente sentada en la misma sala en que la solía estar su abuela, la protagonista de ‘Corazones blindados’ atiende la llamada de El País.Su carrera la ha hecho en el teatro, ¿pero para entrar a la televisión le ayudó haber sido la nieta de Teresa Gutiérrez?No señora. Ella solo me apoyaba en lo personal, pero sé que si yo le hubiera pedido ayuda a mi abuela, ella lo hubiera hecho. Pero yo presenté mi primer casting gracias a que me habían visto en una obra en México y de ahí en adelante mi carrera se fue solita. Es más, la mayoría de gente no sabía que yo tenía familiares en el medio hasta mucho después. Cada quien se labra su camino y cada quien recibe los frutos de lo que siembra en la vida.¿Cuál es fue el mejor consejo que le dio esa gran actriz que fue su abuela?La disciplina y el respeto por la profesión. Respetar el trabajo de todas las personas que están en el set. Pero en cuanto a la actuación sinceramente creo que le ganaba más el amor, pues mi abuela siempre me decía que lo hacía perfecto. ¿Qué sacrifica una actriz de teatro para consagrarse en la televisión?El tiempo. Cuando se está en televisión uno sacrifica el tiempo que requiere el teatro para la investigación y el crecimiento que uno debería tener como actor. Sin embargo, no soy de las que piensa que la televisión es mala para un actor. Tanto el cine como el teatro y la televisión tienen sus exigencias, y uno aprende de los tres por igual. Amo el teatro, allí aprendí todo y es el lugar donde me reencuentro cuando me siento perdida como actriz. ¿Encontró muchas diferencias entre cómo se vive el teatro en México y en Colombia?En México las entidades gubernamentales tienen claro que el teatro es fundamental para el crecimiento y el desarrollo de un país, lo que no pasa en Colombia, donde el teatro no tiene el apoyo ni de las entidades públicas ni privadas, a nadie le importa si se hace o no. En México hay salas de teatro llenas de miércoles a domingo. Aquí en cambio es difícil para los actores hacer teatro porque los espacios son carísimos, los grupos independientes pasan muchos trabajos para llevar una obra al escenario.Su primer protagónico en la TV es el de ‘Corazones blindados’. ¿Aprendió algo del mundo policíaco?Ese personaje ha sido el más importante hasta ahora en mi carrera. Conocí muchas mujeres patrulleras, subintendentes y de rangos mayores que son muy valientes. Además con la serie me cuestioné muchas cosas del país.¿Cómo cuáles?Uno no puede juzgar tan fuertemente. Antes de mi interpretación yo juzgaba un poco duro a la policía en términos generales, pero me di cuenta que no es un trabajo fácil y que en todas partes hay personas que hacen su trabajo honestamente y otras que no. En esa institución se hable o no de corrupción, también hay gente buena que hace su trabajo honestamente y con convicción.Ahora encarnará a ‘La ronca de oro’. ¿Qué tan complejo es caracterizar a una mujer como Helenita Vargas?Todos los personajes para mí son difíciles. Pero lo más complejo de ‘La ronca de oro’ es interpretar a un personaje tan querido por los colombianos y que su familia estará ahí para ver la producción. Con este papel estoy muy ansiosa y nerviosa, con muchas expectativas. No será fácil, pero les puedo garantizar que lo estoy haciendo con mucho respeto y cariño, porque estoy enamorada de Helenita y de su historia.¿Cómo ha sido el trabajo de campo para el personaje?La productora CMO hizo una investigación muy responsable acerca del tema y me han dado mucho material. He hablado con amigas, familiares y con gente que conoció a Helenita desde muy pequeña. Estoy buscando como loca datos, entrevistas que concedió, videos musicales y escuchando sus canciones. Usted y el actor Andrés Sandoval ya reconocen su amor públicamente ¿el sentimiento sí nació entre escena y escena de ‘Corazones blindados’?Yo creo que la vida lo pone a uno en el mismo camino por algo. Sí había mucha química entre nosotros y nos la llevábamos muy bien dentro del set, pero fue pasando con el tiempo y somos novios realmente hace poco, hace tres meses.¿Qué la enamoró de él?Es una persona brillante, inteligente, generosa, buen compañero de escena. Es realmente un buen ser humano. Una de las críticas que se ha hecho a esa relación es la falta de profesionalidad de los dos al confundir la ficción con la realidad, ¿qué opina de eso? Si a mí me hubiera pasado eso con toda la gente con la que he trabajado ¡Dios mío, me muero! (risas) No creo en eso. Uno tiene su propia vida, diferente a la del personaje, confundirlas no es así de fácil como la gente cree. Pero a su exesposo, el actor Mijail Mulkay, también lo conoció en el set... Con él fue un poco diferente.¿Después de tres años de matrimonio, la separación se dio en buenos términos?Sí, fue en muy buenos términos, él ya tiene su vida feliz y yo me siento muy tranquila y feliz también.¿Siente que se apresuró a casarse? Yo pienso que todo en el camino se pone para algo. Uno tiene que vivir esas cosas para aprender de los errores y aprender qué es lo que se quiere en la vida y avanzar. ¿Cree que casarse fue un error?No. Son aprendizajes, son etapas que uno tiene que pasar.Usted le aseguró a una revista que lo que sintió por Mijail era lo más grande que había sentido por alguien. ¿Hoy se arrepiente de eso?En las entrevistas a veces se ponen cosas que uno no dijo literalmente. Uno no hace las cosas porque sepa qué va a pasar en el futuro, uno las hace es por convicción. Nadie tiene planeado fracasar, siempre se tiene la esperanza de que todo salga bien y funcione. Pero las cosas se dan así por algo. El destino de Mijail no era conmigo ni el mío con él, simplemente es eso.¿Se volvería a casar?Nunca digo nunca. Porque uno tiene que avanzar en la vida y crecer, y uno no sabe qué le va poner la vida en frente y las oportunidades que le da Dios.Parte 1: Majida Issa, la ‘Ronca’ de ahoraParte 3: Majida Issa, corazón no blindado

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad