Los secretos de los feos que no son galanes pero encantan

Noviembre 26, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Los secretos de los feos que no son galanes pero encantan

Marc Anthony ha conquistado a bellezas como la diva de Hollywood Jennifer López y Dayanara Torres.

No son galanes de telenovela, pero tienen la gracia para seducir y dejarse conquistar.

Ha seducido a exoficiales de la policía,  actrices, cantantes  y reinas de belleza, y no luce como  un galán de telenovela. ¿Qué tiene Marc Anthony para haber conquistado a   la diva de Hollywood Jennifer López, a  la ex Miss Universo Dayanara Torres y a  la modelo  venezolana Shannon de Lima? 

Son muchos los hombres y mujeres del planeta que se preguntan  qué es lo que  tiene el cantante para que la mismísima JLo haya sido capaz de profesarle su amor ante 80 millones de personas y hasta  de robarle un beso, años después de haberse separado. Como reza el adagio popular, “la suerte del feo, el bonito la desea”.

Dayanara Torres Se casó con Marc Anthony por primera vez en 1993 y renovaron votos en el 2000. Dayanara decidió poner su carrera de actriz y modelo  en un segundo plano para formar una familia junto al famoso cantante. Se divorciaron en 2004 en medio de fuertes rumores de un romance de él con Jennifer Lopez. Shannon de Lima Marc Anthony la llamaba “Mi estatua de la libertad”. Se casó con el cantante en 2014, en un segundo intento por recuperar su amor, después de haber estado algún tiempo separados.  Aunque los primeros rumores indicaban que él había tenido una aventura, algunos  medios aseguran  que fue ella la que lo engañó.

[[nid:580493;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/09/000_par6358268.jpg;left;{La pareja de actores Penélope Cruz y Javier Bardem. Foto: Elpais.com.co / AFP}]]Es un feo con encanto y con suerte que logró conquistar el corazón de la diva de España, Penélope Cruz, madre de sus dos hijos.   Sus rasgos rudos, como sus ojos grandes y saltones; su nariz grande y ancha lo hacen, según él, un hombre feo.  Sin embargo, su estatura de 1,85 m, ese cuerpo fornido, su voz ronca, esa sonrisa de pícaros hoyuelos y esa actitud segura lo han convertido en un ícono varonil. Antes de casarse, se le vinculó con varias de sus coprotagonistas.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad