Los secretos de Catalina, la diva que se le midió al 'Desafío'

Mayo 28, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Colprensa y Redacción de El País 
Desafío Súper Humanos

Catalina presentará los 83 capítulos del Desafío Súper Humanos 2017 y esta acompañada de la presentadora Melina Ramírez.

Colprensa

Desde hace casi dos meses Catalina Aristizábal se encuentra instalada en Cap Cana, República Dominicana, y no se puede mover de allí, por lo que siempre espera con gran expectativa cada vez que su esposo y sus hijos pueden viajar desde Estados Unidos para visitarla.

Todo para aprovechar la oportunidad de ser la nueva presentadora de ‘Desafío Súper Humanos’, con la responsabilidad de reemplazar a Margarita Rosa de Francisco, en el reality más exitoso en la historia de la televisión colombiana. Es la temporada número 14 de este programa, pero la segunda donde los participantes son atletas de alto rendimiento.

Catalina, aunque no se considera súper humana, sí es una amante de la vida saludable y el ejercicio, por lo que es feliz al ser espectadora de cada una de las pruebas a las cuales son sometidos los participantes.

¿Por qué decidió aceptar El Desafío?

Porque es una oportunidad imperdible. Todos los días agradezco poder estar aquí, en uno de los programas más vistos de la televisión colombiana con muchos admiradores en todo el país. Es divertido y a la vez motivante.

¿Veía las temporadas pasadas del programa?

He sido admiradora de El Desafío toda la vida, pero jamás imaginé que sería parte de él como lo soy ahora.

¿Cómo ha sido el pasar de ser fanática a ser presentadora de ‘El Desafío’?

Muy emocionante. Aquí me estoy mostrando tal cual soy, sin pensar cómo voy a reaccionar, sino dejándome tocar por cada uno de los momentos del programa.

Es difícil estar al margen cuando pasas tanto tiempo con los competidores y ves todas las situaciones por las que suelen pasar, tal cual como son, entre el amor, la ira, el festejo, la derrota y el dolor.

La verdad me conmuevo mucho, en especial cuando debo despedir a un participante. Me he enamorado del juego y de los competidores porque estoy muy metida en él.

¿De verdad los participantes son así de arriesgados como los pintan?

No conocen el miedo y luchan sin guardarse nada. Es imposible no terminar haciendo fuerza por aquel a quien siempre envían al Desafío a muerte y sigue superándolo y avanzando. Cuando ellos lloran yo también lloro.

¿Qué significa para usted estar en El Desafío?

Es muy importante. He cultivado una carrera de 20 años con mucho trabajo y disciplina, por lo que para mí esto es un regalo. Es como recoger los frutos de todos estos años de labores.

¿Qué tan difícil fue reemplazar a Margarita Rosa de Francisco?

Lo vi como una oportunidad que no podía desaprovechar, pues no llegan todos los días. Pensaba que sí no la aceptaba podía llegar otra persona y posicionarse por otras 14 temporadas.

¿Qué fue lo más complejo de aceptar?

Ser mamá de dos niños chiquitos e irme por más de dos meses no es fácil. Jamás me habían ofrecido algo así, por lo que no lo tenía contemplado.

¿En qué momento de su carrera llega esta oportunidad?

Necesitaba explorar algo nuevo, porque llevaba seis años presentando el 1,2,3 en CM&, hablando de política en un formato completamente distinto. Es algo maravilloso poder involucrarme en un reality.

¿Cómo tomó esta decisión?

Son decisiones que se toman en familia y es muy chévere llegar y empezar a crear vínculos con las personas que comparten tu misma pasión.

¿Cómo ve a los participantes?

Este es un concurso para verdaderos deportistas integrales, que tienen fuerza, agilidad, pero también mucha inteligencia.

Ellos saben llevar una buena convivencia y tiene una fuerte inteligencia emocional para manejar sus temperamentos, es claro que quienes demuestran sus defectos de entrada, suelen salir rápidamente.

¿Realizaría algunas de las pruebas?

Yo me le mido, lo que pasa es que no me las dejan hacer todas. Cada vez que terminan los participantes me dan unas ganas enormes de hacerlas a ver si sería una de las fuertes del equipo o todo un fiasco. Con mi vestuarista, que es delgada y de mi misma estatura, solemos competir en algunos retos que nos dejan.

¿Cómo le ha ido con su nuevo libro titulado ‘Mi cocina creativa’?

Hace dos meses lo lanzamos y es como una extensión del primer libro que estrené (‘Belleza natural. Entrenamiento integral para tu cuerpo y tu espíritu’).

Este nuevo libro ha sido muy bien recibido y en él he presentando más opciones para que la gente sepa cómo alimentarse de manera más sana y nutritiva, que conozcan los nuevos alimentos y las porciones adecuadas que se deben servir. Es mucho más técnico.

¿A quién va dirigido?

En especial a las mujeres, y particularmente a las mamás, que piensan que luego de los hijos no pueden volver a esta en forma.
En el libro les muestro que sí lo pueden volver a estar, con disciplina, dedicación y buena alimentación.

¿Qué otros proyectos se acercan?

En un mes vamos a lanzar una aplicación que tiene que ver con la alimentación y ejercicios para hacer en casa. La idea es tener menos excusas para hacer ejercicios y lograr estar en forma con los elementos que se tienen a la mano.

Mala conducta

Catalina siempre ha querido verse y lucir bien. Inclusive, cuando tenía 5 años decidió dormir con un gancho pequeño de ropa en su nariz, todo con el fin de levantarla un poco. “Duró dos meses durmiendo con el gancho pero eso parece que no le dio ningún resultado, pues su nariz siguió igual”, recuerda entre risas su madre Yamile Hunt, quien también confiesa que años después, cuando iba a recibir las notas del colegio de su hija hasta “le temblaban las piernas” porque nunca recibía noticias buenas sobre el rendimiento académico de Catalina.

“Era buena en gimnasia y en educación física, pero le costaba mucho aprender matemáticas. Era tremenda”, dice Yamile.

Inclusive, una vez estuvo a punto de ser expulsada del colegio porque el uniforme le llegaba hasta las rodillas y Catalina con unas tijeras recortó la pantaloneta porque no le gustaba así el uniforme.

Y es que fue precisamente por esos comportamientos que desde muy pequeña la paisa de 38 años, amante del deporte y de la comida sana, fue cogiendo fama de mujer temperamental y obsesiva por el orden.

“Ella desde muy pequeña peleaba con sus primas porque eran desordenadas con las muñecas y los demás juguetes. Eso la molestaba mucho”, recuerda su tío Alí Humar, quien lleva más de una década como director de ‘Sábados Felices’.

Catalina, quien es la mayor de dos hermanas, cuando era niña le encantaba pasar la Navidad en la finca de su tío Alí, pues él tenía como costumbre disfrazarse de Papá Noel y entregarle los regalos a ella, a su hermana Natalia y a la hija de éste, Valentina. “Ellas eran felices cuando me disfrazaba, aun tengo en mi memoria esas sonrisas de felicidad mientras destapábamos los regalos”, cuenta nostálgico el director.

Esa sonrisa la condujo desde los 14 años al modelaje con la agencia Stock Models y a estar en el lente de las cámaras de televisión, un capítulo nada fácil de asimilar para su familia, pues era un ambiente complejo de sobrellevar para una niña. “Cuando recién incursionó en el modelaje, a mí me daba un poco de miedo porque uno sabe que el medio es muy difícil de manejar y que se tiene que caminar por la orillita para no contaminarse. La aconsejaba mucho”, dice Yamile y agrega que lo único que le cambiaría a su hija es que maneje mejor, pues lo “hace muy rápido y es muy brusca”.

La vida le cambió a Catalina desde que nació su hija Oriana de 10 años y Emiliano de 7, ambos producto de la relación que sostiene desde el 2006 cuando se casó en el Parque Tayrona con el exfutbolista, empresario y modelo profesional Lucas Jaramillo.

Ella confiesa que ser padres es un oficio que sólo se aprende con la práctica, por eso es tan común que los padres primerizos cometan ciertos errores como le pasó a Lucas. “Una vez estábamos en una piscina de Estados Unidos y Lucas le puso mal el pañal a Emiliano y el bebé se hizo popó y todo flotaba sobre el agua. Fue un escándalo, cerraron la piscina y casi lo meten a la cárcel”, recuerda con risas.

Pero esto no es nada, cuando Catalina estaba a punto de dar a luz a su hija Oriana, “en el monitoreo fetal empezaron a bajar las pulsaciones, entonces Lucas se metió corriendo, saltó por encima de la cama, ingresó a cuidados intensivos llamando al doctor a gritos, se entraba a otros partos preguntando por el médico, y era que el monitoreo se había corrido para un lado y no me estaba tomando las pulsaciones como era. Su susto fue de película”, recuerda la presentadora.

Una mujer polifacética

Nadie creería que la carrera de Catalina Aristizábal comenzó en un aeropuerto. “Viena Ruiz me cogió desprevenida mientras esperaba un vuelo y me invitó a que hiciera parte de una pasarela. Yo inicialmente le dije que no, pero ella me convenció y me dijo que tenía todo el potencial para ser modelo”, recuerda Catalina.

Pero no todo fue color de rosa, pues los primeros días de modelaje fueron duros y no había tiempo para descansar. “Me madure biche”, admite.

Al comienzo fue modelo de catálogos de joyas y de maquillaje, posteriormente desfiló en importantes pasarelas nacionales con colecciones de ropa informal, interior e incluso de alta costura. En 1998, viajó para modelar en México, allí vivió durante 7 meses junto a su mejor amiga, la también modelo Patricia Vásquez.

Cuando se sintió agotada regresó a Colombia y su amiga Patricia la ayudó a ingresar al Canal RCN, pues allá ya la conocían porque Catalina entraba a ver algunas grabaciones del telenovelas. En una de esas visitas al set de grabaciones, Félix de Bedout, el director en aquel entonces de Noticias RCN, le propuso hacer un casting para presentar la farándula del noticiero y de una vez quedó elegida. Tal noticia fue sorpresiva para Catalina, quien llevaba un semestre de Comunicación, Radio y Televisión en la academia Arco.

Tiempo después, la paisa recibió una llamada inesperada, era Yamid Amat quien la llamaba para que presentará política en el noticiero CM&. “Yo en mi vida había hablado de política, pensé que debía estudiar muchos años para lanzarme al agua, pero con él como maestro aprendí muy rápido”, recuerda Catalina quien se hizo famosa por la sección ‘1, 2 y 3’.

Actriz y escritora

“Paulo Laserna me dijo que entraba a Caracol pero a actuar y en ese momento le dije que no había posibilidad y él me manifestó que yo tenía talento. No creía en mí y fui muy insegura. Luego, durante un año, estudié y me gané el protagónico de ‘Mesa para tres’”.

En esta producción Catalina trabajó con los actores Héctor Arredondo y Diego Cadavid. La siguiente telenovela en la que Catalina participó fue en ‘La saga’.

“El éxito de Catalina ha sido la dedicación, pues ninguna de las novelas en las que participó las tomó a la ligera ni como un juego”, manifiesta su tío Alí Humar.

Una de sus actuaciones más importantes fue en la producción ‘La quiero a morir’, donde encarnó a Cecilia, la mejor amiga de la protagonista.

Catalina recientemente ha escrito un par de libros dedicados al cuidado de la salud.‘Mi cocina creativa’ y ‘Belleza matural’ traen consejos sobre cómo alimentarse con dietas más sanas, reduciendo el consumo de grasas saturadas, azúcares y sales, y aumentado la cantidad de frutas, verduras y fibra de una manera amable y placentera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad