ENTRETENIMIENTO

Los roles de los hombres y las mujeres de este siglo

Septiembre 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Los roles de los hombres y las mujeres de este siglo

Pilar Soto.

Pilar Sordo invita a las caleñas a dejar de perpetuar el machismo en la crianza de los hijos y a usar el poder del afecto para irradiar el mundo que las rodea.

Se puede ser una líder firme y una luchadora aguerrida de la vida, sin perder la feminidad. También es posible aprender el instinto maternal si sentimos que no ‘nacimos’ con él. Así lo manifiesta la psicóloga chilena Pilar Sordo, una autoridad en temas de género que habló con El País.¿Cuál es el reto de la mujer actual?Lograr la armonía interior. Hoy, la gran pelea que tenemos las mujeres es con nuestras mentes, que nos impiden ser agradecidas frente a las cosas que nos pasan. La actitud de la mujer actual tiene que ser de reconciliación interna. ¿Qué obstaculiza esa reconciliación interior?La misma mujer, que configura su mente con base en lo que hace y no con base en lo que es. Eso hace que viva más pendiente del resto de la gente que de ella misma. Cuando una mujer entiende que tiene que ser querida por lo que es y no por lo que hace, empieza a vivir en el presente.¿Qué tan cierto es que no todas las mujeres nacen con el instinto maternal a flor de piel?Darse cuenta de eso es complicado. Cuando uno naturalmente no nace con ese instinto, éste se puede educar, y es tan válido como el sentimiento que nace espontáneamente. De no ser así, la adopción no sería posible. Estamos diseñados para amar.¿Qué les dice a las mujeres que creen que si no llegan a ser madres no podrán realizarse?La maternidad biológica no es la única forma, hay millones de formas de hacerlo. La realización es posible en la medida en que desarrolle la maternidad en otras vías, como cuidar a sus sobrinos o a sus demás seres queridos. Se requiere de muchas ‘madres’ para irradiar el mundo emocional. Somos naturalmente retentivas, estamos diseñadas para retener y para cuidar, y eso no se limita al hecho de dar a luz. ¿Qué pasa con la mujer que se centra en lo profesional y deja de lado otras dimensiones de su feminidad?Esa mujer se va a dar cuenta que es mujer cuando sea muy tarde. Lamentablemente, encaminar todo el desarrollo hacia el mundo de lo laboral, no satisface la vida al final, porque uno necesita vínculos, contención, la posibilidad de entregarse a los otros. ¿Cómo pueden enfrentarse las mujeres a tantos ‘Bolillos’ que hay?En el tema de la violencia todos somos responsables. La mujer tiende a ser auditiva y las emociones las recibe a través de lo que se le dice, por eso es que ella le cree al hombre cuando le dice que es la última vez que le va a pegar, y para qué lo va a contar si es la última vez. Eso se transforma en un círculo vicioso. Muchas veces las culpables del machismo somos las mujeres, como las madres que dicen a sus hijos que no tienen que recoger la mesa porque eso lo hace la hermana. Desde allí se está valorando al hombre como superior. También existe la tendencia de proteger al hombre: cuando él tiene una amante, siempre la mala es la otra, cuando en realidad es él quien rompió el compromiso de fidelidad con su esposa. ¿Es cierto que las mujeres no pueden trabajar juntas porque se vuelven rivales?Creo que en Colombia eso no pasa mucho. En otros países sí. Pero cuando las mujeres adquirimos características masculinas no somos muy gratas. El tener cargos de poder sin perder las características femeninas es uno de los grandes desafíos de las mujeres líderes de hoy en día. Las mujeres estamos llamadas mostrar el liderazgo, pero sin tratar de ser hombres, sin masculinizarnos. ¿El hombre de hoy está más reconciliado con su lado femenino?Mucho más. El hombre ha ido incorporando en su desarrollo emocional muchos aspectos afectivos que le ha permitido avanzar en el contacto con los hijos, en el asumir la paternidad, en la expresión de los sentimientos y en lograr un contacto mayor con la mujer. Si la mujer se masculiniza mucho, genera ese desencuentro.¿Por qué hay tanto miedo a asumir un compromiso como el matrimonio?Todos estamos llenos de miedos. Si bien pensamos que el amor es importante, no dejamos de ser egoístas, somos muy individualistas. Hemos estructurado una sociedad basada más en los derechos que en los deberes, en el cómo me haces feliz tú a mí y no en el cómo te hago feliz a ti.¿Las parejas están más pendientes del futuro que del presente?Absolutamente. La potencialidad de vivir el presente es algo difícil de aprender. ¿El amor se transforma en el matrimonio o se acaba?Al no cultivarlo se puede acabar. No siempre gana el amor en las historias, a veces ganan los miedos. Tres preguntas que uno debería hacerse antes de tomar la decisión de casarse...Hay que preguntarse si uno está enamorado, si tiene la voluntad, si tiene ganas de querer trabajar en la relación todos los días, y si acepta a la persona tal como es y no espera que cambie con el tiempo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad