ENTRETENIMIENTO

Los renegados del Facebook en Colombia

Febrero 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel, editora de Domingo.
Los renegados del Facebook en Colombia

Conozca las razones por las que algunos personajes no se dejan atrapar de esta red social o se liberaron de ella. Hablan expertos.

Muchas veces son mirados como bichos raros. Al revelar que no tienen perfil en Facebook o que lo cancelaron, los que viven ‘sembrados’ en la web los observan entre horrorizados e incrédulos: ¿Cómo es posible que puedas vivir así?Para muchos, resulta inadmisible que en un país donde existen 15.799.320 usuarios de Facebook (según facebookcolombia.com), alguien no quiera pertenecer a esta red social. Lo tildarán de troglodita, arcaico e, incluso, de amargado.Pero a estos ‘Grinchs’ del Facebook poco les importa, porque para ellos valen más sus argumentos. Como bien lo dice el periodista y columnista Poncho Rentería: “Yo soy un poquito pasado de moda, así que esos calificativos no me preocupan mucho. Yo trabajo en televisión, prensa, radio, revistas, hago cuatro columnas semanales; hombre, estoy bastante ocupado, no tengo tiempo para meterme a Facebook a ver qué hizo Paulina Rubio en México”.Para otros Facebook, además de restarles tiempo, privacidad y calidad de vida, fue el causante de problemas con su pareja, como lo reveló el presentador Iván Lalinde. Y su caso no es el único.De acuerdo con un estudio del departamento de Psicología de la Universidad de Guelph, de Canadá, en 2011, Facebook está incrementando los celos y las tensiones entre las parejas.La red social “está exponiendo a la gente a más detonantes de celos”, explicó a Efe, Amy Muise, una de las responsables del estudio, quien asegura que esta red social permite el acceso a información a la que de otra forma no accederíamos y esta información carece muchas veces de contexto. ¿Quién no se ha preguntado por qué un ex novio-a está entre los contactos de nuestra pareja?Por estas y otras razones al Facebook muchos le ponen el ‘vade retro’.Actitud respetableQue algunas personas desechen la idea de tener su perfil en Facebook es una “actitud respetable”, considera la psicóloga Silvana Iannini. Ese comportamiento, explica, nos habla más del tipo de persona que es o de un rasgo de su personalidad: reservada, introvertida, probablemente retraída, con pocos amigos, que no le gusta ventilar sus cosas. O también puede tratarse de un individuo desconfiado, que se aterra de sólo pensar qué pueden hacer otras personas con la información que aparece en su perfil. O de personas que no entienden mucho el tema de la tecnología y no le tienen confianza, porque creen que se van a perder sus datos, informaciones o imágenes. “Anteriormente pasaba lo mismo con los celulares. Mucha gente se rehusaba a usarlos porque decía: ¡Qué jartera que a uno lo encuentren en todas partes!”.Juego de poderPara el comunicador de la Universidad Javeriana y analista del discurso en redes sociales Jorge Eduardo Urueña, Facebook tiene una dinámica distinta a cualquier otra red social: fue creada con el fin de chismosear la vida del otro. Facebook lo que está mostrando es que en una relación con el otro hay una instancia de poder y siempre, a través de la comunicación, se va a alardear sobre quién tiene más poder que otro. “Como persona necesito exteriorizar lo que soy, que me siento lindo, que he viajado, que tengo 4.000 amigos, muchos fuera del país, que soy el que más habla de diversos temas. Si hablo inglés tengo una posición distinta a si sólo hablo español. Es una necesidad de mostrar ese sujeto de poder que yo tengo sobre el otro. Y si yo realmente no estoy preparado para eso, ni tengo el tiempo para hacerlo, no voy a poder realizar esa exposición en Facebook”.Tomar precaucionesLa Unidad de Delitos Informáticos Seccional Valle advierte sobre las precauciones que se deben tener al usar Facebook, pues muchos de los delitos que se presentan hoy día, son producto de la información privada que la gente revela en su perfil y ésta es utilizada por los delincuentes para llevar a cabo chantajes, amenazas, extorsiones, calumnias y secuestros. No hay que publicar datos como la dirección y el teléfono, pues con sólo el nombre y estos dos datos “alguien podría iniciar indagación para realizar un asalto”. Hay gente incluso que dice cuál es su cargo y hasta cuánto gana, o cuándo y a dónde viajará.Un agente de la Unidad comentó a El País, el caso de un comerciante que fue extorsionado porque sus hijos de 10 y 12 años revelaron en Facebook datos sobre su negocio, dónde quedaba la bodega y el nombre del colegio donde ellos estudiaban. “Los delincuentes tenían toda la información de los hijos, las fotos, y empezaron a chantajearlo”.DesgastanteLuego de cerrar su Facebook y Twitter en diciembre, Iván Lalinde es “el hombre más libre y feliz del mundo”, porque dice, estas redes le quitaban tiempo, calidad de vida y privacidad. Se gastaba hasta dos horas viendo quién le hablaba. “Me mamé de que estuvieran diciéndome estoy en tal parte tomándome un Martini, estoy entrando a tal parte, qué día tan hermoso. Y me aburre el tema de que todo el mundo sepa dónde estoy, con quién voy, eso es jartísimo. Y Facebook me estaba matando la sorpresa: me encontraba con un amigo y ya poco teníamos qué hablar porque ya mi amigo sabía a donde había ido yo y con quién”."He tenido problemas con mi pareja por alguna foto mal puesta. Y me dije, voy a salirme de esto antes de que se vuelva peor la cosa”, enfatiza.Pudor y cansancioCinco días duró Poncho Rentería con su perfil en Facebook. Decidió cancelarlo porque ama su privacidad y “por pudor: me da pena ajena poner al público a que se entere de cosas mías de poca utilidad pública”. Además dice, por lo que le han contado, que mucha gente “pone fotos y fotos y eso es de un protagonismo que sobra”. Agrega que es un hombre muy ocupado por eso no tiene tiempo para el Facebook. “Para consultar el correo del computador, el del Blackberry, y sumarle Facebook, me tocaría dejar de dormir”. Y discrepa de las que ponen fotos de las amigas que se emborrachan, pues “ellas quieren privacidad para su borrachera”.De otra generación“No soy generación redes sociales”, dice el presentador de ‘Sweet’. Por eso, agrega, ni siquiera tiene un portátil ni un PC en su hogar. De ahí que no tenga ni Facebook ni Twitter. “El programa como tal sí, pero yo, como persona natural no los tengo ni creo que los tendré, porque no me hacen falta en la vida”.Es más complicadoHace más de seis meses ‘La Gorda Fabiola’ no volvió a mirar Facebook. Su hijo le enseñó a usar Twitter y “me amañé con él, es más fácil de manejar y es más cómodo para mí”. Ahora Twitter es de “todos los santos días. Le tengo hasta una oración: con Twitter me acuesto, con Twitter me levanto, amén”.Lleno de invitacionesEl humorista no usa Facebook personal, sólo como medio publicitario. “Se me acumularon muchos mensajes y se vuelve una mamera responderlos. Además, se llena uno de invitaciones de fiestas. Y las fotos que uno pone las ‘taggean’ con vainas de postales de Año Nuevo y miles de cosas inútiles”.Es inseguroSu Facebook casi no lo usa, porque siente que este medio es inseguro. Su perfil lo han clonado cinco veces. “Hay una niña que contesta como si fuera yo”. Además, dice la actriz, algunas venden productos a su nombre. “La gente es muy inocente y debe tener cuidado, no debe creer en todo lo que ve en Facebook”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad