Los diez mandamientos sagrados de un buen 'ex'

Los diez mandamientos sagrados de un buen 'ex'

Enero 15, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Siga estos pasos para convertir el final de su relación en un caso de éxito y ser un ‘ex’ al que le rindan honores. Tome nota.

Ex, todos tienen uno o varios. Están los que se recuerdan con el corazón en la mano y los que es mejor  eliminarlos del sistema. También están los secretos, los que todo el mundo vive recordando, los que duelen y los superados, los de las nostalgias, los que se dejaron ir y los que por fortuna se fueron. Sin embargo, quedan los que todo el tiempo están pidiendo un tiempo extra.

La mala fama de los ex tiene sus orígenes en la pérdida, la equivocación, la confianza perdida en el otro y el uno mismo. También está en que hay quienes no se resignan, y siguen apareciendo justo en el momento menos indicado. Justo cuando se está a punto de ser feliz o al menos tranquilo.   

Sin ánimo de invitarlo a  retomar relaciones del pasado, a continuación le planteamos diez pasos para sanar su vida amorosa y tener una relación cordial con esa persona que en su momento le hizo volar mariposas en el estómago, más aún si entre los dos aún están los lazos irrompibles de los hijos.

1. Lo del tiempo es verdad. “Darle tiempo al tiempo”

No importa si su amado es ahora su ex  por infidelidad, traición,  monotonía o cualquier tipo de diferencia irreconciliable. Después de poner fin a una relación se necesita tiempo y espacio, como diría el poeta Jaime Sabines.

El tiempo no es cuestión de capricho, es la mejor forma de tener una perspectiva de lo sucedido, hacer un balance de lo que fue banal y lo que fue importante, lo que dolió en  el alma y lo que hirió al ego. Este tiempo se debe usar para buscar calma, no para darle rienda suelta al monólogo interno, en el que se repiten 700 veces la última conversación, aumentando los niveles de ira y rencor. Tampoco se trata de que se quede todo el día acostado en la cama como si se tratará del último individuo de Ciudad Gótica, busque una actividad que mantenga su mente  ocupada. 

2. Haga un balance. Y cierre la puerta. 

A olvidarse de plano de aquel proverbio de “Donde hubo fuego cenizas  quedan”. Es mejor no darse ni darle al otro falsas esperanzas y seguir al pie de la letra el karaoke de una canción de José José: “Ya lo pasado, pasado, no me interesa”.

Póngale sentido común, si durante todos los años de su matrimonio o relación  no logró que su ex pareja actuara como quería, ¿por qué piensa que ahora sí lo va a lograr? Puede que el centenar de películas que ha visto en su vida le haga creer que un milagro ocurrirá y al darse cuenta de lo mucho que le extraña le va a venir a buscar con un millón  de globos de helio en forma de  corazón, pero en la realidad eso no ocurre. Recuerde que la ocasión hace al ladrón, así que evite los lugares que tenían en común, las “casualidades” al final lo pueden confundir más.

3. No aspire a convertirse en agente del FBI

Nada más peligroso que un ex con redes sociales. Recuerde que existen herramientas para ocultar aquellas publicaciones que le hacen daño o alteran su tranquilidad. Tampoco ‘stalkee’ a través de las cuentas de sus amigos.  Evite hacerse daño. Nada bueno tiene saber dónde está y con quién está. También llegará el momento en que su ex encuentre a otra persona y sea feliz. Respete a esa nueva pareja que han formado.

Si tienen hijos en común, con mayor razón trate bien a esa nueva persona que llegó a la vida de todos. No la vea como enemiga, piense que es una persona aliada que llega a la familia para brindar amor.  No se inmiscuya en sus asuntos y evite que  lo haga en los suyos. Después de un final siempre llegan inicios para ambas partes, si a su ex le toco el primer turno, piense que pronto llegará el suyo.  

4. La paciencia es la clave si hay niños

Después de una separación en la que hay niños de por medio, la organización, el diálogo y la paciencia  son la mejor alternativa. Piense que no puede controlar la conducta de su ex pareja, pero sí la suya. Cambie su actitud, así su ex  podrá cambiar. Si algo le enoja (por ejemplo, él llegó tarde a recoger los niños) no le discuta en ese momento, sus palabras van a ser provocadas por el enojo y no van a llevar a nada bueno. Hacerlo sentir culpable empeorará las cosas. Haga de un hábito respirar profundo, contar hasta diez y pensar  antes de hablar. La psicóloga familiar Angélica Escobar asegura que el mejor consejo es “nunca hablar mal de su ex delante de sus hijos, esto lo ubicará como víctima y  no como padre responsable. Hágales saber que ellos son lo más importante y que siempre contarán con ambos”.

5. Enfrente los problemas

Si su ex pareja lo ataca, lo culpa o lo critica, dígale viéndolo a los ojos. “Sé que estás enojado, yo también lo estoy, pero debemos llegar a un acuerdo que no nos lastime y no dañe a los niños”. No olvide que la actitud y forma de resolver las diferencias los llevó al divorcio. Busque otras opciones, escúchelo, pero mientras lo hace no piense en qué contestarle. No utilice palabras definitivas como “siempre”, “nunca”, “todo”, “nada”. Y no empiece con el acusador: “Es que tú”.

La sicóloga Angélica Escobar invita a preguntarse: ¿Qué tanta culpa tuve en esta separación? ¿Qué tan responsable soy de cómo sucedieron las cosas? Una relación inicia con dos, ambos aportan cosas buenas y malas, así que ponerse en el papel de víctima no ayuda a nadie. Asuma una actitud conciliadora, más aún si tienen asuntos pendientes por resolver”.   

6. Dignifique su relación

Parta de la base: ¿Por qué odiar lo que una vez tanto se amó?  Es necesario recordarlo cada vez que se sienta tentado a ofender o contradecir o a herir al padre de sus hijos o a su ex amor. Piense en aquellas cualidades de ambos que los llevaron a enamorarse y cuide de no exacerbar al otro con los defectos. En una discusión el silencio no es una buena herramienta, pero si se trata de hablar mal de su ex, es su mejor aliado. No llame a su ex suegra a quejarse. Si tienen amigos en común evite tomarlos como mensajeros o como fuentes de información para saber qué es lo que pasa en la vida de la persona que ya no está en su entorno. Recuerde la canción de Eddie Santiago y cántela mentalmente: “Cuando ya no tenga nada más que ver contigo, no voy hablar mal de ti por que no es mi estilo,  y si la ocasión requiere tu nombre en la mesa, despreocúpate que yo respetaré tu ausencia”...

7. La venganza no es tan dulce 

El conocer al otro, con sus debilidades, es un punto que no se debe utilizar para vengarse o controlarlo.  Evite hacerlo sentir más vulnerable, porque podría entrar a atacar. Hay que controlar el coraje, la frustración y la culpa, que es lo que puede estarlos moviendo ahora como ex pareja, para ello hay que pensar en no hacer lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros.

Si tienen que seguir viéndose, ya sea porque comparten muchos amigos, viven muy cerca o trabajan juntos, la cordialidad es la clave. No la indiferencia, ni una falsa amistad. Con el tiempo, es muy posible que sanen las heridas, solo entonces sería posible un vínculo de amistad. Hay quienes dicen que “los que son amigos de sus ex, de verdad entendieron el amor”. Pero no es cuestión de días, es pasar momentos difíciles, brindarse apoyo, y sobre todo, perdonar.

8. Controle sus deseos

Y aunque dicen que 'cangrejear' puede resultar un buen deporte para algunos, prevéngase, tome sus precauciones, no querrá que su familia y ustedes se lleven una 'sorpresita' de nueve meses cuando ya todos daban por hecho que ya no había "nada" entre ustedes. No vaya a ser que alguno de los dos termine lastimado. Estos tiempos “extra” solo hacen daño. Además recuerde que como en teoría ya no está en una relación, es posible que usted o su ex ya estén viendo a otras personas, lo que terminaría de complicar la situación, con invitados no deseados. Hay que ser conscientes  que dejar de ver a una persona de un momento a otro  puede ser difícil, pero no sea fastidioso. No llame, no cele, no busque, no finja enfermedades apelando a la lástima o la culpabilidad. Evite publicar en redes que ha sido abandonado y que es posible que muera en las próximas horas.

9. Continúe con su vida

No hay mejor forma de superar el pasado que seguir viviendo. En el capítulo ‘Reinvención de uno mismo’  del libro ‘Uno siempre cambia al amor de su vida [Por otro amor o por otra vida]’, Amalia Andrade escribe con su puño y letra “Que un día se despertará cantando canciones felices y las bailará en pijama. Sentirá ganas de ser otra persona, se cansará de estar metido en la cama. Tendrá ganas de escribir o dibujar o hacer lo que sea que usted haga. Ese es el  día que comenzará la reinvención de usted mismo. La oportunidad de ser quien quiera ser”. 

Lo malo de las rupturas es que hacen olvidar quién se era antes de la relación. Por eso urge que trabaje en su amor propio, que haga de usted el mejor producto, al fin de cuentas es usted el que se soportará por toda la eternidad. Y luego, si es lo que quiere, busque aquel amor que no quiere que sea un ex.

10. Emergencias...

Sabemos que ser un ex digno de admiración no es tarea fácil. Así que recorte este cupón, y guárdelo en su cartera por si le ocurre alguna de las siguientes situaciones: 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad