Lo difícil de ser poeta, una conversación con L.C. Bermeo

Lo difícil de ser poeta, una conversación con L.C. Bermeo

Septiembre 21, 2017 - 11:40 p.m. Por:
Ángela María Collazos - reportera de El País 
L.C. Bermeo

L.C. Bermeo, poeta vallecaucano.

Especiales para El País

Este jueves se llevó a cabo el recital Mesa de Poesía Joven, en la Universidad Santiago de Cali, en el marco del XVII Festival Internacional de Poesía cuyo cierre será mañana en la Biblioteca del Centenario.

Allí ocho poetas del Valle se reunieron a compartir sus poemas recientes. Entre los invitados se encontraba L. C. Bermeo Gamboa, un vallecaucano nacido en 1985 que, desde hace 12 años, sintió el llamado de la poesía y la necesidad de plasmar su propuesta literaria.

Hasta ahora tiene tres publicaciones: ‘Antídotos de ruda’ (2005), ‘El libro de pan’ (2010) y ‘Tesis sobre el fracaso’ (2017). Bermeo le reveló a El País cómo el poeta ya no es visto con un aura de virtud y la lucha de muchos escritores al tener que vender, por su cuenta, sus propios libros.

En su libro ‘Tesis sobre el fracaso’, ¿por qué sostiene que ser poeta hoy es un infortunio?

Lo que he hecho es tener una posición crítica frente a lo que significa la poesía en la modernidad. Allí planteo que la poesía ya no tiene la misma importancia que tuvo en el pasado, es algo de lo que la sociedad se ha deshecho. El poeta no es visto con esa aura de virtud y de espiritualidad de otros tiempos; ahora es un personaje marginal que ejerce una vocación que no es representativa de los valores modernos. Cuando una persona tiene una vocación poética, pero inevitablemente está inmersa en este mundo consumista, empieza a sentir que esa vocación es más bien algo nocivo y busca deshacerse de ella.

Pero el no encajar en la sociedad actual puede tener cosas positivas...

La persona que tiene vocación poética convive con un sentimiento de derrota. Ahora ser poeta es visto como un antivalor. Pero, ser poeta es tener la oportunidad de darse cuenta de toda esa belleza que el mundo de hoy, en su afán de éxito, no reconoce. Quien fracasa, a pesar de no haber logrado llegar a la cúspide, tiene la oportunidad de reconocer lo que otros no ven.

¿Sobre qué otras cosas escribe?

Sobre aspectos circunstanciales de mi vida que me afectan bastante como la enfermedad, la muerte, la transición del tiempo sobre la edad y la familia, el cual me parece un universo interesante porque allí se genera un imaginario de personajes que influyen mucho en la vida de cualquier persona. Un padre puede ser un dios para un hijo o puede ser un demonio, un personaje siniestro como en Kafka.

¿Cómo es escribir poesía en el Valle?

Para una persona que tiene clara su vocación poética, hacer poesía en el Valle no es más difícil que hacerla en cualquier otra parte del mundo. Sin embargo, como sucede en la mayoría de escritores que esperan obtener reconocimiento para desarrollar una carrera literaria con fuerza, entonces sí es un lugar difícil. En el Valle el mundo literario está centrado en Cali, y aquí los grupos están divididos por vanidades y egos, que terminan por no trabajar de verdad, sino que están más pendientes de los eventos que se van a hacer, de los premios que se van a otorgar, más que en el desarrollo de una obra literaria o en el desarrollo de talleres para hablar de la poesía moderna e incentivar a otros a que escriban.

¿Qué tan difícil es encontrar una editorial para publicar poesía aquí?

No es difícil encontrar una editorial, las pocas editoriales que hay son asequibles. Lo difícil es hacer que el libro trascienda y llegue a medios que puedan valorar adecuadamente las obras. En las editoriales te dicen que te asesoran en la parte formal, pero cuando el libro se imprime se comprometen a distribuirlo hasta cierto punto. Uno como autor tiene que buscar que sea tenido en cuenta en revistas o en ferias.

Hay escritores, como es mi caso, que no somos vendedores de libros, yo no sé vender nada, hay personas que lo tienen en cuenta a uno y creen que es valioso el trabajo y por eso nos llaman para hacer parte de sus eventos. Pero una edición de 300, 500 o 1000 libros -que no son demasiados-, termina distribuyéndose a lo largo de cinco años con este método.

¿Cuál cree que es la importancia del Festival?

Me parece importante porque han tomado conciencia de que Cali es un epicentro donde no solo surgen propuestas literarias locales, sino que es el lugar al que llega la literatura de otros municipios del Valle. Que el Festival en esta ocasión haya incluido autores que no son caleños es un buen avance en lo que representa a la cultura vallecaucana, porque da la posibilidad de hacerse una idea más completa de lo que está produciendo nuestro departamento a nivel literario y generar que haya interacción entre autores locales y autores del resto del departamento.

Este viernes: Conversatorio y recital en la Biblioteca del Centenario a las 2:00 p.m. Tema: Revistas poéticas.

Perfil L. C. Bermeo:

L. C. Bermeo Gamboa es Comunicador Social y Periodista de la Universidad Santiago de Cali. Se dedica al periodismo cultural y trabaja como corrector de estilo. También asesora empresas en comunicación. Dirige la revista virtual ‘Barbarie Ilustrada, lecturas perjudiciales’ desde hace seis años, donde publica poesías de autores nacionales e internacionales, y hace crítica literaria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad