Llega a cine 'Volando alto' la historia de un atleta sin talento que logra su meta
ENTRETENIMIENTO

Llega a cine 'Volando alto' la historia de un atleta sin talento que logra su meta

Abril 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Especial para El País.
Llega a cine 'Volando alto' la historia de un atleta sin talento que logra su meta

Taron Egerton.

Taron Egerton habla sobre su papel en ‘Volando alto’, un filme basado en el caso real de un atleta sin talento que se propuso llegar a los Juegos Olímpicos.

'Volando alto’ cuenta la historia de  Michael ‘Eddie’ Edwards, un inusual joven que  si bien nunca tuvo cualidades atléticas, desde temprana edad dedicó su vida a convertirse en atleta olímpico.

En 1988 llegó a su meta como saltador de esquí en los Juegos Olímpicos de Invierno de Calgary, representando a Inglaterra, el primero de su país en esta disciplina. Su espíritu indomable y perseverancia son un tema digno de una película, que más de 25 años después llega a las salas de cine colombianas.

En 2014, Taron Egerton, de 26 años,  hizo su debut en la pantalla grande como la estrella del éxito de espionaje en ‘Kingsman: el servicio secreto’, actuación que le sirvió como hoja de vida para conseguir el papel de Michael “Eddie” Edwards, conocido como ‘El Águila’, en donde trabajó nuevamente con el productor de ambas películas Matthew Vaughn.    

Su golpe de suerte llegó cuando con su preparación en la Academia Real de Artes Dramáticas fue a un cásting abierto para la película, en donde interpretó a un chico de la calle entrenado en el sofisticado mundo de una organización de espías con sus cuarteles debajo de una sastrería, e impresionó con una actuación llena de acción y al mismo tiempo que resonante emocionalmente.

Egerton habló de la responsabilidad de interpretar a una persona real y la calidez y el alma en el centro de la película dirigida por  Dexter Fletcher.

Después de ser un espía, ¿qué le atrajo  de interpretar a un saltador de esquí olímpico?

Cuando habíamos acabado ‘Kingsman’, Matthew  había dicho, “¿Qué quieres hacer después?”. Como la mayoría de los actores, creo, contesté, “Quiero hacer algo completamente diferente”. Y ésta fue verdaderamente una oportunidad de mostrar un lado muy diferente. Hice mi propia investigación después de eso, y entendí completamente por qué a la gente le sorprendería que me eligieran para esto. Le dije a Matthew, “No estoy seguro de ser el tipo para esto”. Pero cuando Dexter subió a bordo —y también quería que la hiciera— firmé.

¿Qué cree que hay en la historia de Eddie que haga que valga la pena llevarla a la pantalla grande?

Creo que tiene que ver con que él es alguien que, en la forma más amable posible, no estaba particularmente dotado para el evento que le trajo tal fama. Hay algo en su espíritu y determinación que ha brillado a través porque realmente no tenía mucho más en términos de un talento masivo para saltar en esquís. Hay algo en eso que se presta para una historia conmovedora.

¿Cómo fue la preparación?

[[nid:522982;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/04/veb1abr2n1-16photo02.jpg;left;{}]]

Tomamos la decisión de que no iba a entrenar para ello, de estar en súper buena forma física. Queríamos que se viera como cualquier tipo. Necesitaba verse como un héroe inesperado. Si yo iba a hacerlo quería interpretarlo tal cual era, que es, en la forma más amable posible, razonablemente sin chiste. He tratado de cambiar la forma en que inclino mi cabeza, para que mi quijada sea un poco más prominente. Los lentes hacen que me comporte de forma diferente y ha sido el caso de intentar crear a un personaje a través del look. 

¿Cómo maneja la película al personaje de Eddie?

No es el tonto en que la prensa lo convirtió en su momento. Me encantó conocerlo y este personaje está muy inspirado por Eddie.  Tengo un físico completamente diferente del de los otros saltadores de esquí, y mi Eddie está todavía más animado cuando celebra. No le llamaría una película biográfica. Y muchos de los personajes  son inventados, o están cambiados. Sé que Dexter es el hombre perfecto para equilibrar eso y lograr que tratemos a Eddie con respeto y ganarse esos momentos cómicos haciéndolo una persona tridimensional. Tiene que ser alguien que la gente vitoree, y es la mezcla de corazón, entusiasmo e instinto para la comedia de Dexter lo que lo hace que funcione.

¿Cómo fue trabajar con el australiano  Hugh  Jackman?

Hugh es un hombre muy abierto, y esto es esencialmente una película deportiva de un par de amigos, así que tiene que haber ese sentimiento de conexión entre ellos para que funcione. Intentas llegar a conocer a alguien lo más rápidamente posible, y nunca tienes mucho tiempo para lograrlo, pero sencillamente nos hemos divertido, y ha sido muy fácil.

¿Qué tal fue visitar los ochentas realmente por primera vez?

Tienen una cursilería gloriosa. Es una estridencia hermosa. Hace una historia muy colorida sobre un personaje colorido. Es genial tener un mundo colorido, y el vestuario que usamos le da eso. Todo se siente exuberante y desbordado. La música de la época y todo, tienen una onda fuera de onda maravillosa. Es una década que no fue idealizada como los sesentas o los setentas, y nos gustan los ochentas irónicamente.

Eddie llegó en último lugar, y la película no lo suaviza. Pero de todas formas se siente como un ganador.

Creo que ésa es la gran magia de la película, que a través de una combinación de música divina y de cómo filmó todo Dexter, hace que todos seamos fans  y lo sentimos  como un triunfo. De hecho llegó en último lugar, y es impresionante que se te pone la piel de gallina en el momento cuando se suelta y se lanza a toda velocidad. Es impresionante lo que hizo George Richmond al filmarla, y realmente te da un sentido del entorno y la dimensión, y de lo altos que realmente son esos saltos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad