Lilly Collins, una Blancanieves moderna y audaz

Lilly Collins, una Blancanieves moderna y audaz

Abril 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez y Alberto Posso I El País
Lilly Collins, una Blancanieves moderna y audaz

Lilly Collins, protagonista de Blancanieves.

El director hindú Tarsem Singh eligió a Lilly Collins por su apariencia juvenil y talento.

Acaba de cumplir 23 años pero muchos insisten en que aparenta 18. Fue esa apariencia juvenil la que vió el director hindú Tarsem Singh para elegirla como protagonista de la nueva versión de Blancanieves en ‘Espejito, espejito’. Aunque ella se muestra orgullosa y radiante en los eventos de lanzamiento de esta producción hollywoodense, dicen que el que no se cambia por nadie es su padre, el famoso músico Phil Collins. Él ha aparecido feliz al lado de su hija en las diversas publicaciones que registran la llegada de una de las películas más esperadas de la temporada de Semana Santa. “¿Quién no estaría orgulloso de ser el papá de Blancanieves?”, apunta el flamante padre.Por intermedio de CIE, Compañía Internacional de Entretenimiento, distribuidora que estrena ‘Espejito, espejito’ en Colombia, El País dialogó con la hermosa Lilly Collins.¿Sus padres le leyeron ‘Blancanieves’?Ellos no fueron nunca de cuentos de hadas. Me leían poco, más bien me cantaban, y me fascinaba. Escuché por primera vez el cuento cuando empecé a hacer teatro en la Academia Juvenil de Arte Dramático en California. Pero pensaba que esa chica era demasiado boba y hoy en día las jóvenes no somos así.Pero esta Blancanieves no es ninguna boba…Eso me atrajo del papel. Todos tenemos derecho a ser ingenuos, pero a medida que vivimos es preciso que enfrentemos el mundo con el suficiente coraje y empeño. Mi personaje empieza como la típica princesa bonita y vacía de los cuentos, pero para gran sorpresa del público, se convierte en una mujer audaz, emancipada y capaz de ejercer un liderazgo. Ella abre sus propios caminos y está decidida a encontrar sus metas.Y hasta en luchadora se convierte... ¿cómo fue su preparación?Difícil, pero era parte del reto que asumí y lo hice con mucha alegría. Tuve que practicar esgrima durante cuatro meses y ejercitarme cuatro horas diarias para adquirir el estado físico que necesita mi Blancanieves para sus batallas. Fue agotador, pero el resultado ha sido magnífico. Las chicas en la calle me dicen: “Ya era hora de que nos pintaran en los cuentos como mujeres de esta época, capaces de dar puños y patadas, igual que un hombre, si es cuestión de defender nuestros derechos”. El hecho de que Blancanieves termine salvando a su príncipe es un poderoso mensaje de emancipación femenina… ¡Me encanta!El tema de la belleza es un bastión muy inteligente en la película…Por supuesto. En estos tiempos ya está claro que la belleza física no es la cualidad más relevante. Mi personaje no vive pendiente de espejos, ni siquiera es consciente de su físico. Su sentido de la vida le indica que lo importante es trascender. Hablamos mucho sobre el guión porque yo viví una experiencia parecida a Julia Roberts (quien interpreta a ‘La Reina’ en la cinta). Cuando me propusieron el papel, dije: “¿Blancanieves? ¡Ésa no soy yo!”, luego comprendí que la película era justamente una forma de desmitificar el concepto aquel de “¿Quién es la más bonita?”, que hoy resulta ridículo e ingenuo.¿Qué experiencia obtuvo al trabajar con Julia Roberts?Muchas. No solamente es una gran actriz sino una mujer muy inteligente, posee una chispa que rara vez encuentras en alguien. Me sorprendió su humor para asumir el reto de lucir esos pesadísimos vestuarios, que la dejaban agotada al término de las grabaciones. Y con ella compartí lo felices que estábamos de participar en un proyecto que se basa en un cuento de hadas, pero que termina convertido en un manifiesto feminista, en lo endeble de la apariencia física y en el verdadero poder de la mujer. Antes, cuando la veía, pensaba que su sonrisa correspondía a una actuación; ahora, siento que Julia sonríe con el alma, con el corazón, no es fingido.¿Quién es el Príncipe de Alcott?Definitivamente no es el típico príncipe azul, es un hombre corriente, con defectos y virtudes, que posee una gran fortuna, pero no es pretensioso, es más bien humilde y sencillo. Armie Hammer ofrece una actuación perfecta, logra darle el equilibrio entre torpeza y virilidad que requería el personaje. Él quisiera ser un héroe para la mujer que ama, pero termina dependiendo de Blancanieves, sus atributos no le alcanzan para vencer a la reina malvada.Hay una gran química entre ustedes…Eso fue complicado, porque la primera escena que hicimos él esta semidesnudo, y fue algo incómodo para ambos. Pero lo tomamos con buen humor y todo salió muy bien. Tarsem es un gran guía en el set y supo acercarnos como personas, más que como personajes. Cuando ellos se enamoran, ya nosotros éramos muy buenos amigos, así que la cosa fluyó, para bien de la película. Ahora, es falso que tengamos una relación, mantenemos una amistad sincera.¿Cuál es el aporte de los enanos?Cada uno de ellos tiene personalidad y características diferentes. Lo más valioso es que Tarsem quiso que los actores involucraran sus propias personalidades a cada personaje. Ellos representan la forma como Blancanieves se aferra al mundo para crecer y desenvolverse mejor, física y espiritualmente. A través de ellos, ella vive un febril aprendizaje de las cosas importantes de la vida y de que hay que defenderse, en un mundo donde no podemos desconocer la presencia de la maldad. Me enseñan a luchar, a encontrar mi fuerza interior. Son estupendos actores, fueron maestros no sólo de Blancanieves, sino de Lilly.Y trabajan sobre zancos…Sí, todos tienen estaturas normales, porque la producción de la película no quiso incluir enanos, podría parecer una burla para las personas pequeñas. Fue muy dispendiosa la preparación de los personajes, algunos no sabían cómo manejar los zancos y hubo caídas, heridas y ardor, porque la nieve que semeja la película es realmente sal. Luego se decidió usar dobles. Veíamos el engranaje como algo parecido al Cirque du Soleil. Usted es gran admiradora de Tarsem Singh…Y no sólo yo, muchísima gente del cine actual. Es un visionario, un artista adelantado a su tiempo, capaz de crear un espectáculo de tan elaborada estética como ‘Inmortales 3D’ y ‘Espejito, espejito’, y con la sensibilidad suficiente para darle textura espiritual a cada uno de los personajes. Me siento orgullosa de haber trabajado con él y espero que esta cinta no sea la última.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad