Lea la reseña de 'En tierra extraña', la más reciente novela de Édgard Collazos

Lea la reseña de 'En tierra extraña', la más reciente novela de Édgard Collazos

Octubre 23, 2017 - 11:48 p.m. Por:
Darío Henao Restrepo (*) / Especial para El País
La María Jorge Isaacs

En la conmemoración de los 150 años de la novela 'María', la imprenta departamental lanzó una nueva edición en las instalaciones de la Biblioteca Departamental.

Oswaldo Páez / El País

Siempre será tentativo querer captar la vida de los hombres mediante el lenguaje, aunque el intento nunca dejará de ser provechoso, c“Collazos es alguien q ue imagina mundos en lugar de atarse servilmente a la realidad”.
hernán toro, en el prólogo de ‘en Tierra extraña’.omo nos enseña el poético viaje de regreso a Ítaca de Cavafis. Es lo que sucede con la lectura de ‘En tierra extraña’, la reciente novela de Édgard Collazos.

Con bella y limada prosa nos adentra por un largo camino, lleno de aventuras, lleno de experiencias, en el cual nos deparamos con la identidad perdida y resquebrajada del joven Jorge Ricardo Isaacs, subiendo todos los días a la colina de San Antonio a debatir consigo mismo los agobiantes dilemas políticos y filosóficos alimentados por todo lo que sucede en su ámbito familiar y en la pequeña urbe colonial en la cual naciera en 1837.

Lea aquí: 'Feria del Libro cerró con éxito en Cali: ventas superaron más de 32 mil ejemplares'.

Su condición de judío, en una sociedad controlada por una cerrada élite de cristianos viejos, metaforizada como la Sociedad de la Perla, se erige como el origen de muchas de las adversidades que le tocó enfrentar durante su vida.

La primera parte de la novela transcurre durante una semana, en 1854, entre el día que estalla la guerra y el día de la partida para enfrentar en Palmira al general de origen indígena llamado José María Melo, levantado en armas contra el gobierno del presidente José María Obando, reclamando justicia para un sector de los liberales y de los artesanos que llamaban Draconianos.

"Collazos es alguien que imagina mundos en lugar de atarse servilmente a la realidad",
Hernán Toro,
en el prólogo de ‘En Tierra Extraña’.

Isaacs, hijo de un hacendado conservador, con apenas 17 años, no entendía – dice el narrador – por qué la vida le gruñía de esa manera a tan temprana edad, sentía que era muy joven para decidir si participaba a gusto en una guerra e igual para enfrentar la inevitable quiebra económica de su familia causada por la abolición y por el vicio de su padre por el juego y el alcohol.

Con sus amigos llegó a planear convencer a la juventud y a los negros de huir y no marchar a la guerra o en su defecto robarse las armas que trajeron de Bogotá.

Collazos con la habilidad, sabrosura e ironía semejante al de las novelas de Jorge Amado (pienso en Gabriela, clavo y canela, Doña Flor y sus dos maridos y Quincas berro de aguas), recrea las intimidades de esa Cali colonial, un mundo de la estirpe de Macondo, con todas las intrigas, locuras y manipulaciones de los blancos propietarios de la tierra y sus tensiones con los negros que habían alcanzado para esa época la libertad y apenas comenzaban su brega por los derechos ciudadanos.

Personajes como los negros Goro, Tizón, Hilda y Nekeda son el contrapunto de los blancos Aquiles Caicedo, Cornelio Caicedo, Hermógenes Borrero, el padre Ángel Cabal, Próspero Salomón González, los amigos Elmo Caicedo, Arnold Holguín, Luciano Córdoba y Ramón Umaña, hijos de la Sociedad de la Perla, en un intricado escenario de contradicciones, encuentros y desencuentros, en los cuales la vida sexual, como ya lo mostrara Gilberto Freyre en Casa Grande e Sanzala para el caso del Brasil, constituye el punto de profunda relación que dio origen a la sociedad mulata y mestiza que somos, a pesar de que esas mismas élites desconfiaban de lo que ellos mismos habían creado apareándose por casi cuatrocientos años con las esclavas, sin embargo eran temerosos de las creencias africanas y de los mitos indígenas, pero así mismo eran más supersticiosos que la misma población a la que por tantos años habían esclavizado.

‘En tierra extraña’, además de la alta y cuidada factura poética de su prosa, exhibe un profundo conocimiento del oficio de narrar, aspecto por el cual se han malogrado loables intentos en nuestra literatura más reciente.

Collazos ya había mostrado sus dotes narrativas en ‘El demonio en la proa’ (2008), ahora acrecentada con mucha madurez en ‘En tierra extraña’, la segunda novela de una trilogía que se completará con una historia que sucede en los años 40 del siglo XX en Cali.

Además: '‘María Cinco Géneros’, el libro que explora el universo literario de Jorge Isaacs'.

Vale también destacar el homenaje que Collazos le rinde a la pluma de Isaacs recurriendo a la citación de pasajes de María y varios de sus poemas, una manera de reconocer su valor estético, en especial de su poesía, tan mal y poco valorada por la crítica colombiana.

Esta novela que culmina cuando el joven Isaacs se alista para participar en la guerra contra Melo, más por obligación que por convicción, tendrá segunda parte, pues su autor como lo supo Cervantes con El Quijote, ya hilvana lo mucho que resta por contar de las varias décadas que aún le falta por narrar de la rebelde y trajinada existencia de Jorge Isaacs, quien le hiciera la letra de la canción ‘Cali Color Canela’, éxito bailado por negros y blancos, compuesta y cantada por Pomarosa Lucumí: ‘Qué me hiciste Cali que te llevo en el alma. Cali qué fuerza me diste que perdí la calma”.

Bien vale la lectura de esta novela fundacional, que con tanto humor y humanidad nos transporta a ese mundo de disputas de la Cali colonial, en medio de las diferencias entre blancos y negros, que pese a todo coincidían en el gusto por el Manjar blanco, el chisme, el baile y su ferviente credibilidad en los milagros.

(*) Director Centro Virtual Isaacs Universidad del Valle

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad