ENTRETENIMIENTO

Las segundas nupcias de Rudy Rodríguez

Abril 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Merit Montiel Lugo
Las segundas nupcias de Rudy Rodríguez

El rejoneador Juan Rafael Restrepo, de 39 años, nacido en EE.UU., pero criado en Bogotá, se casó con Ruddy Rodríguez por la iglesia en octubre pasado.

Hace 19 años conoció a su actual esposo, el reconocido rejoneador bogotano Juan Rafael Restrepo.

Ruddy Rosario Rodríguez De Lucía conoció a su actual esposo, el reconocido rejoneador bogotano Juan Rafael Restrepo, hace unos 19 años.Un día, cuando Ruddy fue a visitar a su amiga, la actriz Martha Lucía Restrepo, hermana de Juan Rafael, éste, que estaba de visita donde sus padres, fue quien le abrió la puerta y “¡guao, qué mujer tan linda! Me cautivó: no tenía nada que ver con la mujer que días antes había visto en un ‘brochure’ que mi hermana me mostró para que viera (en fotos) al nuevo talento contratado por el Canal Caracol, ella era mucho más hermosa”. Empezaron una amistad que se convirtió en una “pequeña historia de noviecitos, salimos un par de meses o un poco más”. Pero no pasó de ahí. Él estaba enfocado en terminar sus estudios de odontología en la Universidad Javeriana y ella en sus proyectos artísticos.Avanzaron por caminos distintos. Pero hace unos años, cuando Ruddy ya había terminado su relación con su entonces esposo, el abogado Rodolfo Pisani, llamó a Juan Rafael para hacerle una invitación. Luego de asistir a una fiesta, en la que ella lo acompañó hora y media exactamente, “a la mañana siguiente me llama y me dice que le daba pena hacerme la invitación, pero que si la acompañaba a ‘Andrés, Carne de Res’, porque habían llegado a Colombia varios de sus amigos, actrices y actores, todos emparejados, y ella estaba sola.Que se estaba separando, que no tenía con quién ir, que no lo tomara a mal; que si me daba pena ir con ella. Le dije, ¿cuál pena? Yo feliz. Eso fue en marzo de hace seis años y de ahí en adelante no nos volvimos a separar nunca más”.Luego de convivir juntos, sellaron su amor casándose en octubre del año pasado. “Habernos casado por la iglesia ha sido un momento muy emocionante en mi vida”, cuenta Ruddy con alegría.Como figuras públicas que son ambos, han sorteado rumores en los medios sobre supuestos ‘affaire’ de uno y otro: a él, cuenta Juan, un medio informativo nacional le inventó un noviazgo con una veterinaria. A ella le endilgaron que salía con el presidente Hugo Chávez. Pero su amor, basado en la confianza, en no dar cabida a los celos ni a las peleas, en respetar los espacios y compartir los que tienen, ha hecho que su relación sea sólida y hoy se sientan aún en luna de miel, felices y enamorados.Con el tema de los celos estábamos preparados, señala Juan Rafael, “si yo me pusiera celoso por todo lo que le dicen o ella se pusiera celosa por todo lo que dicen de mí, no podríamos estar juntos nunca”.La relación, agrega Restrepo desde Bogotá, está bien construida, muy fuerte, ella sabe de mi pasado, yo sé de su pasado, y sé que ella nunca ha procedido mal ni ha estado mal involucrada, ni con gente que le quieren poner al lado ni mucho menos. Ni siquiera los viajes constantes de uno y de otro por compromisos laborales han hecho tambalear la relación, porque para eso han hecho convenios: él se traslada hasta donde ella está y viceversa; se envían mensajes de texto, fotos de los lugares donde se encuentran, se hacen llamadas, se hablan por Internet. “En dos o cuatro meses por fuera, él viaja y yo viajo. Cuando grabé Amas de Casa Desesperadas, él vino dos veces a Argentina, yo fui tres veces a Colombia y así funcionamos”, explica Ruddy desde Caracas.Quién creyera que esta pisciana, de 1,70 de estatura y cuerpo envidiable, cuya imagen se ha paseado por varios continentes como reina, modelo, actriz y empresaria, es una ama de casa, poco rumbera, que es feliz siendo anfitriona. De eso dan fe una de sus mejores amigas, la actriz barranquillera María Lara y por supuesto, su marido Juan Rafael. María Lara (la doctora Claudia, en ‘A corazón abierto’) asegura que a Ruddy le encanta cocinar, “a veces en su casa, a veces en la mía: Prepara unas pastas increíbles”. Digna descendiente de italianos.Y lo mejor es que cuando su marido la llama para decirle que ha invitado a almorzar a 20 de sus amigos (pueden ser toreros de diferentes países) no le chista para nada. “Otra mujer le pone la paila al marido en la cabeza, pero ella no, siempre está voluntariosa de sacar así sea lo útlimo de la nevera y lo comparte con todo el mundo”, relata riendo Restrepo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad