Las pequeñas estrellas estrelladas de la televisión colombiana

Marzo 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las pequeñas estrellas estrelladas de la televisión colombiana

Lolita, Carla Giraldo. A los 13 años obtuvo su primer protagónico en la telenovela ‘Me llaman Lolita’. A los 14 escapó de sus padres (que se especuló la explotaban económicamente), luego huyó de un hogar de Bienestar y llegó a la Fundación La Luz.

Los niños actores en Colombia reciben incluso asesoría sicológica para que su caracterización no afecte su vida real.

A sus 9 años, Quvenzhané Wallis, confesó que si se ganaba el Óscar lo besaría cada noche antes de acostarse. La protagonista de ‘Beasts of the Southern Eild’ (Bestias del Sur Salvaje), será registrada en el libro de los Récord Guiness como la actriz más joven nominada al Óscar, este año, por su interpretación de Hushpuppy. En la ficción ella interpreta a una niña de 6 años, sin mamá y con un padre enfermo, violento y abusador, la cual sobrevive en medio de la miseria. En la vida real, es una arrolladora afroamericana que llegó a la alfombra roja luciendo un Armani azul marino y un bolso en forma de perro. Quvenzhané actúa, baila y canta, y se ha ganado el respeto de la crítica por su carisma y por su ángel. Un ángel que en algunos se convierte con el paso del tiempo en demonio. Quizá no ganarse la estatuilla la salvó de ser una de las estrellitas estrelladas de Hollywood, como Tatum O’Neal, ganadora del Óscar por ‘Paper Monn’ (Luna de Papel), quien pasó de ser una dulce criatura a una adicta al crack y a la cocaína (ver recuadro).Colombia no ha estado exenta de esa realidad de las pequeñas estrellas estrelladas, (ver recuadro), y es que contrario a lo que muchos piensan, los niños actores en Colombia reciben buenos pagos. Según la mánager de artistas María del Socorro Valencia, “los más talentosos se pueden ganar más de diez millones de pesos al mes”. Por un papel secundario, ganan de cinco a diez millones y si es una participación esporádica en un capítulo, entre $800.000 y $1.200.000.Con cifras como esas cualquier niño e incluso, cualquier padre, puede darse a los excesos. Por ello, Sara Angélica Suárez, mamá de Felipe Suárez, quien a sus 7 años, ya ha participado en varias series como ‘La Pola’ (allí fue el hijo de Sharick León), ‘Amor de carnaval’ y ‘Dónde carajos está Umaña’, dice que siempre le ha dicho al niño que lo que se gana es porque trabajó mucho y se lo merece. “El dinero es para sus gastos, en la EPS, en ropa, vamos a comer y se ahorra una parte para su futuro. Siempre lo acompaño a estudiar sus libretos y nunca lo obligo si está cansado. Conozco papás que obligan a los niños, pero todo es por dinero y eso es metalizarse mucho”, opina.El dinero que se acuerda como pago por su trabajo lo reciben sus padres, quienes deben ahorrarlo hasta que sus hijos cumplan la mayoría de edad. En México a los papás no les giran el dinero que gana el hijo actor sino que se lo ponen en una fiducia. En Colombia lo ahorran para la universidad o para cursos en el exterior, según María del Socorro, mánager de los niños Juan Sebastián Parada, de ‘Allá te espero’, Juan David Manrique y Valeria Chagui, de ‘La Mariposa’ y ‘Mamá también’.Por su parte, ellos disfrutan actuar, es el caso de Felipe Suárez, quien a sus 7 años sus compañeritos del colegio lo reconocen como actor. Él dice: “Las jornadas no son tan largas y los libretos me los aprendo con mi mamá, es como si te pusieran la tarea de aprenderte una canción o las vocales en inglés. Te aprendes el libreto como una previa. Es como Superman, que trabaja en el Daily Planet de Metrópolis y sabe las cosas que tiene que hacer”. Claro que el niño también se queja, “lo feo es que hay partes donde no dan refrigerio y te contestan mal. Una vez me pasó, y cuando lo fui a pedir, la señora me hizo mala cara, como si yo tuviera cara de gamín”.Para velar por sus derechos está el Ministerio de Protección Social, que determina todas las condiciones que deben seguirse en el contrato. Por ejemplo, los niños deben tener transporte de su casa al set de grabación, recibir un trato respetuoso, tutoría en tareas, áreas de juegos y estar acompañados por un acudiente. Eso lo confirma la mamá de Felipe, que empezó en la televisión a los 4 años actuando en propagandas institucionales y a los 5 ganó el concurso Angelitos, de Caracol; después lo llamaron para ‘La Pola’. “Uno como padre debe estar pendiente. Hay padres que sueltan a sus hijos a los mánagers. Nosotros lo acompañamos hasta Barichara a grabar ‘La Pola’”. Según Liliana, mamá de Ana María Estupiñán, quien interpretó a ‘La Polita’, a sus 16 años, en la serie de RCN, “las condiciones dentro del contrato de un niño actor son las que se siguen de acuerdo con un papel que le dan a uno en el Ministerio de Protección Social. Los niños más pequeños no puede excederse las 6 horas de grabación y los más grandecitos no pueden pasar de 8 horas de trabajo. No deben grabar en la noche. El horario de su refrigerio y almuerzo es sagrado”. Dice que a su hija, que ahora actúa en ‘Allá te espero’, “en ‘La Pola’ le respetaban los horarios de su estudio a través de Internet”.Incluso, cuenta la mánager Valencia que Valeria Chagui, quien actuó en la producción de Teleset ‘Mamá también’ donde hizo de una niña bulímica, la productora le puso asesoría sicológica en el rodaje, para que la caracterización no afectara su vida real.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad